• Una de las hortalizas que se dan bien bajo el modelo hidropónico de raíz flotante son las lechugas
Crédito fotografía: 
Leonel Pizarro
Durante la jornada de este miércoles se lanzó, en Punitaqui el “Programa de introducción del cultivo hidropónico de hortalizas bajo invernadero, en las comunas del Programa Territorial de Zonas Rezagadas, en la Región de Coquimbo”, ejecutado por INIA y que beneficiará a agricultores de la zona.

Claudia Olivares, pequeña agricultora de la comuna de Punitaqui, está feliz, ello porque fue seleccionada, al igual que otros 15 agricultores de las comunas de Monte Patria, Combarbalá, Canela y la misma comuna de los molinos, para construir en su predio un módulo demostrativo de cultivo de hortalizas hidropónicas, bajo invernadero.

A través de este módulo, los 16 agricultores seleccionados podrán adquirir herramientas y habilidades, para poder cultivar con éxito hortalizas hidropónicas, como lechuga o espinaca, bajo invernadero y de ese modo gastar menos agua, así como otorgarle valor agregado a su producción.

“Estoy feliz, porque es un sueño que quería hacer desde antes, pero me iba a demorar un poco. Con esto estoy feliz de poder empezar ya”, indicó la agricultora del sector de La Rinconada de Punitaqui, quien manifestó tener altas expectativas en el proyecto ejecutado por el Instituto de Investigaciones Agropecuarias, INIA, “mis expectativas son muchas, pretendo sacarle el mayor beneficio que se pueda, hacer el mayor uso posible de él, sobre todo por la eficiencia de agua, porque acá estamos con problemas de agua, graves”.

Para la agricultora la idea es poder plantar lechugas, espinacas y cilantro en el sistema de raíz flotante (en agua) y zapallitos italianos y tomate en el sistema hidropónico de fibra de coco.

“Pretendo sacarle el mayor beneficio que se pueda, hacer el mayor uso posible de él, sobre todo por la eficiencia de agua, porque acá estamos con problemas de agua, graves”, Claudia Olivares, agricultora de Punitaqui

Constanza Jana, investigadora del área hortícola del Instituto de Investigaciones Agropecuarias, INIA Intihuasi, explicó que el programa tiene como objetivo introducir y capacitar a los agricultores en el tema de hidroponía. “Lo que queremos es primero generar las estructuras del invernadero , de los mesones de siembra, bloques de fibra de coco que van a ser sustratos donde vamos a sembrar otras hortalizas, empezar a capacitar a los agricultores y después generar un sistema  de modelo de venta , para que esto sea realmente un negocio para ellos”.

La investigadora agregó que: “Se benefició a 16 agricultores, cuatro agricultores por comuna y en este momento ya están todos los invernaderos levantados, los mesones colocados y estamos en la parte de implementación que es un poco lenta porque hay que ver la parte eléctrica, la parte de colocación de tuberías , pero en eso estamos”.

Edgardo Díaz, director de INIA Intihuasi manifestó que la idea es poder “entregar herramientas a los agricultores para que cambien la forma en que están haciendo agricultura”.

“Tenemos grandes desafíos, cada vez tenemos menos agua para producir, cada vez se demanda mayor cantidad de alimentos, por lo tanto nuestras tecnologías están enfocadas a poder entregar herramientas útiles a los agricultores para que puedan enfrentar los desafíos de la agricultura, como producir más alimento con menos disponibilidad de recursos” expresó Díaz, añadiendo que en el caso de este programa en particular “tenemos un plazo de un año y durante este año vamos a trabajar con 16 módulos distribuidos en estas cuatro comunas de zonas rezagadas, esperando, a futuro, a través de otros instrumentos públicos, poder acceder y llegar a muchos más agricultores para poder transferir estas tecnologías y que ellos finalmente puedan transformarse en proveedores sustentables de agroalimentos de nuestra región”.

VENTAJAS DE LA HIDROPONÍA

Constanza Jana comentó que hay varias ventajas del sistema hidropónico, lo que lo convierte en un método de cultivo rentable.

Una de sus ventajas principales es la sanidad. “Generalmente cuando estamos en suelo tenemos muchas más enfermedades que cuando estamos en agua, si manejamos bien el invernadero prácticamente no tenemos plaga”. La rapidez con que crece la hortaliza y el valor agregado a nivel comercial son otras de las ventajas, “hoy día una lechuga hidropónica vale más que una lechuga no hidropónica entonces eso también tiene un valor, es una planta que tiene todos los nutrientes así que crece bastante rápido” agregó la investigadora.

Otro de los aspectos a considerar es el uso del agua, que disminuye notablemente si se compara con un cultivo tradicional “Calculamos que una lechuga en suelo necesita 27 litros de agua para producir en los 60 días, en agua podemos producirla con cuatro litros entonces realmente es un ahorro importante de agua, que para una zona árida es fundamental, de hecho esa es la principal ventaja de la hidroponía”, expresó Jana.

Alberto Alegría, agricultor de El Palqui y otro de los beneficiados con un módulo demostrativo,  sostuvo que aparte de lo anterior es un sistema ecológico. “Mi idea es que este invernadero aparte de que sea hidropónico, sea orgánico. Yo hago cerveza artesanal entonces los deshechos de la cebada los echo en aboneras, que tengo en mi casa, con eso abono a las hortalizas, con cero tipo de químicos. Al final es un bonito circuito, porque mezcla lo que es reciclaje, de la cebada le saco humus y té de humus. Vendo cerveza, puedo vender hortalizas, humus y té de humus, entonces es algo bien interesante”. Indicó Alegría.

SOBRE EL PROGRAMA

El programa “Introducción del cultivo hidropónico de hortalizas bajo invernadero, en las comunas del Programa Territorial de Zonas Rezagadas, en la Región de Coquimbo” tiene un monto de inversión de más de 131 millones de pesos.

Beneficiará a agricultores de la región de Coquimbo de las comunas de Punitaqui, Monte Patria, Combarbalá y Canela, que son justamente las que encabezan el listado de las comunas en situación de pobreza multidimensional a nivel regional, con recursos hídricos limitados y una baja diversificación productiva.

A través del PZR,  se introducirá a un universo objetivo de 40 agricultores al cultivo hidropónico comercial de hortalizas para optimizar el uso del recurso hídrico y mejorar los ingresos de los pequeños productores.

 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X