Crédito fotografía: 
Cedida
La Seremi de Bienes Nacionales señaló que si bien “la ley se cumple”, porque hay todavía accesos al río de la comuna, todavía quedan algunas lagunas legales que resolver, ya que la ley de 1977 es muy ambigua al no especificar distancias.

Aunque las denuncias sobre accesos cerrados a ríos y balnearios de la provincia han disminuido en los últimos años, todavía algunos puntos se mantienen en disputa y un nuevo escenario hace que cambie la realidad geográfica de varias zonas, añadiéndole nuevos ingredientes al problema.

Recientemente y tras denuncias formales cursadas por vecinos de la localidad de Tulahuén, en la comuna de Monte Patria, autoridades y especialistas de la seremi de Bienes Nacionales llegaron a la zona para conocer el estatus de la situación planteada y verificar ciertamente si se trataba de un ilícito, de una falla o de un malentendido.

El sector de La Cisterna y el sector de Los Guindos, fueron revisados por las autoridades y los técnicos, junto con los vecinos y propietarios de terrenos y casas cercanos al río de Tulahuén.

En ese sentido la Seremi de Bienes Nacionales, Giannina González, explicó a El Ovallino las razones de la fiscalización y cómo el ordenamiento jurídico debe actualizarse para adaptarse a las nuevas realidades.

“En la comuna de Monte Patria, en el sector de Tulahuén, estuvimos principalmente en los callejones La Cisterna y Los Guindos, que fueron los dos lugares que los vecinos y los miembros de las Juntas de Vecinos nos indicaron que tendrían problemas y que debíamos fiscalizar. En el primero nosotros bajamos al callejón y confirmamos la existencia de un área abierta, que estaba sin cobro al río, y donde además conseguimos a una familia que se encontraba disfrutando del río en ese momento”, señaló González.

Indicó que los vecinos relataron que antiguamente todo ese lugar estaba abierto al público, pero que ahora esa área de acceso ya cuenta con una casa cercada.

“Es allí donde los vecinos tienen reclamos de que no tendrían acceso al río, pero la verdad es que la Ley indica que debe haber acceso, no es que donde haya un vecino colindante al río debe dejarle acceso a los vecinos según su título de dominio inscrito, sino que si en el río, hay un acceso, la ley se cumple. Así que la ficha de fiscalización que pudimos levantar de ese sector es que la ley se cumple, de todas maneras nos trajimos información, además de la que nos hicieron llegar los vecinos del sector que es información jurídica, con planos, que dejan ver un problema entre particulares y denuncias que se encuentran en tribunales, donde nosotros como ministerio no tenemos que ver, porque no tienen que ver con el acceso al río, sino con un tema de los deslindes de los vecinos”, señaló la seremi.

Comentó la seremi que en el sector de El Guindo consiguieron un acceso al río, y aunque hay una puerta, ésta se mantiene abierta para toda la comunidad. “No estaba cerrada, no tiene candado, y nosotros pudimos acceder acompañados de las juntas de vecinos sin ningún problema. Por lo tanto la ficha de fiscalización en el sector es positiva, porque hay acceso al río”.

Situación en Pulpica

Señaló González que también recibieron una denuncia en el sector de Pulpica Alto, también en la comuna de Monte Patria, donde se consiguieron con una situación que se ha visto también en otros ríos de la región, que es la poca actualización de la información de la cabida del río, que puede variar entre la sequía y el invierno.

Señaló que el Decreto de Ley se firmó en 1977 cuando era impensable una sequía en la zona, por ello utilizar la cabida del río se debe hacer ahora desde un punto de vista más técnico y científico, pero que esos estudios son muy costosos y por lo general se hacen con un financiamiento público tras una solicitud de alguna institución.

“Esa solicitud de estudio se realizó una vez en el río Elqui, con recursos de una FNDR. Eso no es una solución de un día para otro pero sí nosotros nos vamos a comprometer a oficiar ese estudio para que podamos contar con esa información, porque lamentablemente año tras año nosotros vamos a fiscalizar y nos vamos a encontrar con la misma situación, porque necesitamos información más actualizada para poder definir de una vez por todas las denuncias que nos vayan llegando. Como gobierno tenemos que preocuparnos de actualizar lo antes posible esta situación”, señaló.

Historia y convivencia

Explicó González que al ser los ríos un lugar de convivencia histórica de las comunidades de la zona, siempre han tenido sentido de pertenencia al respecto, de generación en generación. Pero al aparecer propietarios de terrenos que van cercando los predios, hay una afectación emocional por sentir que se interrumpe un camino, aunque puedan dejar abierto algún acceso a unos metros de distancia.

“Los vecinos siempre sienten que un propietario es un invasor, pero es algo en lo que nosotros no podemos intervenir, porque la ley dice que si hay un acceso al río, la ley se cumple. La ley tampoco dice cuántos kilómetros o cuántos metros tiene que haber, y allí también hay una ambigüedad, porque de no ser así, nosotros podríamos medir y fijar los accesos. Pero ya es un problema de trasfondo, en el que la ley hay que modificarla y hay que avanzar. La ley es muy antigua y la verdad es que la realidad de los ríos ha cambiado, por lo tanto hay que adecuarla a los nuevos tiempos”.

El Decreto Ley Nº 1939 de 1977, en su artículo 13, estipula que “los propietarios de terrenos colindantes con playas de mar, ríos o lagos, deberán facilitar gratuitamente el acceso a éstos para fines turísticos y de pesca cuando no existan otras vías o caminos públicos al efecto”, aunque no deja claro, como señala la Seremi, de cuánta extensión sería el acceso, ni a que distancia tendría que estar del lecho del rio.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X