• El proceso de desertificación ha afectado gravemente a diversas actividades humanas como la agricultura y la crianza de animales.
Impulsado básicamente por el Ministerio de Agricultura y el Banco Mundial, su objetivo es enfrentar y revertir el proceso de desertificación de la tierra en aquella comuna, muy afectada con dicho fenómeno.

Los efectos de la prolongada sequía que durante más de una década afectó a la región sumado a las consecuencias provocadas por el uso intensivo de la tierra, sumado a la progresiva disminución de las lluvias, ha generado que el proceso de desertificación sea particularmente intenso en nuestra región, con graves efectos sobre la actividad humana y agrícola de la zona. Tal es así, que un 96% de nuestro territorio regional está en riesgo de sufrir desertificación media o grave.  La comuna de Combarbalá es precisamente uno de esos lugares fuertemente afectados por la desertificación, ante lo cual, se hace necesario de forma urgente, aplicar medidas y políticas que vayan en dirección de hacer retroceder o al menos, frenar el proceso de degradación de la tierra. En ese marco, es que en dicha comuna se lanzó un programa de carácter piloto que busca precisamente entregar las herramientas para mitigar la desertificación, pero además, generando valor para potenciar el uso de prácticas agrícolas y manejo sustentable de la tierra, ello a partir de herramientas que entregará el Ministerio de Agricultura a partir de sus distintos servicios desplegados en terreno.  “La aplicación de éste proyecto piloto es un esfuerzo para que una comuna como Combarbalá,  se convierta  en un ejemplo para toda la zona norte de nuestro país, sobre todo para la zonas áridas y semiáridas, para detener el desierto” señaló al respecto, el seremi de Agricultura Andrés Chiang.  La autoridad aseguró que lo que se busca a partir del programa es reunir el conocimiento necesario, tanto el que llega desde los organismos que trabajan en relación a este tema a nivel nacional e internacional, como el de los propios agricultores locales, con el fin de “crear una estrategia con acciones concretas, que logren hacer que las personas finalmente se queden en el territorio pero no a cualquier costo; a un costo  que significa mantener el medioambiente, mantener las actividades  productivas” aseguró. Por su parte, el jefe del Departamento de Desarrollo y Fomento Forestal de CONAF-Región de Coquimbo, Hernán Saavedra manifestó que Combarbalá forma parte de una lista de comunas de distintas zonas del país en donde se llevarán programas pilotos parecidos, y en donde además “se pueden probar nuevas técnicas e incorporarlas  a los instrumentos de fomentos ya existentes” señaló. “Un elemento importante de considerar es la conservación de la biodiversidad, la captura de carbono por parte de los vegetales y del suelo, todos elementos que permiten mitigar las condiciones de cambio climático y que también  permitan a las comunidades adaptarse a las condiciones del cambio climático” indicó Saavedra. Cabe destacar que la duración de este proyecto será de 24 meses, el que se está iniciando con una fase de diagnósticos donde se determina cuáles son las áreas prioritarias para trabajar, y con esos insumos poder replicarlos en el resto de la comuna. 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...
X