Crédito fotografía: 
Cedida
El caso redactado en el documento, correspondería a un acto de violencia sexual a un menor de 18 años. El informe de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, concluye que en Chile “se han producido un elevado número de violaciones graves a los DD.HH.”.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos de la ONU (ACNUDH), dio a conocer este viernes el informe del trabajo realizado en Chile para verificar presuntos excesos de las fuerzas de orden público en el marco de las protestas que se desarrollan en el país desde el 18 de octubre.

El organismo dirigido por la ex Presidenta Michelle Bachelet tuvo una delegación en el país entre el 30 de octubre y el 22 de noviembre. 

Ante esto, la ACNUDH llevó a cabo 235 entrevistas, donde 153 fueron a hombres, 38 niños/adolescentes, 39 mujeres y cinco niñas/adolescentes, víctimas de presuntas violaciones a los derechos humanos, incluidas las personas heridas y detenidas en el contexto de las protestas, y sus familiares.

A la vez se realizaron 60 entrevistas con integrantes de Carabineros de Chile en servicio activo y heridos en el contexto de las protestas, y con personal médico y operadores de justicia. La ACNUDH visitó comisarías, prisiones y hospitales, incluidos hospitales de Carabineros.

En el texto de 35 páginas se concluye que "de la información recopilada por la ACNUDH, hay razones fundadas para sostener que, a partir del 18 de octubre, se han producido un elevado número de violaciones graves a los derechos humanos".

Precisamente en el ítem de “Violación y otras formas de violencia sexual”, específicamente en el punto 78, señala un caso en la ciudad de Ovalle, donde el escrito detalla que los hechos ocurrieron el 5 de noviembre.

“Según la información recibida, Sergio (17 años) fue agredido el 5 de noviembre en el camino a casa después de una protesta en Ovalle por un grupo de Carabineros vestidos de civil, que lo agarró por el cuello y lo golpeó repetidamente en el cuerpo y la cara. Uno de ellos apretó repetidamente sus testículos, durante varios minutos a la vez. Luego lo esposaron mientras continuaban apretando sus genitales. Una vez en la comisaría, fue fotografiado y obligado a firmar documentos antes de ser liberado. Según su relato, ni su detención ni sus heridas fueron registradas”, describe el informe.

Tras estos hechos, la organización afirma que “ha podido observar que ciertas violaciones a los derechos humanos, en particular el uso indebido de armas menos letales y los malos tratos, son reiteradas en el tiempo, en el espacio y con respecto a quienes son los supuestos perpetradores y las víctimas”.

QUERELLAS EN OVALLE

Mediante el acontecer general de vulneración a los derechos humanos en la zona, según el Instituto Nacional de Derechos Humanos de la región de Coquimbo, son 275 denuncias que se han registrado hasta el pasado viernes 22 de noviembre. En la ciudad de Ovalle, en tanto,  se registran cuatro querellas; una acción judicial por apremio ilegítimo, otra por un trauma ocular y pérdida de visión, además de dos casos de tortura en contra de adolescentes son los casos que se han experimentado en la zona.

Desde enero hasta el 18 de octubre se habían realizado ocho querellas o acciones judiciales en contra de agentes del Estado. Durante el primer mes de movilizaciones se han cuadruplicado las cifras, llevando 32 acciones judiciales en este mes.

Según la INDH Coquimbo, existen 12 denuncias por torturas, en la que se incluye una tortura con apremio ilegítimo calificado; tenemos también una tortura calificado con abuso sexual agravado; tenemos 16 querellas por apremios ilegítimos, entre otras querellas.

En ese sentido, también existen personas lesionadas por armas de fuego, traumas oculares y en la sede de Coquimbo han llegado cuatro denuncias por traumas oculares, siendo el más grave el de un menor de 16 años, quien perdió su ojo.

A través de la entrevista realizada a la directora del Instituto Nacional de Derechos Humanos de la región de Coquimbo, Tarcila Piña, el pasado martes 26 de noviembre por este mismo medio, la funcionaria indicó que tras las denuncias realizadas en la región, “ha habido una transgresión a un incumplimiento del protocolo correspondiente al uso de la fuerza. Por tanto, estas denuncias que han sucedido cuando realizamos visita a Comisarías, hemos podido ver claramente y constatar situaciones como desnudamiento, revisiones corporales fuera de procedimientos, realización de sentadillas, tocaciones y amenazas que son parte de los castigos de las personas detenidas, al igual agresiones físicas”.

Tras esta realidad, la directora del INDH de Coquimbo expresó  que, “tenemos un trabajo constante con Carabineros desde que el instituto se instaló. Hemos realizado formación y capacitación a personal de Carabineros, tanto en las diferentes prefecturas y en la Escuela de Formación en Ovalle. Carabineros tiene protocolos y circulares que son el marco legal para su actuación”.

CASOS NACIONALES

La ACNUDH también manifestó su preocupación en los casos de lesiones oculares que “continuaron reproduciéndose, pese a la existencia, desde la etapa inicial de las protestas, de información relacionada con el impacto causado por armas menos letales. Las medidas adoptadas por parte de las autoridades no fueron eficaces, expeditas y oportunas para minimizar el riesgo para las personas”.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X