Crédito fotografía: 
Cedida
Si bien, se han detectado algunos casos de robo de agua, los celadores serán ayudados en su trabajo para evitar que se sustraiga indebidamente.

El agua se ha convertido en un elemento preciado en esta época de sequía, sobre todo porque de ella depende la agricultura y ganadería, las actividades económicas fundamentales de la Provincia de Limarí, es por ello que los vigilantes del Río Limarí, están redoblando sus esfuerzos para cuidar el vital líquido, evitar los robos y distribuir de forma equitativa el recurso entre los regantes.

José González, presidente de la junta de vigilancia del Río Limarí, indicó que  “es muy critica la cosa desde el embalse Paloma hacia arriba”, y por eso se visualiza un río menos caudaloso al llegar al tranque, aunque aclaró que de todas maneras existe agua sub superficial.

“Hacemos reuniones periódicas para ver la forma en que vamos a distribuir el agua, de manera que todos estén interiorizados en la problemática. A los celadores, que ven la distribución del agua, les pusimos refuerzo, en muchos sectores en la cordillera”, señaló González.

“Hacemos reuniones periódicas para ver la forma en que vamos a distribuir el agua, de manera que todos estén interiorizados en la problemática”, José González, presidente Junta de Vigilancia Río Limarí

Prevenir el robo del agua es una de las tareas de la junta de vigilancia, sobre este punto José González  sostuvo que las denuncias son mínimas y en el caso de detectarse se cursan multas. ”La verdad es que los casos que hemos detectado nosotros son pocos, los regantes son muy respetuosos y no hemos tenido mayores problemas en ese sentido, los ha habido pero los menos. Cuando tenemos denuncias, en el caso de ser usuarios del río, uno le puede poner una sanción hasta por el doble del agua consumida y eso es lo que se hace normalmente”.

González señaló que, “aquí en la provincia e Limarí siempre hemos tenido escasez de agua y por eso tenemos esa cultura del respeto”, agregando que “controlamos los caudales, también de forma satelital”.

OBRAS PARA ASEGURAR EL AGUA

Una de las medidas que la junta de vigilancia ha tomado para asegurar el agua para riego son obras en los canales. “Hemos desarrollado algunas obras en los puntos más críticos del río, junto a los regantes, hemos tenido que tomar muchas medidas de impermeabilización de canales, también usar algunos que están a un nivel más alto que el otro distribuyendo a los más chicos”, explicó José González.

ESCASA CANTIDAD DE NIEVE

Una de las razones principales por la que el caudal del río Limarí ha bajado considerablemente, apreciándose incluso el río seco, antes de llegar al embalse La Paloma, es por la escasa nieve caída estos últimos dos inviernos.

Según el boletín elaborado por el Centro de Estudios Avanzados en Zonas Áridas, Ceaza, durante 2019 hubo un déficit del 77% de nieve caída en la cordillera de la Región de Coquimbo.

“En términos  anuales  2018  y  2019  han  sido  años  de  baja  acumulación  de  nieve,  en  especial  durante  el invierno, que es el periodo más importante para efectos de acumulación de agua en la cordillera” señala el boletín, explicando que “esto ha repercutido que este año en los caudales han sido bajos en todas las cuencas de la región.

En el informe citado se sostiene que “los caudales observados en la región  durante  el  período  2015  a 2017  fueron  los  más  altos  desde  finales  de  2008  y  en  este  momento debido a las escasas precipitaciones del 2018 y del 2019 los caudales están muy bajos, además, debido a la poca acumulación de nieve (y lluvias) durante los últimos 2 años pasados se espera que continúen los caudales bajos durante los próximos meses”.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X