Crédito fotografía: 
El Ovallino
Ambos aeródromos mantienen sus estándares y aunque solo se permite recibir aviación menor, sí se puede aterrizar el avión C 130 de la FACH, que opera en caso de emergencias.

Por Romina Onel / Provincia del Limarí

 

El pasado viernes, la Seremi de Obras Públicas de la Región de Coquimbo hizo entrega de la obra provisoria del mejoramiento del aeródromo Tuqui de Ovalle, ubicado a 4,5 kilómetros al norte de la ciudad, al costado de la Ruta D43, y del aeródromo Pedro Villarroel de Combarbalá, emplazado a 8 kilómetros al suroeste de la comuna.

Según detallaron a El Ovallino y El Día, en el caso de la capital del Limarí, el proyecto tuvo una inversión de $1.931.197.096, con fondos sectoriales, es decir, financiados en su totalidad por el MOP.

Esta obra tuvo como finalidad man- tener y mejorar la pista principal, la franja de seguridad, la plataforma de estacionamiento de aviones y el área de prueba de motores, ya que estas se encontraban en mal estado debido a su vida útil.

En tanto, en la iniciativa se consideró la demarcación completa, de acuerdo a los planos aprobados por la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), y también se contemplaron las obras de retiro y recolocación de las luces solares y catavento ubicadas en la pista.

En cuanto al proyecto de mejoramiento del aeródromo Pedro Villarroel de Combarbalá, desde la Seremi del MOP de Coquimbo se efectuó una inversión de $695.958.38. En este caso, se realizó un trabajo de conservación rutinaria, considerando la franja de seguridad, el cerco perimetral, la construcción de portón de acceso y mantenimiento de caminos interiores.

Cabe agregar que ambos aeródromos mantienen sus estándares y aunque solo se permite recibir aviación menor, sí se puede aterrizar el avión C 130 de la Fuerza Aérea de Chile (FACH), que opera en caso de emergencias.

Se debe destacar que el resto de los aviones son para vuelos médicos y de clubes aéreos, entre otros.

 

VIDAS MÁS DIGNAS

 

Sobre esta importante noticia, el Seremi de Obras Públicas de la Región de Coquimbo, Javier Sandoval, expresó que “sin duda, creemos que el mejoramiento de estas obras es clave, primero porque permiten aumentar la conectividad con los territorios, disminuyendo las vulnerabilidades de dependencia de otros medios de transporte, sobretodo en casos críticos de salud de sus habitantes o en emergencias por fenómenos naturales, siendo esto un aspecto necesario para descentralizar la región”.

En la misma línea, la autoridad des- tacó que estas mejoras dan mayor seguridad a quienes utilizan las pistas, contribuyendo a la calidad e impacto del tránsito aéreo. “Como Gobierno y como Ministerio, creemos que estas obras de conectividad contribuyen a vidas más dignas y seguras para las comunidades”, afirmó Sandoval.

 

MAYOR TONELAJE

 

El alcalde de Ovalle, Jonathan Acuña, valoró el aporte para la comuna, “sobre todo en lo referente a emergencias de diversos tipos, porque el aumento de la profundidad de la pista permi- tirá la llegada de aviones de mayor tonelaje, en el caso de que tengamos una situación de alta complejidad”.

En este punto, Acuña adelantó que desde ahora en adelante, “podrán aterrizar aviones Hércules con ayuda y también se podrá mantener una base permanente de la Corporación Nacional Forestal (CONAF), si somos afectados por un incendio forestal de gran magnitud”.

 

MEJOR CONECTIVIDAD

 

Por su parte, el vicepresidente del Club Aéreo de Ovalle, Roberto Dabed Martinic, hizo hincapié en que este tipo de obras tienen una proyección para los próximos 50 años, lo que a su juicio supone una gran mejora para la región y para el país.

“Para nosotros es sumamente importante que se mejore la conectividad aérea en el país, así que estamos contentos con lo que se hizo, además creemos que beneficiará enormemente a la provincia y no sólo en las emergen- cias aeromédicas, ya que representa un gran aliciente para el turismo, el comercio y para la conectividad en general”, argumentó Dabed.

Según el vicepresidente del Club Aéreo de Ovalle, esta obra es el corolario de un trabajo conjunto entre la organización y las autoridades, lo que ha permitido que el aeródromo hoy pueda ofrecer un funcionamiento 24/7.

Sumado a esto, Dabed especificó que “la mejora de las luces y la aproximación son una de las cosas más importantes, porque es un procedimiento que comúnmente no se destaca, pero que te permite operar en el aire con mala visibilidad”.

“Si bien la ciudadanía espera que contemos con una pista lo suficiente- mente larga como para ser alternativa de las aerolíneas comerciales, cosa que a nosotros también nos gustaría, las personas se dan cuenta de la importancia de estas mejoras cuan- do lo necesitan, como en casos de emergencias médicas y catástrofes”, defendió el vicepresidente.

Dabed también recalcó que además de ser el segundo aeródromo de la región, el Tuqui, con la infraestructura actual, tiene capacidad para recibir aviación regional de hasta 50 pasajeros, que en Chile no está operando, además está recibiendo vuelos internacionales de aviación menor, lo que permite generar recursos para la comunidad.

“En cuanto a la cantidad de operaciones simultáneas, somos el aeródromo que tiene la mayor capacidad de operaciones en el Norte Chico, ya que no solo contamos con la pista, sino que además tenemos la calle de rodaje paralela, lo que permite que los aviones vayan desahogando más rápido”, puntualizó Dabed.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...