• MANUEL FARÍAS, RECTOR CFT ESTATAL
Crédito fotografía: 
Cedida
El Centro de Formación Técnico estatal ubicado el Ovalle cumplió su primer año con satisfactorios resultados y mirando hacia el futuro.

Con nuevas ofertas académicas y con mucho aprendizaje comenzó su 2020 el Centro de Formación Técnica (CFT) Estatal de Ovalle, el primero en su tipo en la Región de Coquimbo, cuyo modelo de educación permite a los alumnos adquirir capacidades para desenvolverse exitosamente en el campo laboral, considerando la innovación y las necesidades tanto del territorio, como de las empresas y los mismos estudiantes.

“La Región de Coquimbo y la Provincia del Limarí tienen enormes potencialidades y desafíos que la educación técnica puede abordar”, Manuel Farías, rector CFT Estatal Región de Coquimbo

Diario El Ovallino conversó con Manuel Farías,  rector del CFT estatal, quien nos comentó sobre los principales desafíos del primer año de funcionamiento y la proyecciones 2020, con nuevas carreras y la esperada construcción del edificio, proyectado para albergar al centro educacional.

¿Cómo evalúa el primer año de funcionamiento del CFT Estatal?

“Fue un año intenso, con mucho trabajo y aprendizajes, pero fructífero. Tuvimos nuestros primeros estudiantes en cuatro carreras, iniciamos el proceso de adquisición de equipamientos para nuestros talleres, además licitamos el proyecto de construcción para nuestro edificio institucional. También formulamos nuestro Plan de Desarrollo Institucional y ampliamos la red de empresas e instituciones colaboradoras”.

¿Qué tipo de aprendizajes, como institución, pudieron sacar en limpio  este primer año?

“Tal vez el principal aprendizaje está en la aplicación del modelo pedagógico basado en la formación por competencias. Cuando diseñamos nuestros planes de estudio lo hacemos no sólo validado por la industria, sino también pensando en el desarrollo de las mejores estrategias que posibiliten de mejor manera los aprendizajes. Uno de los elementos centrales de nuestro modelo es el aprendizaje en la práctica y la evaluación de las competencias. No se trata de formar sólo de manera teórica a los estudiantes sino que hacer que la teoría sea funcional a los aprendizajes prácticos. Las competencias son de conocimientos, de actitudes y de destrezas. A veces los modelos pedagógicos ponen sólo el acento en los conocimientos y con ello no se contribuye a una formación técnica integral”.

¿Cuál fue el principal desafío al implementar este modelo?

“El principal desafío en la implementación de un modelo pedagógico como éste, en que la evaluación es binaria (logrado/aún no logrado) es el cambio de paradigma en los profesores. Creo que hemos tenido muy buenos resultados con aquellos docentes que vienen de la industria, ya que ellos han tenido el desafío de instruir permanentemente a un aprendiz con métodos prácticos, los cuales van orientados a desarrollar correctamente y en forma segura las tareas productivas”.

¿Cuál es el sello principal de la institución?

“Nuestros sellos institucionales son la sostenibilidad que habla de una institución sensible y comprometida con los desafíos planetarios y con nuestra sociedad. De ahí que compartimos plenamente lo planteado en la agenda 2030 de objetivos de desarrollo sostenible, algunos de los cuales iremos incorporando en nuestro quehacer. La seguridad y salud ocupacional no sólo son un sello institucional, sino que en la industria se le considera un valor. La vida y salud del trabajador y trabajadora, expresado en el respeto de las condiciones del trabajo, en los ambientes laborales y en el autocuidado son fundamentales para un trabajo de mayor calidad y confiabilidad. Y el emprendimiento cooperativo que es un enfoques que nos presenta una manera de relacionarnos productivamente con el fin de promover mayores niveles de igualdad y solidaridad en la sociedad”.

¿La crisis social afectó de alguna manera el normal funcionamiento del CFT? ¿Se hará una reorientación considerando el nuevo escenario del país?

“Hemos terminado el segundo semestre sin contratiempo con un gran compromiso tanto de los docentes y especialmente de los estudiantes. No hemos estado ajenos a la contingencia y hemos realizado jornadas de reflexión con nuestros docentes y administrativos y también con los estudiantes y la comunidad. El CFT tiene dentro de los mandatos éticos y legales la promoción y respeto de los derechos humanos, la educación cívica y el respeto por el medio ambiente. Debemos ser un espacio que esté a la altura de las circunstancias y que promueva el diálogo y el debate orientado a la construcción de un mejor país tal como la mayoría de la gente lo ha planteado”.

UNA OPORTUNIDAD PARA LA REGIÓN DE COQUIMBO

El Centro de Formación Técnica Estatal de Ovalle se ha convertido en una oportunidad para la Región de Coquimbo, ya que permite formar capital humano capacitado para aprovechar de la mejor forma las potencialidades del territorio y al mismo tiempo entregar herramientas a quienes desean aprender y perfeccionarse.

En 2019 el 79% de los alumnos obtuvo Gratuidad,  mientras un 12 % accedió a becas y un 4 % optó por el Crédito con Aval del Estado (CAE), los estudiantes provinieron principalmente de las comunas de Ovalle y Monte Patria, “sin embargo, hemos ido teniendo una matricula interesante de comunas tales como Combarbalá. Punitaqui y Río Hurtado” sostuvo Farías, añadiendo que “un importante numero de nuestros estudiantes viene de sectores rurales, lo cual es potencialmente un tremendo aporte futuro para las comunidades de donde provienen”.

¿Por qué es importante la educación técnica en Ovalle y la Región de Coquimbo?

“La educación técnica ha sido, en los países modernos, un motor para el desarrollo sostenible tanto de los territorios como para las empresas y personas. La región de Coquimbo y la provincia del Limarí tienen enormes potencialidades y desafíos que la educación técnica puede abordar. La energía renovable, los recursos hídricos, el desarrollo de la agroindustria y de los agroalimentos, el desarrollo de la industria y de la minería responsables, además de los enormes desafíos en logística, gestión de organizaciones y digitalización”.

¿De qué manera, a través de la educación técnica, se puede lograr este desarrollo?

“Se debe comprender que esto es sistémico, si bien es cierto la educación técnica de nivel superior es importantísima, debe estar articulada con la educación técnica de nivel medio, y con la educación superior universitaria. Es fundamental promover la elaboración de trayectorias formativo-laborales que permitan a las personas ir avanzando en sus niveles de cualificación en función de sus intereses y de los intereses de los sectores productivos. Países como Australia, Nueva Zelanda y Canadá con ejemplos paradigmáticos de ello. Eso ha permitido por ejemplo, que cuando existe un sector económico deprimido o en franca baja, sea la educación técnica la que oriente la diversificación productiva y a veces la reconversión de un territorio. Obviamente para ello la mirada sistémica se basa en la articulación de cuatro pilares fundamentales: las instituciones de educación, las empresas, el Estado y los trabajadores. Cuando comprendamos eso podremos avanzar y dar un verdadero salto al desarrollo”.

¿Cómo proyecta el CFT este año y a futuro, cuántas y cuáles serán las carreras nuevas?

“Comenzamos este año con tres nuevas carreras, Logística, Tecnologías de la Información y Administración. Esta oferta no sólo está validada por los sectores productivos, sino que responde a los marcos de cualificaciones específicos desarrollados ara cada sector. Estas carreras están también consideradas como carreras con alta empleabilidad y buenas remuneraciones después del primer año de egreso según los rankigs elaborados por el sector productivo y el Estado.

Toda esta oferta se hará en las actuales dependencias ubicadas en Libertad 343, Sin embargo, durante el primer semestre esperamos comenzar el proyecto de construcción de nuestro nuevo edificio, el cual tendrá un diseño basado en accesibilidad, eficiencia energética y sustentabilidad. Lo cual será una gran contribución arquitectonica para la comunidad y para la Región”.

Finalmente, si una persona está interesada en estudiar en el CFT, ¿cómo lo puede hacer?

“El proceso de matrícula está abierto y culmina en marzo del 2020. Aunque quedan pocos cupos y en algunas carreras ya no hay. Los requisitos son, Licencia de Enseñanza Media, o, en el caso de extranjeros, el equivalente a esta licencia, extendida por el Ministerio de Educación, además se requiere una copia legalizada de documento de identificación y certificado de nacimiento”.

“También les apoyamos en la postulación al FUAS (Formulario Unico de Acreditación Socioeconómica) para postular a la gratuidad y/o a otros beneficios que el Estado entrega”.

SOBRE EL CFT ESTATAL

EL CFT estatal de la Región de Coquimbo ofrece siete carreras, cuatro de las cuales comenzaron durante 2019 en modalidad diurna y vespertina, Energías Renovables, Mantenimiento Industrial, Agroindustria, y Recursos Hídricos a ellas se sumaron en 2020 Logística, Tecnologías de la Información y Administración.

Si bien en estos momentos funciona en el edificio ubicado en Libertad 343 (frente a la plaza de armas de Ovalle), el 24 de diciembre de 2019 se dio inicio a la licitación pública mediante la publicación de las bases administrativas y técnicas con toma de razón de parte de la Controlaría Regional para la construcción de un nuevo edificio. Este contempla una construcción de 2.986 metros cuadraros de superficie edificada en dos niveles y se emplazará en el sector El Talhuén, cercano a la Ruta D43 de Ovalle.  El CFT contempla salas de clases, laboratorios y talleres, biblioteca, auditórium, casino, dependencias académicas y administrativas. El inmuebles que estaría en funcionamiento el primer semestre del año 2021 contempla una inversión estimada es de 4.078 millones de pesos, financiados por el Ministerio de Educación. 

 

Etiquetas: 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital