• La suciedad ocasiona que los locatarios tengan que limpiar la calle con agua y cloro. Crédito: Kamila M.
  • El problema se concentra en la intersección de calle Arauco con paseo peatonal. Crédito: Kamila M.
Crédito fotografía: 
Kamila M.
De acuerdo a locatarios y vendedores del perímetro, se debe a líquido percolado que expelen las bolsas de basura que se dejan ahí y que luego serían comprimidas al interior del camión recolector, ocasionando así verdaderas pozas de mal olor en esa calle. En relación al tema, el encargado del Departamento de Aseo y Ornato, Marcelo Tabilo, adelantó que, “se hará una propuesta para modificar la ordenanza municipal y normar el comportamiento de los locatarios del paseo peatonal”.

Un olor nauseabundo han debido tolerar por meses los locatarios y transeúntes de la intersección de calle Arauco con el paseo peatonal. Se trata de líquido percolado que escurre por la calle debido a la basura.

“Esto no es de ahora, esto es de siempre. A veces el olor es suave, otras es más fuerte, depende de la basura. Me da la sensación de que lo que deja esos olores, son los desechos que dejan las carnicerías o los negocios que expenden alimentos. Después los botan en la esquina y empiezan a correr los jugos. Luego viene el camión, el que recoge esa basura y además la comprime y queda el líquido en la calle”, relata un locatario que día a día debe lidiar con esta incomodidad que se acentúa la mañana siguiente tras el recorrido del camión recolector.

De hecho, relata que el martes pasado cuando llegó a abrir el local en donde trabaja, el ambiente estaba tan putrefacto que no tuvo otra alternativa más que barrer y aplicar cloro en la calle. “A raíz de eso publiqué en Facebook el tema y lo compartí con algunos concejales”, precisa.

La incomodidad ha afectado al barrio comercial de tal manera, que reconoce que entre los mismos vecinos se comparten cloro para tratar de neutralizar el fuerte olor.

Es tanta la persistencia del problema, que incluso llegaron a un punto en que se familiarizaron con el hedor, pero se dan cuenta que no es invisible para transeúntes ni clientes.  “Nos estamos acostumbrando. Ayer (martes) ya no sentía nada en la tarde pero vienen clientes o alguien pasa por ahí y lo preguntan. Entonces que entre un niñito de cinco años al local y diga ‘caballero que hediondo está aquí’, cuando yo ya pensaba que el olor se había ido, es porque ya estamos muy acostumbrados”.

Insólitamente asegura que hace dos años atrás mandó una carta al municipio por este mismo problema, pero no hubo avance en la materia. “No sé si vinieron o no, pero nunca supe. Ese documento tenía todas las firmas de los locales de este sector, incluso de la señora de un hotel porque el olor molestaba a los huéspedes”.

En cuanto a las soluciones, él propone que antes de dejar las bolsas de basura en la calle, sería ideal que los locales se cercioren de poder retirar todo el líquido de ellos y así evitar que se produzca el líquido percolado que tantas molestias les ha generado.

Otro comerciante que se ubica en plena intersección no desconoce el problema, “todos los días lidiamos con el olor. Tenemos que andar echando cloro para lavar la calle, la gente que pasa pregunta por qué está todo tan hediondo y le explicamos que es la basura”.

Otra locataria, añade, “la gente entra a la joyería y dice ‘tan hediondo el olor’, ‘tan raro aquí’ (….) El olor de la basura es horrible, se forman pozas”.

Una vendedora confiesa que se ha visto en la necesidad de limpiar ya que simplemente ahí no se puede estar. “No sé qué es lo que botan, parece que es agua de carne descompuesta. De hecho ayer (martes) tuve que comprar un cloro y echar ahí porque el agua de la basura queda estancada en la calle.  Hay días en que es más intenso el olor. La gente pregunta por qué está tan hediondo y huele perro muerto. El olor es tan fuerte que no se puede estar aquí”.

RESPUESTA MUNICIPIO

Dentro de las acciones que ha realizado la Municipalidad de Ovalle para abordar este tema, se encuentra el trabajo con la agrupación de recolectores Limarí Recicla, quienes tienen la labor de retirar los fardos de cartón que cada locatario del paseo peatonal les entregue, evitando que estos se acumulen en distintos sectores de esta avenida.

Para apoyar esta acción, desde el Departamento de Medio Ambiente se gestionaron dos estacionamientos exclusivos para la agrupación Limarí Recicla, ubicados en calle Arauco y Coquimbo, lo que permite hacer retiros expeditos y coordinados.

Junto a ello, Marcelo Tabilo, encargado del Departamento de Aseo y Ornato, explica que se han realizado diversas reuniones con los locatarios del paseo peatonal, “a partir de las cuales han surgido propuestas y acuerdos para, por ejemplo, regular el horario en que deben sacar la basura, así como también los horarios en los que debe pasar al camión recolector a recogerlas. A partir de ello y con todos los antecedentes que hemos reunido, se hará una propuesta para modificar la ordenanza municipal y normar el comportamiento de los locatarios del paseo peatonal”.

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...
X