Crédito fotografía: 
El Ovallino
Más de 165 mil personas en la provincia de Limarí escogerán en forma inédita a la figura que viene a reemplazar al actual intendente. Dirigirá el Consejo Regional, tendrá la misión de formular políticas de desarrollo para la región, pero su trabajo podría interceder con el del delegado presidencial que designará el Presidente de la República.

Este domingo deberá contar con más del 40% de las preferencias para quedarse con el puesto. Se trata de los gobernadores regionales, nuevo puesto de elección popular que por primera vez se escoge y que tendrá la misión de presidir el Consejo Regional.

La figura del gobernador vendrá a reemplazar a la del actual intendente, cargo que actualmente ocupa Pablo Herman, quien fue designado por el Presidente de la República, luego de la renuncia al cargo de Lucía Pinto tras el escándalo del Papaya Gate.

Cada región elegirá a un gobernador regional mediante sufragio universal, el que será la máxima autoridad del gobierno regional, organismo encargado de la administración superior de cada una de las 16 regiones. En el caso de Coquimbo, los candidatos son Krist Naranjo (Ind), Javier Vega (PC), Marco Antonio Sulantay (UDI) y Ricardo Cifuentes (DC).

Además, estará a cargo de presidir el Consejo Regional, órgano compuesto por consejeros regionales y que debe fiscalizar los actos del Gobierno Regional.

“Tendrá la posibilidad de proponer reglamentos que tengan relación con la región, podrá solicitar al Presidente de la República, previo acuerdo del Consejo Regional, la transferencia de uno o más competencias de los ministerios y servicios públicos. Probablemente será una de las cosas que más van a solicitar los gobernadores, porque permitirá el aumento de su capacidad para hacer gestión dentro de la región, podrá someter al Consejo Regional el proyecto de presupuesto del Gobierno Regional”, comentó Miguel Torres, analista político del Observatorio Político de la región de Coquimbo.

Uno de los aspectos que no podrá tener facultad el gobernador será la designación de los secretarios regionales ministeriales, o más conocidos como seremis, que será de exclusiva propuesta del delegado presidencial para la región, cargo que viene a representar al Presidente de la República en cada región del país y que también debutaría este año.

“Aquí ya se conforma una complicación”, dice Torres, “ya que se quería hacer una descentralización, la hay pero es a medias, porque el gobernador no tendrá todas las facultades que tiene el intendente y estará bastante restringido en algunas materias”, dijo.

En el ordenamiento jurídico actual, no existen servicios públicos que dependan del Gobierno Regional; sin embargo, el art. 6° transitorio de la Ley de Transferencia de Competencias, dispone que a partir del 11 de marzo de 2022 se puedan crear por ley servicios públicos regionales, según las necesidades y particularidades de cada territorio.

Entre las atribuciones más destacadas, el gobernador regional tendrá que administrar bienes y recursos del gobierno regional; representar judicial y extrajudicialmente; nombrar y remover a los funcionarios; velar por el cumplimiento de las normas sobre probidad; administrar los bienes nacionales de uso público, cuando corresponda; formular políticas de desarrollo de la región; someter al Consejo Regional la propuesta de territorios como zonas rezagadas y su respectivo Plan de Desarrollo; coordinar, supervigilar o fiscalizar, a los servicios públicos que dependan o se relacionen con el Gobierno Regional respectivo; entre otras.

¿CHOQUE DE ATRIBUCIONES?

Para el analista político, ambas figuras entre gobernador regional y delegado presidencial en la región podrían chocar en ciertas atribuciones que solo se irían solucionando a medida que avancen las respectivas administraciones, como sería el caso de los temas relativos a la seguridad.

“La labor de seguridad será de parte del delegado presidencial, entendiendo que esta tarea es de competencia del ministerio del Interior, como cuando haya problemas de seguridad, con las policías, quién pedirá a las policías que hagan una u otra cosa si es que hay algún hecho que lo amerite; cómo será la relación del gobernador con Carabineros, por ejemplo. Está confuso aún, porque nosotros no tenemos Estados Federales como en otros países y es el gobierno central el encargado de las políticas públicas en esta área. El gobernador podrá prevenir la delincuencia, pero no combatirla”, detalla Torres.

Para que alguno de los postulantes al nuevo cargo sea electo, deberá superar el umbral del 40% de los votos válidamente emitidos. En caso que ninguno obtenga más de este porcentaje, las dos primeras mayorías irán a una segunda vuelta.

Llamado a votar informado

El sociólogo Juan Pedro López llamó a los ciudadanos a votar informado.

“Así como sociedad hemos ido avanzando, debemos ser responsables cívicamente de informarnos por quiénes votaremos, ver cuáles son sus propuestas de programa. Porque hoy, al igual que en el Plebiscito, la elección de gobernadores es inédito en Chile. Entonces, lo más relevante es que podamos como ciudadanos informarnos, votar informado, ya que es fundamental para construir una democracia más participativa, donde se vean reflejados todos los intereses de la ciudadanía”.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital