Crédito fotografía: 
El Ovallino
Red de salud de la región se ha unido ante enfermedades de alto costo, logrando establecer el protocolo de atención de los pacientes que son diagnosticados con enfermedades cubiertas por la Ley Ricarte Soto en los diferentes recintos de salud.

Roberto Rivas Suárez / Ovalle

 

Este mes se conmemora a nivel mundial el día de la lucha contra la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), efeméride que fue impulsada por asociaciones de pacientes con esta enfermedad que afecta la calidad de vida y autonomía de las personas y cuyo tratamiento es de un altísimo costo.

Precisamente este mismo espíritu de lucha y de conseguir visibilidad ante complejos escenarios de salud fue el que generó en Chile la promulgación de la Ley 20.825, más conocida como Ley Ricarte Soto, y que crea un sistema de protección financiera para diagnósticos y tratamientos de alto costo, entre ellas: el ELA.

Ante este desafío, desde el 2015, los distintos hospitales de la red de salud han tenido que reconvertirse para acreditarse como prestadores de algunas de las 27 patologías que incluye esta ley. En el caso del ELA, el Hospital de Coquimbo es el único centro acreditado para la confirmación de este diagnóstico en la región por lo que, en conjunto con el Hospital Provincial de Ovalle, llevaron a cabo la 1° jornada multidisciplinar Ley Ricarte Soto, sobre manejo y seguimiento de la Esclerosis Lateral Amiotrófica, actividad regional dedicada a funcionarios de diversas áreas de la salud.

Las exposiciones de esta jornada estuvieron a cargo del equipo del Hospital San Pablo. Al respecto, el enfermero encargado del policlínico de programas de neurología de dicho establecimiento, Bastián Cortés, explicó que “los pacientes de los hospitales de Ovalle y La Serena son derivados a nuestro establecimiento por lo que, vemos en este tipo de encuentros una forma de motivar a los profesionales para aprender más sobre el seguimiento y tratamiento de esta enfermedad. Además de generar una instancia participativa e interdisciplinaria porque para estos diagnósticos tan complejos es necesaria la participación de profesionales de distintas áreas de la salud”.

Al ser el Hospital San Pablo el centro de confirmación central de la región en relación al ELA, cuenta con un potente equipo multidisciplinario compuesto por profesionales de neurología, enfermería, fonoaudiología, terapia ocupacional, trabajo social, nutrición y fisiatra.

 

RICARTE SOTO EN LIMARÍ

 

Dado la complejidad de las patologías y de sus tratamientos, la Ley Ricarte Soto establece que cada recinto de salud debe contar con una certificación por cada una de las 27 enfermedades que ésta contempla, razón por la cual, no todos los hospitales pueden entregar estas prestaciones.

En el caso de pacientes con sospecha de ELA en Limarí, es necesario que éstos sean evaluados en primera instancia por un médico del Hospital Provincial de Ovalle que indique la sospecha fundada, explicó la enfermera encargada de la Ley Ricarte Soto en el recinto de salud local, Camila Araya.

“Nosotros acompañamos a los pacientes durante el proceso. Les realizamos los exámenes correspondientes y los derivamos al Hospital de Coquimbo para su tratamiento y, posterior a eso, seguimos participando del seguimiento de cada caso porque somos el hospital más cercano a su domicilio y tratamos de evitar que las personas tengan que viajar tanto” indicó Araya.

La profesional también hizo hincapié en que para cualquiera de las patologías incluidas en la Ley Ricarte Soto, el Hospital Provincial de Ovalle tiene la responsabilidad de derivar a los pacientes al centro de salud acreditado, aunque éstos se encuentren fuera de la región.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital