Crédito fotografía: 
Cedida
La comunidad debe convivir con constantes malas maniobras de conductores por conducir a alta velocidad por la calle principal del sector. Además, durante las noches deben lidiar con las molestias que generan las carreras clandestinas, a pesar de la existencia del toque de queda. Esperan que vialidad y municipio realicen mejoras en el sector para evitar desgracias.

Los vecinos de la localidad de Huamalata, distante a unos 15 minutos desde el centro de la ciudad de Ovalle, vieron cómo en la década de 1990 se asfaltó la calle principal del sector, que se transformó en carretera.

Atrás quedaron las casas polvorientas cada vez que los automóviles circulaban a una velocidad mayor a la adecuada para el sector. Sin embargo, desde aquellos años, una vez convertida a asfalto, los vecinos deben soportar con el tránsito de vehículos a alta velocidad.

Estos excesos se han remarcado en el último tiempo. Menos personas circulando por las calles del sector, producto de la pandemia, quedaron dispuestas para que inescrupulosos conductores usarán la vía para aumentar la velocidad, incluso en destinarla en ruta para carreras clandestinas.

Eso acusan los vecinos, quienes han lidiando también en el último tiempo con accidentes de tránsito y choques a los domicilios del sector, tal como le ocurrió a la familia de Claudia Pizarro, vecina de Huamalata.

“En aquellos años, construyeron la ruta por sobre el nivel de las casas y ahora estamos expuestos día a día con las carreras clandestinas que se realizan por las noches y estamos también expuestos a que los vehículos choquen y en cualquier momento impacten a nuestras casas”, sostuvo la vecina.

Es más, en varias ocasiones ya ha ocurrido que automóviles impacten a las propiedades, tal como pasó el reciente miércoles, donde un vehículo impacto uno de los muros de contención en el hogar de Claudia. Este hecho fue la gota que rebasó el vaso.

“Nosotros tenemos el constante peligro de que nos sucedan accidentes, derribó el muro completo. Nosotros nos contactamos con el municipio para que nos vinieran a retirar los escombros que dejó el auto y nos dijeron que esa labor corresponde a vialidad, además los propios Carabineros nos trataron muy mal”, señaló.

Para remediar esta situación, la junta de vecinos de Huamalata recibió un oficio el cual indicaba que se instalaría un reductor de velocidad, o más popularmente llamado “lomos de toro”, lo que sería una medida mitigadora para evitar el exceso de velocidad de los vehículos, pero insipiente para la comunidad, debido a lo prolongado de la ruta.

AUSENCIA POLICIAL Y CAMIONES POR HUAMALATA

La comunidad está preocupada debido a que varios días a la semana deben presenciar carreras clandestinas, una vez que llega la noche. Incluso sin respetar el horario de toque de queda, que impide la libre circulación y desplazamientos de personas.

“No hemos tenido pausa ni siquiera en pandemia. Todas las noches llegan los autos provenientes desde el Casino, giran y llegan a Huamalata a alta velocidad. Ni siquiera el toque de queda es impedimento para ellos, nosotros llamamos a Carabineros y ellos no llegan, llamamos al plan cuadrante y nada. Estos han generado choques a casas y atropellos, hemos llamado muchas veces a Carabineros, sin respuesta, y cuando uno los llama, ellos se molestan”, acusa Claudia.

También, la alta presencia de camiones de gran tonelaje circulan diariamente por Huamalata en dirección a las distintas plantas areneras que se encuentran en el sector de Villaseca, siendo un paso casi obligado el circular por el sector.

Sin embargo, los mismos vecinos mencionan que han realizado llamados a las autoridades para que dichos camiones circulen por la orilla del río y así evitar pasar por el sector. Los vecinos argumentan que dicho transporte circula sin las mallas protectoras, lo que ocasiona que en varias oportunidades han caído piedras desde los camiones y han impactado a vehículos estacionados y a los techos de las casas.

Una situación que irrita en Huamalata. Con respecto a esta situación, la encargada de Seguridad Pública del municipio de Ovalle, Hortensia Flores indicó que se ha hecho un trabajo coordinado con Carabineros y de esta forma "hemos detectado cada uno de los puntos conflictivos donde se generan carreras clandestinas en la comuna. Gracias a esta labor hemos solucionado el problema que tenían algunos sectores, donde transitaban vehículos a alta velocidad, lo que se convertía en un riesgo constante para los vecinos".

Flores hizo un llamado "a no adoptar este tipo de conductas y así evitar poner en riesgo la integridad de las personas”.

Por lo pronto, la comunidad espera mayor fiscalización y presencia de Carabineros en la zona, como también medidas para mitigar el exceso de velocidad en la principal calle de Huamalata.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X