Crédito fotografía: 
Cedida
En el domicilio de la joven ubicado en Valparaíso, el equipo epidemiológico encontró evidencias importantes que apuntan a que ese sería el lugar de exposición.

Avanzada se encuentra la investigación que iniciaron las autoridades de salud de las regiones de Coquimbo y Valparaíso en torno a la muerte por virus hanta de una joven de 22 años, la cual se registró el pasado 12 de febrero en el hospital San Martín de Quillota y que de forma preliminar descartaría a Tongoy como el lugar de contagio.

La información fue suministrada a El Día por la seremi de salud (s), Betzabé Rodríguez, de acuerdo a los antecedentes que manejan los equipos de epidemiología y zoonosis.

Recordó que este trabajo se realizó en conjunto porque el contagio pudo haber ocurrido en cualquiera de las dos regiones, tomando en cuenta el período de incubación y el momento en que la muchacha presentó síntomas.

22 años tenía la joven que falleció el pasado martes en el hospital 

“Los profesionales fueron a visitar los lugares donde estuvo esta persona. Se hizo una investigación epidemiológica ambiental, se recorrió el domicilio en Tongoy, y para la fecha en que ocurrió el terremoto ella evacuó a una zona de seguridad. Nuestra investigación pudo determinar que ese lugar es de poco riesgo porque es una explanada, la vegetación es escasa y no había fuentes de agua fluyendo, lo que es común del hábitat donde este roedor se encuentra”, explicó.

En contraste, según contó Rodríguez, el equipo de investigación de la región de Valparaíso observó un panorama muy diferente.

“Ellos concluyeron que el lugar más probable de contagio fue en la habitación de la joven, dado que el lugar está rodeado de abundante follaje y maleza, además tenía objetos y materiales en desuso, así como almacenamiento de agua en forma deficiente (…) las personas que habitan en la vivienda además indicaron que habían roedores de las características del ratón de cola larga”, precisó.

Riesgo latente

La Seremi (s) recordó que en el 2018 se presentó la muerte de un trabajador agrícola de 39 años, residente en la zona rural de Ovalle, a causa del hantavirus.

"Nuestra investigación pudo determinar que ese lugar es de poco riesgo porque es una explanada, la vegetación es escasa y no había fuentes de agua fluyendo", Betzabé Rodríguez, Seremi de Salud (s)

Y si bien, en esta región no hay tanto riesgo como en localidades del sur del país, igualmente se puede contraer, por lo que es necesario seguir algunas medidas de limpieza y prevención para evitar esta enfermedad, reitera Rodríguez.

“Hay que tener más cuidado en las zonas rurales, donde hay vegetación exuberante y cercanas a los afluentes de agua, dijo”.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X