Crédito fotografía: 
Roberto Rivas Suárez
Una residencia del pasaje Antonino Álvarez fue consumida por las llamas sin que nadie resultara lesionado. Regularmente se metían personas a fumar en su interior.

Pasadas las 11.00 horas de este jueves, las alarmas se encendieron y los bomberos de un  par de compañías se movilizaron hasta el pasaje Antonino Álvarez de la población Canihuante, donde las llamas consumían una residencia sin número y sin habitantes.

Pasados algunos minutos los uniformados lograron sofocar las llamas impidiendo que se consimieran las casas vecinas, que ya comenzaban a mostrar como el calor y el humo amenazaban con expandirse.

Los daños fueron materiales, y aunque la familia propietaria de la vivienda no reside allí desde hace mucho tiempo, y la tienen arrendadas a terceros, no siempre está habitada y es mucho el tiempo que pasa sola la casa.

Indican vecinos del sector que en las noches son varias las personas que se meten por las rejas laterales a consumir estupefacientes y licor, y que han sido constantes las peleas que se han presentado al interior del recinto.

No se registraron lesionados ni por las llamas ni por asfixia.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X