Crédito fotografía: 
Cedida
Desde el queso tradicional hasta el camembert y brie, son algunas de las propuestas que la criancera ovallina produce para darle un valor agregado a la leche de sus cabras.

Desde hace ocho años Yasna Molina, criancera de Ovalle, apostó por la rentabilidad del sector caprino. En Villaseca logró instalar su gran proyecto de vida: la elaboración de quesos artesanales de carácter gourmet.

“En mi juventud viví en Villaseca, pero al igual que mis familiares emigré, estudié y trabajé en distintas partes, sin embargo, yo añoraba volver, volver al campo, a un lugar tranquilo”, indica la usuaria del Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP).

De profesión ingeniera comercial la productora cuenta que gracias a esa experiencia y a conocimientos obtenidos reafirmó que las cabras son un negocio rentable y que la clave es entregar valor agregado al trabajo y evitar los intermediarios.

Fue así que surgió Caprinos Villaseca, nombre con el que Yasna bautizó a su emprendimiento, un negocio familiar que actualmente ofrece más de 16 variedades de queso a base de leche de cabra. Dentro de las preparaciones es posible encontrar quesos azules, camembert, brie, curados en licores, con especias (tales como albahaca, orégano o ciboulette), fermentados en salmuera o hiperpasteurizados como la ricota, entre otros.

Hace tres años la labor de Molina es acompañada por INDAP, institución que le dio la oportunidad de participar en el Programa de Fortalecimiento Caprino Lechero (también conocido como Plan Caprino), el cual tiene como principal objetivo lograr que los usuarios puedan mejorar sus ingresos, mediante la operación de explotaciones eficientes en términos de productividad ganadera.

El Director Regional de INDAP, José Sepúlveda, comenta que “Yasna nos dijo lo feliz que es por ser parte de nuestro programa, con el que recibe asesoría especializada, el cofinanciamiento de inversiones como su reciente corral, y la posibilidad de participar en giras técnicas, talleres y un seminario de producción caprina”.

Para la productora, participar en el Plan Caprino “ha mejorado las condiciones de las cabras, me proporcionó un corral nuevo y equipamiento para mi sala quesera. Estoy muy feliz porque lo principal era que mis cabras estuvieran en buenas condiciones”.

 “Nuestra administración escuchó a los crianceros, porque sabemos el tremendo aporte que realizan al país. Muestra del reconocimiento al rubro es el Plan Caprino de INDAP, una herramienta que tal como a Yasna, ha sabido responder a gran parte de los requerimientos del sector ganadero caprino”, señaló el Seremi de Agricultura, Rodrigo Órdenes.

Molina está dedicada 100% al negocio caprino y su idea es replicar el modelo de microemprendimiento francés: una quesería familiar, tradicional y con muchas historias que contar. “Mis preparaciones yo las podría llamar quesos del mundo, quesos con sentido, pero hechos en Ovalle”, señala Molina.

 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X