Crédito fotografía: 
Leonel Pizarro
Como una exageración en la medida y un abuso de autoridad denunciaron vecinos de la Población Limarí la situación vivida durante la medianoche del jueves, cuando uniformados rompieron puertas y mobiliario de la multicancha para buscar a un niño de 11 años. Carabineros indicó que cumplían con una orden judicial

Un procedimiento que pudo ser normal y a la luz del día, fue denunciado por vecinos de la Población Limarí de Ovalle como desproporcionado y con señales de abuso policial, toda vez que inició a la medianoche del jueves y dejó puertas, candados y mobiliario comunitario destrozado a su paso.

Desde hace dos semanas vecinos de la comunidad, autorizados y apoyados por la junta vecinal, le ofrecieron a Mauricio Rojas la posibilidad de dormir en las áreas de la multicancha deportiva para que no estuviera deambulando con su hijo de 11 años en las frías noches de Ovalle.

Rojas es un inmigrante que no la ha tenido fácil desde que decidió buscar un mejor lugar en Chile y ha tratado de mantenerse junto a su hijo con la venta informal de dulces en las calles. Unos 15 días atrás trataba de levantar una carpa en los terrenos baldíos ubicados cerca del SAR Marcos Macuada, cuando fue contactado por Jaime Cuello, vecino de la población Limarí y encargado de la escuela de fútbol de la zona, quien le invitó a que ocupara el camarín de la multicancha para dormir.

“Yo había hablado en un par veces con él y me parece una persona honesta. Lo invité a la multicancha porque el niño andaba en chalas y me parecía que le podíamos ayudar. En dos semanas y en agradecimiento, Rojas se dispuso a limpiar la cancha, le hizo algunos arreglos menores y se ha portado muy bien”, indicó Cuello, agregando que desde que llegó gran parte de la comunidad ha apoyado al inmigrante y a su hijo con ropa, comida, frazadas y algunos enseres, hasta un televisor y una cocina le prestaron para que los ocupara. “Muchos vecinos colaboraron con comida”.

En tanto Margarita Cisternas, miembro de la junta de vecinos y encargada de la cancha deportiva, indicó que los vecinos estuvieron de acuerdo con prestar las instalaciones a Rojas, ya que semanas antes habían sido víctimas de la delincuencia en dos ocasiones, cuando vándalos entraron a la cancha durante el toque de queda para sustraer pertenencias y romper las instalaciones.

“Se habían robado luminarias y rompieron puertas hace varias semanas. Y cuando llamábamos a Carabineros llegaban muy tarde. El señor (Rojas) ayudaba a cuidar y mantener las instalaciones y era muy agradecido cuando le llegaba ayuda. Mucha gente le tendió una mano”, indicó.

La agresión

Cerca de la medianoche del jueves, tres patrullas de Carabineros llegaron hasta la multicancha a cumplir con un mandato judicial, lo que levantó las suspicacias de los vecinos, quienes no entendían la situación pero pudieron salir en apoyo de Rojas por el temor a ser multados por infringir el toque de queda.

“Cortaron el candado, echaron abajo la puerta, destrozaron muchas cosas adentro para llevarse al niño. Qué sentido tiene venir a la medianoche y romper el televisor y la cocina que le habían regalado. Dejaron tirada ropa y comida y dejaron la puerta completamente inservible”, denunciaron algunos de los vecinos que se acercaron a la cancha luego de conocer la situación.

Cumplimiento judicial

Tras el incidente, desde la institución policial indicaron a El Ovallino que se trató del cumplimiento de una orden judicial.

“A las 23:00 horas del jueves, personal de la 3ra Comisaría de Ovalle, concurrió hasta la Multicancha, ubicada en calle Diaguitas esquina Las Torres, con la finalidad de dar cumplimiento a una orden de búsqueda emanada del Tribunal de Familia Ovalle y a solicitud de la OPD. En el lugar se entrevistan con Mauricio Rojas Manzano, de nacionalidad colombiana, padre del niño de 11 años de edad, a quien se le notificó la orden judicial, para hacer entrega del niño. El hombre se negó, por lo que personal solicitó cooperación, procediendo a romper el candado de ingreso al recinto y ubicando al menor en el interior de un camarín”.

Indicaron desde la institución que tras encontrar al niño, éste fue trasladado al servicio de Urgencias, resultando sin lesiones, siendo trasladado y entregado luego en el Hogar San José Ovalle.

“Cabe resaltar que personal de Carabineros tomó contacto con la Jueza de Familia, quien dispuso dar cumplimiento al mandato judicial y dar cuenta al Tribunal”, señalaron.

 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X