Crédito fotografía: 
Cedida
La pista del aeródromo Pedro Villarroel fue pavimentada en su totalidad gracias a una inversión que sobrepasa los 800 millones de pesos. Este recinto será utilizado en caso de emergencias, para operaciones aeromédicas (como traslados de pacientes), apoyo en operativos aeropoliciales, entre otras funciones.

Luciano Alday Villalobos 

Durante la tarde del jueves se realizó la recepción de obras de conservación de dos pequeños aeródromos de la región: Pichidangui y Combarbalá.

Este último tuvo una inversión sobre los 800 millones de pesos y tuvo un mejoramiento y pavimentación de pista (antes era de tierra), se ejecutó una obra de evacuación de aguas lluvias de la pista, y además se mejoró la posada para helicópteros. Todo esto bajo el alero del Ministerio de Obras Púbicas y la Dirección General de Aviación.

El Alcalde de Combarbalá, Pedro Castillo, manifestó palabras de agradecimiento por este proyecto que irá en beneficio de la población combarbalina, “valoramos a todos los equipos técnicos y profesionales que hicieron posible que nuestro aeródromo Pedro Villarroel por fin esté al servicio de la comunidad, con mayores niveles de seguridad y comodidad, abriendo innumerables oportunidades a la interconexión de nuestra comuna”, indicó.

La utilidad principal de estos pequeños aeródromos será para casos de emergencia, operaciones aeromédicas (como traslado de pacientes), apoyo en operaciones aeropoliciales, entre otras funciones.

“Dentro del proyecto de preservación de pequeños aeródromos que tiene intervención en varias comunas de la región, hemos recibido los dos primeros aeródromos el día de ayer y esta es una obra muy importante para las comunidades ya que permite mantenerlas interconectadas, permite asegurar el acceso a las comunidades para temas de emergencias, por ejemplo, el traslado de personas con extrema gravedad a los hospitales de la zona central del país, lo que ya se ha hecho, por ende esta mejora de obras permiten el uso más adecuado y más rápido de avionetas o helicópteros”, señaló el Seremi de Obras Públicas, Javier Sandoval.

“Lo que se hizo en particular en estos dos aeródromos fue el mejoramiento de las pistas de aterrizaje, como también del tema de la posada de los helicópteros además del cierre perimetral que por temas de seguridad tiene que mantenerse en buenas condiciones para que ya sean transeúntes o vehículos no ingresen al sector que es de extrema seguridad además de los animales”, complementó la autoridad regional.

Primeros vuelos

La recepción de obra en Combarbalá tuvo un sabor especial, ya que al mismo tiempo se recibió el primer aterrizaje de avionetas y el primer despegue de las mismas.

Estas fueron dos avionetas provenientes del aeródromo Tuqui de Ovalle, recorrido que demora 15 minutos aproximadamente, dato a tener en cuenta en consideración que el aeródromo ovallino está ubicado en las cercanías del Hospital Provincial.

Para finalizar, el Seremi Javier Sandoval manifestó que “esperamos seguir con estas obras de conservación, para dar, de algún modo, más comodidad a los pilotos y las gestiones que se tengan que hacer en el lugar, también cuando lo usen carabineros u otros servicios estatales”.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital