• La jornada del domingo culminó con la tradicional procesión.
  • A 10 de la mañana, se trasladó la imagen de El Niño Dios al sector de Los Paltos para dar comienzo a la Eucaristía solemne.
  • Durante la misa, bajo el lema “Él es la luz que ilumina a todas las naciones”, se encomendó a las miles de víctimas que sufren violencia a causa de conflictos políticos.
Crédito fotografía: 
Kamila M.
En Eucaristía Solemne numerosos devotos y romeros llegaron hasta el santuario limarino para orar por quienes sufren a causa de la violencia en diversos países del mundo. Más tarde se realizó la procesión.

Miles de fieles arribaron este fin de semana a Sotaquí para participar de la Fiesta del Niño Dios. 

Este domingo y desde temprano los feligreses fueron parte de las santas misas que se desarrollaron en la capilla. Luego, a las 10 de la mañana, se trasladó la imagen de El Niño Dios al sector de Los Paltos para dar comienzo a la Eucaristía solemne de fiesta que presidió el Arzobispo de La Serena, Mons. René Rebolledo Salinas.

Bajo el lema “Él es la luz que ilumina a todas las naciones”, se encomendó a las miles de víctimas que sufren violencia a causa de conflictos políticos, como el caso de Venezuela y Nicaragua, entre otros.

En la ocasión, fue bendecido por el Pastor Arquidiocesano el nuevo arco de plata de la sagrada imagen, en compañía de  los bailes religiosos y devotos de El Niño Dios.

“Este año la fiesta es el mismo día de la Epifanía. Esto es motivo de mucho gozo y regocijo en su manifestación por parte de la comunidad. La festividad no es tan solo significativa para lo sotaquinos y ovallinos, sino que también para los miles de peregrinos que han llegado provenientes de tantos lugares, con la finalidad de pagar sus mandas y, en gran medida, por la devoción que le tienen a la santa imagen de El Niño Dios. Como Santuario hemos querido centrar la festividad en los migrantes que han llegado a nuestra zona provenientes de países que sufren violencia, ya sea por motivos políticos, económicos, sociales, entre otros. Él Señor es quien guía a las naciones. Confiamos a nuestros hermanos en su divina protección”, declaró Rebolledo sobre la jornada.

Los fieles llegaron con toda la fe para ser parte de esta importante celebración. Uno de ellos fue Junior Daza, migrante proveniente de Venezuela y residente en La Serena, expresó sentirse “muy bendecido por todo el pueblo chileno que me ha acogido de la mejor manera. Que la Iglesia, en esta ocasión en la fiesta de El Niño Dios, una festividad tan grande, oren por nuestro país y por otros que sufren a causa de la violencia es una verdadera bendición. Esto es gracias a la intercesión de la divina misericordia de Dios”. 

En tanto, el gobernador de la Provincia del Limarí, Iván Espinoza, que estuvo presente en la jornada, expresó “yo creo en la espiritualidad y la fe de las personas. En estas manifestaciones es donde uno se acerca a Dios, quien es el que nos guía en todas nuestras acciones. Me gustaría motivar e incentivar la participación en estas actividades porque ayuda a ser mejores en el servicio público”. 

Por la tarde, tuvo lugar la tradicional procesión por las calles del pueblo limarino, ocasión en que la sagrada imagen fue saludada por miles de peregrinos que la esperaban a su paso.

Cabe destacar que se las autoridades realizaron diversas coordinaciones previas para garantizar el normal desarrollo de la fiesta más grande la provincia de Limarí. Una de las medidas fue el resguardo policial y el amplio operativo de instituciones como Carabineros, los cuales estimaron en 10 mil los asistentes al evento durante este fin de semana. 




Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...









X