• El estado de avance alcanza el 65%.
  • Reunión de trabajo entre equipo directivodel Hospital de Ovalle y referentes técnicos del Servicio de Salud Coquimbo y Minsal.
  • Imagen de una visita al futuro Servicio de Urgencias.
  • Ramón Asencio, líder del equipo de puesta en marcha del Hospital de Ovalle
La construcción del nuevo recinto avanza a pasos agigantados, con ello se llevan a cabo diversos preparativos tendientes a asegurar que los servicios del futuro recinto funcionen con normalidad. Compra de nuevos insumos, preparación del personal, revisión de las instalaciones, aprobación de la resolución sanitaria, son sólo algunos puntos fundamentales que se deben considerar.

Si bien no hay una fecha exacta definida, lo cierto es que en un futuro cercano nuestra provincia y la región contarán con un nuevo recinto hospitalario. El moderno edificio de 42.000 m2 actualmente presenta un 62% de avance y se emplaza en la salida norte de nuestra ciudad.

Frente a ese escenario, son múltiples preparativos y acciones que se deben considerar antes de realizar el traslado de servicios, pacientes y maquinaria, entre otros.

El médico ginecólogo Ramón Asencio, es actualmente el líder del equipo de puesta en marcha del Hospital de Ovalle. Trabaja hace cinco años en ese recinto y hace tres está dedicado a actividades administrativas de organización, proyectos, planificación. Además ejerció labores en la subdirección médica y como jefe de atención abierta. De igual modo, llevó a cabo tareas desubrogancia en la subdirección administrativa y en la dirección de ese establecimiento.

“En general esto es una estructura grande y que compromete muchas instancias del país en general. Todo el proyecto parte en base a una necesidad local que se presenta al Ministerio de Desarrollo Social, ahí se hace toda la aprobación, un estudio de preinversión, en donde uno ve la proyección de cuánto produce el hospital, a lo que se quiere llegar en producción, cuál es la población, cómo se estima el crecimiento  de la población en un determinado lugar, cuáles son las cosas que podrían realizarse en un nuevo hospital, cuánta gente será beneficiada y el impacto social que tiene una obra de este tipo”, explica sobre la génesis del esperado proyecto. 

Con el propósito de llevar a cabo todos los procesos de forma adecuada es que se ha formado el equipo de puesta en marcha, en donde, “nuestra funciónes hacer andar ese recinto (nuevo hospital)”.En ese sentido, Asencio cuenta que el proceso de puesta en marcha tiene cuatro etapas; planificación, implementación, habilitación y operación inicial. “Se van trabajando en paralelo a la construcción de las obras y todo lo que eso significa”.

PLANIFICACIÓN E IMPLEMENTACIÓN 

En este momento, el equipo de puesta en marcha está en la etapa de planificación y comenzando lo que es el de implementación. “Lo que se hace es definir de acuerdo a una metodología de la ingeniería, que se llama gestión por procesos. En el fondo es sistematizar la organización de la institución de modo tal que su funcionamiento sea mucho más eficiente”.

La idea es establecer un sistema de gestión interna, que “permita que nuestro actuar sea más eficiente (…)  teniendo en cuenta que la eficiencia va asociada a la calidad de la atención, y a la calidad en lo referido no sólo a lo técnico, sino que también en mejorar el trato hacia el usuario”.

Este punto además incluye el acercamiento de los funcionarios hospitalarios, siendo parte de la planificación, y entre otras cosas, también realizando visitas a terreno, “de modo de hacer un trabajo como de ‘role playing’ allá, esdecir,por ejemplo, se imagina que hay una situación de emergencia y hay que llevar urgente al paciente al pabellón.

De esa forma se ejecuta una suerte de entrenamiento al equipo humano”.

HABILITACIÓN

Otro eje importante es la habilitación del recinto propiamente tal. Tiene que ver con la construcción, hasta la compra de equipos cuando se realizan las bases de licitación.

De esa forma, hay algunas máquinas o equipos que requieren instalación en obra (lavadoras industriales) y otros que aún no han sido adquiridos por razones obvias, “otras cosas van llegando después, porque uno puede decir  ‘compremos todo ahora’, pero ¿dónde se almacena, quién lo va a cuidar, y si entran  a robar, y si uno lo deja en la obra quién se hace cargo de la seguridad”, comenta el médico.

Cabe destacar que ya se ha materializado la compra de otras máquinas para el nuevo hospital, pero que se han instalado en el actual recinto por necesidad, por ejemplo lo que son algunos equipos de rayos y de esterilización.

Por otra parte existen otros equipos que se van desde el antiguo al nuevo hospital, entre ellos el scanner.  “Hay algunas máquinas de anestesia  que se van a llevar, no todas y máquinas de diálisis”. 

En tanto, hay otros equipos que no serán utilizados en el nuevo hospital, principalmente por su largo tiempo de uso,  “en general se trabaja con un rango de 8-10 años. Tienen una cierta vida útil y después se van cambiando”. 

Asencio considera que gran parte de los implementos serán nuevos, “sólo algunas cosas se llevan”. 

Dentro del elementos nuevos están; máquinas de anestesia, mesas quirúrgicas, equipo de rehabilitación, mobiliario clínico como catres, cunas, veladores, mesas, carros de estación de enfermería, las sillas, equipos de endoscopia, colonoscopia, ecógrafo, entre tantos otros. 

Una vez que se termina la construcción, el municipio recepciona la obra y se aprueba. Luego se produce el proceso conocido como “vestir” la obra gruesa, que considera poner las camillas y el  equipo de presión, entre otros. Finalmente se aprueba la autorización sanitaria, la que asegura que el recinto cumple con las exigencias mínimas para los pacientes.

“La habilitación termina cuando existe un trabajo en el cual nosotros en base a una pauta, decimos ‘ok, la urgencia y el hospital está todo funcionando’. Eso significa que estén operativas las redes de oxígeno, que funcione la luz, el agua, las máquinas”.

Tras ello viene el traslado, en donde se requiere la coordinación de muchos más actores como la Intendencia, Bomberos, ambulancia, Carabineros, Red de Salud Pública.

En paralelo a ese traslado físico también debe tomarse en cuenta la necesidad de que algunos servicios puedan funcionar por algún momento de forma simultánea tanto en el nuevo como en el antiguo recinto, “se debe definir un plan de contingencia que considere por ejemplo la suspensión electiva del actual recinto, en donde va a  haber una semana que no van  a haber cirugías electivas, solamente de urgencia. El éxito es trasladar al menor número de pacientes, por lo tanto, va a estar todo hecho para que en el día del traslado exista la menor cantidad de pacientes hospitalizados. Para así disminuir los riesgos que conlleva un traslado”. 

Pero no sólo eso, ya que también se prevé que en algún minuto, durante algunas horas, tanto la urgencia nueva como la antigua funcionen de forma simultánea, “eso va  a ocurrir, la atención vital siempre va a estar garantizada”. 

El pronóstico es que el proceso de traslado sea, “compacto”, en el sentido de que “hay actividades que se tienen que duplicar, por ejemplo, los pabellones en el momento del traslado tiene que estar duplicados, es decir, pabellones allá (en el nuevo hospital) y acá (antiguo)”.

OPERACIÓN INICIAL

El fin de la puesta en marcha tiene que ver con la operación inicial del recinto, el que de acuerdo a Asencio, “es el periodo más complejo  y lo más difícil es la operación inicial del establecimiento porque eso pone a prueba todo lo que se planificó. Además es donde se empieza a jugar con las expectativas que tiene la población del nuevo recinto, donde se empieza a ver a los funcionarios ejecutando esos roles con los problemas que se van a producir en el día a día, en la contingencia”.

El profesional indica que estaetapa es a la que se le pone el mayor énfasis, ya que “cómo nosotros nos proyectamos a trabajar de una mejor forma y cómo enfrentamos este desafío con una visión moderna, del cómo hacer las cosas”.

DESAFÍO

El profesional asegura que todos los esfuerzos en cada una de las etapas de esta mudanza van dirigidos a poder garantizar estándares de calidad. “La infraestructura por sí sola le va a generar un cambio, una dignificación a la atención en salud, de forma enorme. Nosotros como funcionarios queremos estar a la altura de eso y efectivamente que no sea un elefante blanco, sino que sea una institución que funcione de manera eficiente y muy interconectada con la comunidad. Queremos cambiar esa relación que existe entre la comunidad y el hospital”.

Además ejemplifica el cambio que se ofrecerá en servicios como el de hospitalización, “aquí nosotros tenemos salas con 6 personas y comparten baño 3 salas, o sea hay como 20 personas compartiendo un baño. Acá pasamos a tener en cada sala 3 camas y un baño para esas 3 camas. La infraestructura por sí sola le va a generar un cambio, una dignificación a la atención en salud, de forma enorme”

Por otro lado se busca potenciar la confianza en el nuevo proyecto, “siempre ha habido y sobre todo este hospital ha tenido mucha crítica por parte de la comunidad (…)  la visión que tenemos nosotros es que la gente confíe en su hospital, confíe en la atención que se le está entregando”. 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...
X