Crédito fotografía: 
Cedida
Entre los puntos más importantes, la normativa exige que las luminarias, tanto públicas como privadas, deben ser instaladas mirando hacia el suelo y establece un control en el horario de iluminación de diversos recintos. Quien incumpla la norma puede ser infraccionado con multas que van desde las 0,1 a las 1,9 UTM.

Rebeca Luengo / Río Hurtado

 

Con una ordenanza municipal que busca prevenir, regular y corregir los efectos de la contaminación lumínica en los cielos nocturnos de la comuna, es que Río Hurtado sigue avanzando en su objetivo de certificar sus cielos y convertirse en un punto de observación de los astros para turistas y expertos.

Cabe recordar que tanto a nivel país como en esta comuna limarina, los cielos son un patrimonio ambiental y cultural que es reconocido internacionalmente. Por ello, Chile y especialmente la Región de Coquimbo, es uno de los puntos preferidos por turistas interesados en la observación de los astros, así como de científicos y expertos para instalar observatorios astronómicos y realizar sus estudios. Sin embargo, el uso de iluminación que no cumpla las normativas, tanto en espacios públicos como privados, se convierte en una amenaza para la nitidez y oscuridad necesaria que deben contar los cielos nocturnos del Limarí.

La alcaldesa de Río Hurtado, Carmen Juana Olivares, explica que esta normativa permitirá regular las luminarias instaladas y las futuras, además de educar a la población en la importancia de proteger los cielos y el tipo de luz que se debe usar en el alumbrado público y otros tipos de pantallas para no afectar la observación astronómica. 

“Hay que dejar claro que no se trata de que vamos a dejar a la comuna en oscuras. Si bien es cierto estamos trabajando en mejorar la calidad lumínica para mejorar la calidad de vida de las personas, estas luminarias deben cumplir con la normativa, para que no dañen la observación nocturna ni a la flora y fauna que también se ve afectada con la contaminación lumínica. Estaremos recorriendo e informando a todas las juntas de vecinos, los colegios y organizaciones comunitarias para avanzar en este tema”, señaló.

Olivares agrega que la meta es dar un nuevo paso para convertir a Río Hurtado en uno de los principales puntos turísticos de la región, especialmente en el ámbito del astroturismo en el Limarí, certificándola internacionalmente como una de las comunas con los cielos más oscuros de Chile ante la Asociación Internacional de Cielos Oscuros (IDA, por sus siglas en inglés). “Nuestra misión será certificar los cielos oscuros de Río Hurtado, que será una ventana inmensa para nuestra comuna, tanto en el turismo astronómico, como a cualquier visitante que podrá ver la vía láctea, sus astros y podrán observar lo maravilloso que es y compartirlo con los visitantes a Río Hurtado”, indicó la alcaldesa.

 

DETALLES DE LA NORMATIVA

 

Junto con prevenir los efectos de la contaminación lumínica, la ordenanza de Río Hurtado también busca preservar las condiciones naturales de oscuridad para proteger los ecosistemas y promover la eficiencia energética, mejorando las condiciones del alumbrado público y privado en la comuna, cumpliendo las normativas.

En detalle, la ordenanza regula y ordena que las luminarias públicas y privadas deben permanecer en dirección perpendicular 90°, apuntando directamente al suelo, para evitar el resplandor luminoso. Se debe usar, de preferencia, la luz cálida y evitar la luz de color azul, que es una de las más dañinas para la protección del cielo.

Otra de las regulaciones es el horario de uso de luminarias en recintos deportivos, edificios municipales y gubernamentales presentes en la comuna, luminaria publicitaria, y alumbrados festivos y navideños.

Además, se realizará un completo trabajo de educación respecto a la normativa en escuelas y comunidad, no sólo en la regularización, sino que además en la importancia de prevenir la contaminación lumínica y la urgente necesidad de la protección de los cielos nocturnos.

Para dar cumplimiento a estas nuevas regulaciones, existe un plazo de cinco años, desde la entrada en vigor de la ordenanza, para que las luminarias ya instaladas se regularicen bajo norma, mientras que las fuentes de luz que serán instaladas tras la publicación de la normativa deben cumplirla de forma inmediata.

Carabineros, inspectores y funcionarios municipales estarán a cargo del cumplimiento de la ordenanza y quien no cumpla lo estipulado en el documento podrá ser infraccionado con multas que van desde las 0,1 a las 1,9 UTM.

Cualquier persona que observe una infracción a la norma puede realizar sus denuncias en la oficina OIRS o en la Oficina de Medioambiente de la Municipalidad de Río Hurtado.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital