Crédito fotografía: 
Cedida
Con talleres tanto dentro de las horas establecidas, como a través de la modalidad extracurricular, el establecimiento ovallino ha propiciado que sus estudiantes puedan acceder a conocer ese idioma de una manera lúdica y efectiva. Desde hace dos años disponen de un moderno laboratorio, único en Ovalle, el que permite un trabajo personalizado y sostenido en cada uno de los estudiantes.

El inglés es una parte importante dentro del trabajo educativo al interior de la Escuela Antonio Tirado Lanas. Aquello no sólo dentro de las horas de estudio establecidas, sino que también a través de la modalidad extracurricular. Desde quinto año básico a octavo el inglés es obligatorio y desde los primeros años se enseña a través de talleres de dos horas semanales.

El director del recinto, Raimundo Villalobos Arancibia, se ha desempeñado en el cargo durante nueve años. Sobre la preponderancia de ese idioma en el recinto, detalla, “por una situación curricular en el país, el inglés se tiene que dar obligatoriamente en las escuelas municipales desde quinto año básico hasta octavo.  Ateniendo a la relevancia que tiene el idioma inglés para la sociedad chilena de hoy día -  sobre todo cuando queremos insertar a nuestro país en el mercado mundial y que sea uno que brille a nivel cultural y económico - se hace necesario y los estudiantes tienen que dominarlo”.

En ese contexto, un punto particular es que la Escuela Antonio Tirado Lanas procura enseñarlo a una edad temprana. “Como establecimiento hemos apostado a eso y la idea es que los niños puedan recibir el desarrollo del idioma desde los primero años. Es por eso que tenemos estructurado el idioma inglés desde el pre kinder hacia adelante”.

“La jornada escolar diurna a nosotros nos dio la posibilidad de poder estructurar el desarrollo del idioma en los talleres de libre elección que tienen los estudiantes”, aclara, ya que esta opción educativa está a disposición de sus alumnos desde los primeros años pero precisamente desde una óptica lúdica y más cercana, en donde se utilizan desde juegos hasta un moderno software.

Habilitación laboratorio de idioma

Gracias a una inversión del municipio local (aproximadamente 36 millones de pesos), hace ya dos años se inauguró el laboratorio de idioma. Ahí los estudiantes tienen a su disposición modernos computadores en donde a través de softwares educativos desarrollan diversos ejercicios bajo la supervisión constante de un monitor. Aquello les permite, entre otras cosas, aprender pronunciación y hasta familiarizarse con un amplio vocabulario.

El modelo de la sala implementada es una réplica del laboratorio de idiomas que tiene la Universidad de La Serena en la carrera de Pedagogía en Inglés. “Se nos ocurrió la idea pero lo importante era conocer si había una experiencia previa aquí en la región. Fuimos para allá a conocerlo y nos gustó. Trajimos el tipo de equipo que utilizaban y el software está replicado acá”, puntualiza Villalobos.

Otro eje no menor es que como recinto han comprobado que la recepción de los alumnos frente al inglés es aún más óptima si se inicia a temprana edad. “Sobre todo los niños chicos lo reciben mejor que los más grandes, los que antes no habían tenido la posibilidad de pasar por el laboratorio. Como a los chicos se les enseña desde el punto de vista lúdico del idioma, a través de juegos y situaciones entretenidas,  a ellos les encanta”.

De hecho el director menciona que han utilizado esos conocimientos para llevar adelante presentaciones artísticas, aquello también como una forma de reforzar lo aprendido. “Eso se ha manifestado ahora en cómo el establecimiento se planta a la comunidad de padres y apoderados y a la comunidad educativa en general cuando hay eventos. Por ejemplo, en el aniversario de la escuela se presentan canciones en inglés y los niños cantan, además se han presentado obras como ‘La caperucita roja’ leída en inglés por alumnos”.

El objetivo central de todos estos esfuerzos es encaminar a los alumnos a conseguir  óptimas herramientas idiomáticas, “la idea es que ojalá algún niño salga hablando inglés dentro de su nivel. Con que logremos esto con algunos estudiantes, nos damos por satisfechos porque eso permite que los niños que siguen en los cursos inferiores vayan un poco ‘copiando’ las habilidades de los más grandes, y así pueden sentir que ellos también pueden”.

Un punto importante a destacar, es que la Escuela Antonio Tirado Lanas es el único recinto municipal de la comuna que tiene esta modalidad de enseñanza del inglés. La experiencia ha sido tan exitosa que incluso otro establecimiento educativo local ya tendría en la mira poder replicar lo ejecutado.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X