Crédito fotografía: 
Cedida
Durante la mañana de este lunes, y a través de una videoconferencia, el presidente Sebastián Piñera y el director del Hospital de Ovalle, Lorenzo Soto, pusieron en marcha el recinto de salud, en medio de la contingencia por Covid-19. Destacaron que desde el próximo 1 de abril, el antiguo hospital, quedará habilitado para la atención de pacientes COVID-19.

Con el traslado de sus primeros 28 pacientes y una conversación en videoconferencia entre el Presidente Sebastián Piñera y el director del Hospital Provincial de Ovalle, Lorenzo Soto, entró en marcha el nuevo Hospital Provincial de Ovalle Antonio Tirado Lanas, en la sede de Altos de Tuquí.

Los primeros traslados se realizaron desde las 8.00 de la mañana de este lunes, llevando al nuevo recinto a once pacientes del servicio de Pediatría, cinco en la unidad de Neonatología, y doce del servicio de Obstetricia y Ginecología.

El plan de traslado del recinto comenzó el 5 de marzo con el cambio de las áreas administrativas y unidades de apoyo. En tanto el proceso de traslado de pacientes se realizará en tres días, considerando un amplio despliegue de ambulancias.

El encargado de habilitación y traslado del  hospital, Dr. Juan Pablo Figueroa, indicó que en el operativo participan ambulancias del Samu, atención primaria, y las del Hospital de Ovalle, y que se realizará esta semana entre 8.00 y 17.00 horas.

El nuevo Hospital de Ovalle duplica en superficie al antiguo recinto asistencial, que data de 1970, pasando de 15 mil m2 a 41 mil. El centro cuenta con mayor tecnología y equipamiento, los que van a permitir realizar exámenes de mayor complejidad, como un escáner o una mamografía, sin la necesidad de desplazarse hacia otra ciudad, como sucede actualmente.

Además, el hospital cuenta con 217 camas y 7 pabellones para cirugía. También dispone de una unidad de diálisis con 12 sillones de atención para las personas que padecen de insuficiencia renal crónica. Esta obra implicó una inversión total en infraestructura y equipamiento que más de 98 mil millones de pesos.

“A contar del día miércoles vamos a tener a todos nuestros pacientes hospitalizados en el nuevo hospital”, comentó el director del establecimiento. Agregando que este nuevo reciento “contará con camas que son de mayor complejidad respecto a las que teníamos en las antiguas dependencias, eso implica que no deberemos hacer muchos traslados por temas de complejidad de camas”.

 

La concreción del cambio de casa del centro asistencial limarino será también el inicio de la habilitación del antiguo hospital como centro de atención para pacientes con COVID-19. Así lo expresó la intendenta de la Región de Coquimbo, Lucía Pinto, quien comentó que con ello “cuidaremos mejor de quienes han contraído este virus y destinaremos los esfuerzos en su recuperación, sin contagiar ni contaminar a los otros pacientes, buscamos que tengan las mejores condiciones para que todos podamos superar cuanto antes esta crisis”, señaló.

Por su parte, la Dra. Alejandra Álvarez, subdirectora de gestión asistencial del Servicio de Salud Coquimbo, agregó que el antiguo hospital “nos va a permitir aumentar la dotación de camas de la región, con esa dotación nueva para la red vamos a poder implementar un hospital de contingencia que va apoyar nuestra dotación de camas regional”.

Atención para pacientes con COVID-19

Debido a las primeras señales de alerta que se evidenciaron a nivel internacional a raíz del COVID-19 los equipos del Ministerio de Salud (MINSAL), Servicio de Salud Coquimbo y el Hospital Provincial de Ovalle, comenzaron a analizar medidas para establecer un control, mitigación y capacidad instalada para atender pacientes que se pudiesen ver afectados por esta enfermedad que hoy aqueja a gran parte del mundo.

Es así que en una reunión realizada el 13 de febrero entre estas tres entidades se decidió adelantar en dos meses la puesta en marcha del nuevo Hospital Provincial para habilitar el antiguo y emblemático edificio que albergó a los funcionarios por más de 50 años como centro de atención y aislamiento de pacientes con COVID-19. 

Este establecimiento contará con 40 camas críticas y 98 camas de hospitalización de cuidados medios y la inversión estimada para su habilitación es de casi $1900 millones, destinados principalmente a equipos e insumos.

Para dar funcionamiento a estas instalaciones se buscará contratar a 45 médicos, 62 profesionales clínicos, más 111 técnicos paramédicos y 1 administrativo, junto a 34 auxiliares, contemplando un gasto de inversión de $1760 millones. Este personal sólo cumplirá funciones en el antiguo hospital, es decir, sólo se dedicarán a tratar a los pacientes con COVID-19.

Se proyecta que estas dependencias comiencen a funcionar una vez que culmine el proceso de traslado de pacientes y funcionarios hacia el nuevo hospital, por lo que se espera que su apertura sea los primeros días del mes de abril; dependiendo de cómo avancen los procesos de reclutamiento del personal necesario para el futuro centro que ayudará a combatir los efectos de esta pandemia que ha tenido estragos a nivel mundial.

“Teleinauguración”

A tempranas horas del día, el presidente Piñera se comunicó vía teleconferencia con el director del recinto ovallino para dejar en marcha el nuevo Hospital.

“La puesta en marcha de este hospital es un gran momento, porque forma parte de una iniciativa que nos permitirá anticipar el funcionamiento de cinco nuevos hospitales en el país, lo cual nos proveerá de 1.700 camas adicionales para enfrentar la emergencia del Coronavirus”, señaló Piñera, en una conversación por videconferencia, en la que también estuvo acompañado por el Ministro de Salud, Jaime Mañalich.

Frente a la epidemia del coronavirus COVID-19, el Gobierno nacional decidió reforzar la Red de Asistencial para hacer frente a las necesidades de hospitalización. En ese contexto, se está acelerando la entrega de cinco nuevos hospitales que se estaban construyendo a lo largo del país, los que van a aportar 1.700 camas adicionales al sistema de salud.

El Hospital de Ovalle es parte de este compromiso junto con el Hospital Félix Bulnes, en la Región Metropolitana; Hospital Gustavo Fricke de Viña del Mar, en la Región de Valparaíso; y los Hospitales de Padre Las Casas y Angol, en la Región de la Araucanía, cuya puesta en marcha se acelera con sentido de urgencia, estando disponibles para atender la epidemia de COVID-19 en el país.

Para enfrentar la emergencia del Coronavirus, la región habilitará el antiguo hospital de Ovalle como centro de atención para pacientes COVID-19 desde el próximo 1 de abril, para lo cual contará con 98 camas para atenciones básicas, 12 camas UTI y 16 camas de la Unidad de Cuidados Intensivos.

Nacional no, regional

 Frente a este tema, el alcalde de Ovalle, Claudio Rentería, indicó que de acuerdo a lo que se le ha informado desde el Ministerio de Salud, el Hospital de Ovalle es uno de los diversos recintos hospitalarios del país, que se ponen a disposición de la emergencia, especialmente en las etapas más difíciles, que probablemente ocurrirán este otoño e invierno.

“Debemos cambiar la idea de que Ovalle se transformará en la comuna que recibirá a pacientes enfermos de todo Chile. Asimismo, aclarar que no he sido yo como alcalde quien decide o solicita estas medidas. Se trata de decisiones adoptadas por el Ministerio de Salud, las que apuntan a entregar un refuerzo para dar abasto con los requerimientos y necesidades de toda una población”, expresó el edil ovallino.

 

 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X