Crédito fotografía: 
Archivo
Un trabajo interno arduo y colaborativo, protagonizado por un experimentado cuerpo docente, brindan hoy un nuevo sello al liceo, el que se ha caracterizado por mejorar la convivencia escolar de sus estudiantes, e influir positivamente en sus proyectos de vida.

El Liceo Estela Ávila Molina de Perry celebra hoy su centenario, y bajo el lema: “Cien años educando con calidad y tradición”, la comunidad escolar inició -este fin de semana- un variado programa de actividades que busca destacar el rol formador que ha cumplido históricamente este establecimiento, con los de jóvenes de la comuna y la provincia del Limarí.

Actualmente el liceo cuenta con una matrícula de más de 346 estudiantes, quienes reciben educación científico humanista, enmarcado en un proyecto educativo integral, ambientalista y de calidad, en el que sus funcionarios y equipos técnicos trabajan de forma colaborativo y comprometida con su labor.

Desde el 2006, el establecimiento educacional ha venido fortaleciendo su labor educativa, adhiriendo a la Jornada Escolar Completa e incorporando el Programa de Integración Escolar, para atender las necesidades de aprendizaje de sus estudiantes. Además, han fortalecido y diversificado sus talleres, incorporando a su oferta: robótica, gastronomía, reciclaje y debate, además de talleres artísticos, deportivos y medioambientales.

CON ENFOQUE DE GÉNERO

La historia del liceo comienza el 4 de agosto de 1919, cuando el entonces Presidente de la República, Don Juan Luis Sanfuentes, firmó el decreto que dio lugar a su creación, producto de la visión futurista y el arduo trabajo de un selecto grupo de damas ovallinas que, creyendo en la necesidad de una educación de calidad para las jóvenes de aquella época, se la jugaron por conseguir el apoyo del Estado y concretar de esta forma ese anhelado sueño.

Con el paso de los años, en 1978 pasa a denominarse Liceo A-12 y desde 1993 recibe el nombre de Estela Ávila Molina de Perry,  en reconocimiento a la labor de quien lo dirigiera durante 38 años. Y es en 1992 que la historia del liceo cambia y deja de ser el reconocido Liceo de Niñas de nuestra comuna, incorporando hombres a sus aulas, para transformarse en un liceo mixto, decisión que se mantiene hasta la actualidad.

CON LA MIRADA PUESTA HACIA EL FUTURO

Desde el 2015, el Liceo Estela Ávila Molina de Perry es liderado por María Susana García Galleguillos, Profesora de Estado en Artes Plásticas y Magíster en Educación, quien asume el cargo a través del Concurso de Alta Dirección Pública con el firme propósito de potenciar un clima de sana convivencia, fortalecer las prácticas docentes en el aula, impulsar la mejora de resultados académicos y, principalmente, inspirar e influir positivamente en los proyectos de vida de los estudiantes.

La directora, quien además es ex alumna del mismo liceo, explica que es una tremenda alegría conmemorar cien años formando a generaciones de jóvenes, un acontecimiento “que personalmente me enorgullece, pues crecí, maduré y me formé en las mismas aulas que hoy ven crecer y educar a nuevas generaciones de estudiantes”.

Asimismo, agradeció a la comunidad liceana por su compromiso con el proyecto educativo, “el que por sobre todo busca mejorar la calidad de vida de las familias ovallinas. “Invito a mi comunidad educativa, docentes, asistentes de la educación, estudiantes, padres, madres y apoderados, a continuar creciendo en la construcción de una comunidad de aprendizaje que cree en la mejora escolar para enfrentar los desafíos de la sociedad actual y futura, y que esto nos permita mantenernos en el tiempo con distinción y excelencia educativa”.

Una opinión que comparte Nora Rojas Malebrán, profesora de Inglés y actual encargada de la Biblioteca CRA, quien  trabaja desde el año 1993 en el liceo. “Quienes hemos laborado aquí por un largo periodo apreciamos y nos conmovemos con los logros que muchos de nuestros estudiantes han alcanzado como personas, trabajadores y profesionales, y como docentes de esta institución nos sentimos orgullosos y satisfechos de contribuir en ello”, enfatiza la profesora.

“En los últimos tres años, esta comunidad educativa ha mejorado significativamente sus resultados, y eso da muestra de un trabajo cohesionado y comprometido de todos los actores. Por eso envío un afectuoso saludo y un reconocimiento a todos ellos, porque en estos cien años de historia hay mucho que celebrar, y muchos éxitos que seguir cosechando”, sostuvo el alcalde y sostenedor del sistema educativo municipal, Claudio Rentería Larrondo

El Liceo Estela Ávila Molina ha venido experimentando una trayectoria ascendente que se ha traducido en una mejora escolar en los últimos años,  permitiendo que el liceo se reubique positivamente entre los establecimientos de la comuna de Ovalle. Una labor que se sustenta gracias al compromiso de un experimentado y destacado cuerpo docente y al apoyo constante del Departamento de Educación Municipal, cuyo acompañamiento y asesoría técnica han permitido que esta comunidad concrete sus iniciativas.

AGENTES DE CAMBIO

Desde el interior del aula, sus estudiantes observan el futuro con optimismo, conscientes de los cambios educativos actuales y venideros, transformadores en todo sentido. Carolina Dwingelo Pizarro, presidenta del Centro de Estudiantes, indica que “el centenario es un hito relevante y denota experiencia y fortaleza. Existe una tradición en la formación y educación de muchos jóvenes, ayudándolos a mejorar su conducta y entregándoles una enseñanza de vida. Son cien años ofreciendo oportunidades para acceder a un futuro mejor. Imagino que avanzará al bicentenario con paso firme y revolucionario, rompiendo estándares y ampliando sus metas en beneficio de la educación chilena”, precisó la joven.

 

 

Eterna Gratificación

En este primer siglo de labor educativa, resulta imposible no mirar con nostalgia al pasado, y recordar tantas historias protagonizadas por generaciones de jóvenes. Es por ello que uno de sus ex estudiantes José Miguel Rivera, presidente del Centro de Ex Alumnas y Ex Alumnos, indica que “es gratificante haber sido parte de este emblemático establecimiento. Recordar nuestras salas, el edificio, pero sobre todo queda en la retina el cariño de profesores, inspectores, personal y compañeros. Nuestro liceo no es solo para quienes estudiamos ahí, es parte fundamental de la ciudad, somos parte de la historia de Ovalle”.

 

Actividades centenarias

Como parte del programa de celebración, la comunidad liceana realizó un encuentro de ex funcionarios, a lo que se suman otros encuentros y actividades, como una gala artística y una mañana cultural. A ello se suman un desayuno con estudiantes, una competencia de inglés y las Olimpiadas de Matemáticas.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X