Crédito fotografía: 
El Ovallino
Este 30 de noviembre la comuna de Combarbalá cumple 233 años de historia, siendo así una de las más longevas de la Provincia del Limarí. En medio de esta celebración, vecinos y dirigentes de la zona comentan los avances que ha tenido su tierra, como la pavimentación de caminos y proyectos de electrificación, así como también se señalan los sueños y desafíos por cumplir, como es la modernización del hospital de la comuna y la necesidad de más especialistas de la salud.

 

 

Este miércoles 30 de noviembre la comuna de Combarbalá cumple su aniversario N° 233, lo que la convierte en una de las comunas más antiguas de la Provincia del Limarí junto a Monte Patria.

Durante el mes se han vivido diversas actividades en conmemoración de esta fecha tan especial para los combarbalinos, y para este mismo miércoles está pactado el tradicional acto y desfile en la Plaza de Armas.

En medio de esta celebración, Diario El Ovallino contactó a connotados dirigentes sociales de Combarbalá, para conocer de boca de ellos los avances y desafíos que enfrenta la comuna para su constante desarrollo.

 

MODERNIZACIÓN DE LA COMUNA

 

El presidente de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos de Combarbalá, Ramón Viera, comenta obras que se han implementado en la comuna a lo largo de los años, lo que ha dado una mejor calidad de vida a sus habitantes.

“Se han visto bastante mejoramientos y adelantos en la comuna, tanto en el sector urbano como en el sector rural. Dentro de los 20 años que llevo de dirigente en juntas de vecinos y comités, he visto hartos adelantos, sobre todo en estos últimos años, tales como pavimentaciones, electrificación, construcción de viviendas, hay comités que ya están bastante avanzados para contar con sus casas propias. Ha crecido harto Combarbalá”, indicó.

El dirigente vecinal también destaca mejoras en infraestructura de la ciudad, como la propia Plaza de Armas, o el proyecto que se está elaborando para el mejoramiento de la Alameda.

Así también fue destacado por las autoridades, como es el caso del Delegado Presidencial del Limarí, Galo Luna Penna, quien manifestó que “en conjunto con el alcalde hemos trabajado y desarrollado distintas instancias de trabajo, que ha permitido reforzar el trabajo en materia de seguridad pública y prevención del delito, seguimos teniendo desafíos pendientes, como es la electrificación rural también”.

La máxima autoridad provincial aprovecha la ocasión para mandar un saludo en este aniversario, “envío un saludo para la comuna de Combarbalá, estaremos juntos compartiendo este día, estamos agradecidos por la recepción que han tenido con las distintas autoridades de gobierno”, sostuvo.

 

SEQUÍA VIGENTE

 

En cuanto a los desafíos pendientes, está claro que la principal preocupación sigue siendo la sequía, más allá de que este año haya sido el más lluvioso de los últimos años.

“Combarbalá ha sido una de las comunas más afectadas por la falta de agua, junto a Monte Patria, Punitaqui y Canela. Hemos estado participando en hartas reuniones por el tema de agua, este fue un año bueno, pero la sequía no se termina aquí”, indicó Ramón Viera.

Para detallar en esta materia también habló la presidenta del Consejo Comunal Campesino de Combarbalá, Leticia Ramírez, “a pesar de que en Combarbalá cayó mucha agua, no ha sido suficiente para recuperar las napas, los crianceros del sector secano nos dicen que sus pozos no llegaron al 20%, entonces esa es la situación real”, comenzó apuntando.

“Por eso le decimos a las autoridades que es necesario tomar medidas de fondo, porque nosotros como dirigentes sociales podemos impulsar proyectos pilotos, pero no podemos permanecer solo en eso. Nosotros ya probamos que las obras de conservación de agua y suelo son una tremenda contribución, mejor aún, hay un valor que no habíamos considerado, en donde hubo obras no hubo aislamiento, porque el agua bajó de forma contenida y no arrastró masa, no causó problemas de desplazamiento a las personas”, complementó la dirigenta campesina en cuanto a las soluciones.

En ese punto destaca al CORE, producto de que este plan piloto que se aplicó en Combarbalá en primera instancia, ahora se aplicará en otras tres comunas de la Región de Coquimbo.

Por otro lado, Leticia Ramírez apunta al beneficio medioambiental de este tipo de medidas, “acá está el tema de la extracción indiscriminada de áridos, sin ningún control, entonces el ministerio de Obras Públicas con sus instrumentos y los municipios tienen un rol fundamental en el uso reglamentario de la extracción de áridos, porque eso daña al río, así también debería intervenir el  Ministerio de Medio Ambiente y la CONAF, porque la flora del río es fundamental para la conservación de la biodiversidad y la flora nativa, que es fundamental para infiltrar el agua a los pozos de agua, es decir, a mayor flora habrá mayor infiltración de agua”, indicó.

 

EL ANHELO DE TODOS

 

Por último, se comenta uno de los viejos anhelos de la comunidad combarbalina, y es que se puedan implementar mejoras en el Hospital de la comuna y se puedan sumar nuevas especialidades, en consideración de que actualmente muchos pacientes deben trasladarse por kilómetros a Ovalle o La Serena para ser atendidos.

“Siempre hemos luchado para que el hospital pase a ser de mejor calidad, esa demanda siempre ha estado vigente, por ejemplo, todos nuestros niños tienen que ir a nacer a Ovalle, porque no se atienden partos acá en Combarbalá. También pedimos que vengan más especialistas, en salud falta bastante por mejorar”, indicó el dirigente vecinal Ramón Viera.

En esto coincidió la dirigenta campesina, Leticia Ramírez, quien señaló que “un factor importante para la permanencia de los habitantes en sus respectivos territorios es el arraigo, y en ese contexto no solo necesitamos agua, sino que todo lo necesario para vivir. La salud es algo fundamental, necesitamos que se mejoren las condiciones del hospital y que se aumente su capacidad de resolución, hay que recordarle a la autoridad que la gente ha envejecido en los territorios rurales y ellos necesitan una atención más humanitaria, necesitan ser atendidos en el territorio en donde ellos viven, y no tener que sacarlos de los pueblos a ciudades más grandes, es indignante que tengan que salir enfermos y trasladarse por 80 kilómetros o más”.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...