• La plazoleta Padre Damián Heredia, ubicada en la parte alta de Ovalle, es una de las obras que homenajea al cuestionado religioso que hace más de tres décadas fue denunciado por abuso contra menores de edad en Pucón. Foto: Roberto Rivas.
El sacerdote católico fallecido el año 1992, había sido denunciado por presuntos abusos sexuales en Pucón poco antes de ser trasladado a Ovalle el año 1986. Hoy un establecimiento educacional, una calle, una población y una plazoleta de la comuna, llevan su nombre como una forma de homenajearlo.

Una escuela del sector rural, una plazoleta, una población y una calle de Ovalle tienen algo en común; fueron bautizadas en honor al fallecido Padre Damián Heredia, un sacerdote católico que arribó a Ovalle el año 1986 y que se desempeñó  como párroco de la Parroquia El Santísimo Redentor hasta su muerte en el año 1992.

Hace algunos días el medio digital La Voz de Pucón, revivió graves cuestionamientos en contra del religioso, los que concretamente hablaban de abusos sexuales a menores que habrían ocurrido durante la primera mitad de la década de los ochenta en esa ciudad sureña, es decir, justo antes de su traslado a nuestra comuna.

“Es probablemente una de las historias más obscuras de los últimos 40 años en Pucón. Y pese a que ocurrió en la primera mitad de los años 80, es altamente posible que los efectos todavía marquen a algunos puconinos. Se trata de la denuncia por abusos sexuales a menores realizada en contra del sacerdote católico Damián Heredia Carrasco. El hecho, por cierto, impactó a la pequeña comunidad local que se dividió, como casi siempre se acostumbra, entre quienes apoyaban al religioso y quienes pedían justicia”, sostiene la investigación periodística en su primer párrafo.

Ahí se menciona además que el caso llegó hasta la Corte de Apelaciones de Temuco en donde se había acogido un recurso de amparo a favor de Heredia, dejando sin  efecto la encargatoria de reo emanada desde el Juzgado del Crimen de Villarrica. Esa noticia quedó consignada escuetamente en la edición del 11 de febrero de 1984 del diario El Mercurio.

En cuanto a las acusaciones, se sostiene que fueron interpuestas por un grupo de apoderados  de recintos católicos de Pucón en donde Heredia era el cura párroco que estaba a cargo de la dirección espiritual: La Escuela Fátima y el Liceo Pablo Sexto. 

Tras surgir las acusaciones fue cuando este religioso llegó a nuestra ciudad para convertirse en el nuevo párroco de la Parroquia El Santísimo Redentor,  en la población José Tomás Ovalle.  “Y efectivamente, quienes vivieron esa época en la parroquia recuerdan que el sacerdote Heredia se fue de Pucón de un día para otro. No hubo las acostumbradas despedidas ni nada de ceremonias. Simplemente desapareció”, dice el artículo.

Frente a los antecedentes y a la gravedad de las acusaciones - que pese a que ocurrieron hace casi tres décadas, aún pueden tener consecuencias en las posibles víctimas - surge la interrogante; ¿se debería eliminar su nombre de importantes obras ovallinas?

 Consultado por este tema, el alcalde de Ovalle, Claudio Rentería, señaló escuetamente que, "estaré atento al desarrollo de este caso para tomar las medidas que sean necesarias", no descartando de plano esta modificación.

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...
X