Crédito fotografía: 
Roberto Rivas Suárez
Buses de distintas líneas rurales se apostaron con bocinazos frente a la Dirección de Tránsito, buscando les autoricen a tomar pasajeros en paraderos urbanos, lo que no está contemplado en ordenanzas. Municipio señala que una de las soluciones sería mejorar la terminal rural, ya que no pueden autorizar más paraderos

Cansados de no ser escuchados movilizaron sus buses y tocaron sus bocinas para exigir una respuesta efectiva. Son los conductores de la Asociación Gremial Ruta Al Sol, que buscan condiciones justas para competir por los pasajeros que se trasladan entre Ovalle y Chañaral Alto, en la comuna de Monte Patria.

Pasadas las 11.00 horas de este viernes, una fila de buses de las líneas Ruta Al Sol, Buses La Llana y Transportes Limarí, recorrieron varias de las calles principales de la ciudad para apostarse en Calle Pescadores, paralizando momentáneamente el tránsito y buscando una solución a su problema.

“Desde el año 1992 cuando nació Buses González, fuimos los pioneros en servicios rurales. En el 98 se creó la Asociación Gremial Ruta al Sol pero se comenzaron a suceder una ‘serie de eventos desafortunados’ que nos fueron arrinconando hasta llegar casi a la quiebra”, aseguró a El Ovallino uno de los propietarios de la organización y vocero de la protesta, José Navea.

 “El problema es que no contamos con un paradero formal. Por el año 2002 se nos ofreció una propiedad donde podíamos estacionarnos fuera de la vía pública, pero el director de Tránsito de la época nos dijo que habría una terminal de buses rurales y que no debíamos comprarla, pero la compró la competencia”.

Prohibición

Señaló que a la fecha no tienen un paradero aunque en distintas oportunidades lo han solicitado. “El decreto 202 prohíbe los paraderos en las vías públicas, pero nosotros no estamos pidiendo un paradero, estamos pidiendo una detención para tomar pasajeros y ellos tienen la facultad de otorgarla. Nosotros somos buses rurales, nuestros clientes se vienen a abastecer a la ciudad, traemos a los trabajadores a la ciudad”, apuntó.

Los 15 buses de la flota, recorren los poco más de 50 kilómetros entre Chañaral Alto hasta Ovalle en al menos tres recorridos diarios.

“Nuestros buses a veces salen con dos o tres pasajeros, porque llegan Carabineros y nos corren. No hay una solución, incluso nos pusieron un letrero de No Estacionar frente a nuestra agencia, siendo que los otros pueden hasta estacionar diez buses en su cuadra. Y así ha sido en los últimos años. Se nos prometió un paradero de buses rurales que nos daría las condiciones a todos, para trabajar, pero hasta el momento eso se ha ido en promesas”, acusó.

Recordó que la última vez que hicieron una solicitud fue hace unos seis meses y fue negada por el decreto 202. “Lo que queremos es una detención de 10 minutos para poder tomar gente, que es la gente del sector rural. Gente que necesita echar sus bolsas al bus y que nosotros la podamos llevar e irnos. Pero se nos ha perseguido y se nos ha negado toda posibilidad. Nuestros conductores no son delincuentes, y últimamente los carabineros los tratan como delincuentes, porque se paran en lugares no autorizados”, apuntó.

Consultado acerca de las opciones, señaló que la empresa cuenta con un local en Benavente 202 esquina con Antofagasta, habilitado, que podría funcionar para tomar pasajeros de manera provisional.

Cada vez menos

Michael Rivera, socio de la organización gremial señaló que antes eran más los transportistas, pero que algunos han ido quebrando con el pasar del tiempo.

Contó que tienen 15 máquinas, son dos personas por máquina, más un equipo técnico y administrativo.

“Así que somos unas 50 personas. Pero detrás de cada bus también hay dos familias”. Algunos se fueron saliendo, tuvieron que vender las máquinas, se fueron a quiebra. Estos son los que han podido durar. Porque todos los días se gasta combustible, repuestos, personal, neumáticos cada dos meses, créditos, todo eso nos afecta”, acusó Rivera.

Terminal Rural

Por su parte el jefe del Departamento de Tránsito, David Farías, aseguró a El Ovallino que tras una reunión sostenida en horas de la tarde, se tocaron varios temas de importancia para los transportistas.

“Me reuní con José Navea, representante de los transportistas, para escuchar sus planteamientos, sin embargo la ordenanza municipal vigente, en su artículo tercero, prohíbe que los buses interurbanos, rurales, minibuses y taxi colectivos rurales se estacionen o se detengan en el polígono definido por las vías principales”, resaltó Farías.

-¿Qué tipo de solución se van a plantear?

-“Como Municipio nuestro plan a futuro es mejorar el terminal rural o bien trabajar en un proyecto de uno nuevo que cumpla con la normativa vigente”.

Asimismo, el jefe de tránsito agregó que “no podemos seguir autorizando más paraderos en la comuna, los que solo congestionarán aún más el tránsito vehicular”.

 

https://fb.watch/aZlVGec_jV/

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X