• Irene Echeverría, la valiente trabajadora que evitó el robo de una cuadrimoto durante la tarde este lunes en Ovalle.
Crédito fotografía: 
Kamila M.
Este lunes Irene Echeverría fue testigo del accionar de antisociales que huían con una cuadrimoto que habían sacado desde el pick up de una camioneta estacionada. Sin pensarlo dos veces, ella los encaró e intimidó para recuperar el artículo.

Una acción valiente y aguerrida fue la que protagonizó Irene Echeverría, quien se desempeña como parquímetro en el centro de Ovalle.

Este lunes alrededor de las 18.30 horas ella se encontraba realizando su jornada laboral en calle Coquimbo, entre el paseo peatonal e Independencia. En ese momento se dio cuenta de la actitud sospechosa de cuatro sujetos.

“Me percaté que ellos entraron a la joyería y después se dirigieron hacia una camioneta estacionada. Los observé mientras yo estaba en la esquina del paseo peatonal. Me di cuenta que estaban desatando una cuadrimoto que estaba amarrada con un cordel en esa camioneta”, recuerda la mujer.

La situación le causó extrañeza ya que gracias a su larga trayectoria como parquímetro,  sabe reconocer a los dueños y ocupantes de los vehículos que se van estacionando. “Me di cuenta que no se trataba de los propietarios de la camioneta y corrí rápido hacia ellos, ya habían bajado la cuadrimoto y se la estaban llevando”.

En los instantes posteriores no titubeó y sin temor encaró a los cuatro sujetos mientras éstos intentaban continuar la huida. “Fui y los ataqué, les dije ‘entréguenme la moto, no es de ustedes. Me la entregan o arreglamos de otra forma, aquí yo soy la operadora que está a cargo de la calle y tengo que responder con esto. Así que me la entregan’”.

La trabajadora comenta que tras ello, los individuos la trataron de empujar, “les dije, ‘si lo siguen haciendo voy a llamar a Carabineros y los voy a mandar presos igual’”.

Luego de tensos segundos, los antisociales  huyeron y abandonaron la moto en plena calle. “Tuvieron que soltarla, no hallaron qué hacer, estaban confundidos e intimidados, no les di tiempo de reaccionar, lo hice con firmeza. No les demostré miedo”, declara.

Una vez que los delincuentes desaparecieron de calle Coquimbo, Echeverría movió la moto varios metros para así mantenerla a salvo. “Una persona de la joyería  corrió y me fue a ayudar, me dijo ‘se querían meter a mi tienda y no les resultó, y fueron a robar a la camioneta’. Quería asegurar la moto al lado mío, no la quería perder porque ellos se podían devolver y cobrar represalias”.

Posteriormente pidió ayuda,  “fui corriendo desesperada a buscar a Carabineros al paseo peatonal y los encontré”. Echeverría aclara que los sujetos no pudieron ser detenidos.

La arriesgada acción que  emprendió sacó aplausos entre quienes conocieron la historia.  “Estoy agradecida, actué rápido. Dios me ayudó porque a lo mejor los hombres venían armados o con cuchillos, entonces él me protegió. Voy a seguir haciendo este tipo  de acciones sin miedo, no le temo al delincuente ni a nadie, me siento segura de actuar, tengo esa energía de ayudar a los seres humanos. Soy una persona de buen corazón que le nace hacer cosas  nunca a cambio de algo. Voy a seguir ayudando a la comunidad de Ovalle”.

Una mujer sin miedo y honrada

Este tipo de acciones no son hechos aislados en la vida de esta mujer oriunda de Mantos de Hornillos, ya que hace algún tiempo logró salvar a un niño de un atropello, y hasta pudo evitar que una cartera extraviada cayera en manos equivocadas.

“La mamá de un niño se bajó a comprar a una carnicería de Benavente. Él se soltó de la mano y cruzó la calle cuando venía un vehículo, entonces yo lo agarré para que no lo atropellaran”, menciona.

Sumado a lo anterior, rememora diciendo, “durante un incendio de un restaurant, se le cayó la cartera al dueño y estaba botada. No toqué nada y llamé a carabineros”.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X