Crédito fotografía: 
Cedida
Ovalle y Monte Patria son las comunas que lideran accidentes de tránsito con afectación o destrucción de infraestructura eléctrica en la provincia. CGE hizo un llamado al autocuidado y a la precaución

Cuando empiezan a surgir los primeros aires dieciocheros y millones de chilenos se aprestan a celebrar las Fiestas Patrias durante septiembre, hay un tema que preocupa a las autoridades y a los prestadores del servicio eléctrico: El choque de postes. Esto, pues es la principal causa de interrupción de suministro, daño y destrucción de infraestructura eléctrica.

De hecho, durante el primer semestre de 2021 a lo largo del país casi un millón de clientes de CGE han sufrido algún corte de luz producto de esta situación. De ellos 99.695 son de la Región de Coquimbo y 9.824 corresponden a la provincia de Limarí.

CGE distribuye energía eléctrica para más de tres millones de clientes en trece regiones del país, desde Arica y Parinacota hasta La Araucanía, de los cuales 330 mil corresponden a la Región de Coquimbo, lo que da cuenta de una alta incidencia en el servicio.

Una de las principales consecuencias de la colisión de automóviles a este tipo de estructuras es la cantidad de clientes que quedan sin suministro. En el caso de la región, esa cifra llegó a los 99.695 clientes, es decir, el 30% de los clientes que posee la compañía en la zona ha sufrido algún tipo de interrupción del servicio como consecuencia de estos sucesos.

La provincia de Limarí no estuvo ajena a este fenómeno durante la primera parte del año, ya que contabilizó 9.824 clientes afectados por la colisión de este tipo de estructuras. La comuna que tuvo la mayor afectación fue Ovalle con 4.261 clientes que vieron interrumpido su suministro; le siguió Monte Patria con 3.695; Combarbalá con 1.838; y Punitaqui con 30. Río Hurtado no registró clientes perjudicados.

La Región de Coquimbo lideró la estadística del norte de Chile con 130 eventos ocurridos en los primeros seis meses del año. Le siguió Arica y Parinacota y Tarapacá con 127; Antofagasta con 107 y Atacama con 56.

 

SEIS HORAS SIN LUZ

El gerente de Operaciones de CGE, Matías Hepp, explicó que “nos preocupa mucho el incremento que han mostrado estos accidentes con afectación de infraestructura, ya que los tiempos de reposición, dados los daños que normalmente producen estos accidentes requieren de reparaciones que demoran entre cuatro y seis horas en promedio, pues implican trabajos destinados a retirar el poste destruido y su reemplazo por uno nuevo, para luego proceder a la reconexión de las líneas eléctricas por parte de los equipos especializados de la compañía”.

Las comunas que mayor cantidad de clientes afectados han tenido en estos seis primeros meses del 2021 fueron La Serena con 55.286; Coquimbo con 28.931; Ovalle con 4.261; Monte Patria con 3.695; Salamanca con 1.971; Combarbalá con 1.838; Los Vilos con 1.337; Vicuña con 988; Illapel con 672; La Higuera con 455; Andacollo con 231; Punitaqui con 30 y cierran el listado Paihuano y Río Hurtado sin clientes involucrados.

La región es tercera a nivel país con mayor cantidad de clientes afectados durante este primer semestre con 99.695, siendo sólo superada por la Metropolitana con 234.778 y Maule con 153.751.

PANORAMA NACIONAL

Durante la primera parte del año, en Chile se suscitaron más de mil 500 accidentes de tránsito con afectación de infraestructura eléctrica. De ellos, el 65% tuvo como consecuencia interrupciones de suministro eléctrico, afectando el normal desarrollo de actividades de clientes residenciales, comercios y pymes.

En promedio, diariamente se producen ocho choques de poste, lo que ha incidido en que entre enero y junio de este año 946.204 clientes de CGE hayan sufrido interrupciones de suministro eléctrico por esta causa.

“Estos accidentes no solamente dejan personas lesionadas, sino que también afectan el desarrollo de las actividades cotidianas y productivas de las ciudades. A esto, debemos sumar la complejidad que para muchas familias significa el trabajo y las clases no presenciales, donde la disponibilidad de energía eléctrica es esencial para que las personas puedan desarrollar sus actividades”, agregó Hepp.

El ejecutivo recordó que lo primero que deben hacer las personas que sean testigos de un choque de poste es resguardar la salud de las personas afectadas, llamar a Carabineros o ambulancias si es necesario y en ninguna circunstancia, tocar los cables que queden colgando o en la vía pública. Posteriormente, es importante contactar a la compañía a través del Fono gratuito de Atención a Clientes 800 800 767 para que los equipos de emergencia puedan acudir a la zona y realizar las operaciones necesarias para recuperar el suministro de la forma más rápida y segura posible.

 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X