• A la izquierda se ve la faena y a la derecha la Villa Los Peñones. Sólo metros separan las casas de la obra.
Crédito fotografía: 
Leonel Pizarro V.
El proyecto de Aguas del Valle ya está en construcción y se ubica a 6 metros de distancia de la Villa Los Peñones. Esta semana el municipio local determinó la paralización de la faena por no contar con la reglamentación vigente. Por su parte la empresa destaca que la obra beneficiará a toda la comuna de Ovalle.

Residentes de la Villa Los Peñones están en alerta por la construcción de un recolector de agua de varios miles de metros cúbicos, el cual funcionará  a sólo seis metros de sus casas.  La obra de la empresa sanitaria Aguas del Valle ya posee un porcentaje no menor de avance.

Los vecinos de esa villa dicen que hace dos semanas se percataron de la faena. “Empezamos a sentir movimiento de tierra, de camiones y hace 32 días atrás que ellos habían empezado el trabajo”, reconoce Paola Ramírez, propietaria de una de las casas.

Flor Serrano, otra de las residentes, asegura que después de la noticia, decidieron hacer una reunión informativa como comunidad,  ahí concluyeron que la situación era anómala, sobre todo porque consideran que sus casas corren riesgo. “Los vecinos más entendidos en el tema dijeron que esto no se puede hacer acá porque es un sector arenoso, es peligroso para nuestras casas y no hay seguro directo”, cuenta.

“La mayor preocupación que tenemos con este tema es que nos enteramos que está a 6 metros del deslinde de nuestras casas. Ellos tenían que haber hecho sus estudios sobre todo de suelo y ver que este es un sector inundable”, expresa Estela Castro, otra de las propietarias.

Sobre los alcances del proyecto, Ramírez puntualiza, “es un recolector de agua que va a tener una dimensión de 20 mil metros cúbicos, es un tranque. Se supone que se está haciendo este sistema para los momentos de emergencia”.

Además enfatiza, en que, “el problema no es que nosotros estemos en contra del proyecto en sí, porque es bueno que sea para la comunidad, pero el problema es que está detrás de nuestras casas. Este terreno además no es viable para la construcción y la envergadura de ese recolector porque seamos honestos; esta es una zona inundable. El temor de nosotros es que ante cualquier eventualidad, ¿quién nos responde por nuestras casas?”.

Los vecinos aseguran que no fueron tomados en cuenta durante la génesis de la obra. En palabras de Ramírez, “cuando Aguas del Valle se acercó a nosotros ya habían empezado el proyecto, nos buscaron después de que lo iniciaron, no antes.  A nosotros nunca nos han hecho llegar una carta, todo ha sido de persona a persona, por ejemplo, la primera vez que vinieron a buscarnos  vino una asistente social a informar”.

En ese plano, agrega que durante esos diálogos notaron cierta inconsistencia. “Cuando fuimos a hablar con ellos nos explicaron a grandes rasgos lo que era el proyecto, esa fue la primera luz de alerta que tuvimos porque nos dijeron que era para una cosa y al final es para otra. Nos habían dicho que este recolector sería usado en caso de emergencia, pero que pasado ese momento se iba a vaciar. Después cuando pedimos una reunión para presentar el proyecto, dijeron que ese recolector no podía mantenerse vacío, sino que al menos con ‘el 60% de su capacidad’”.

De hecho confidencia que entre los vecinos hay profesionales que tampoco están del todo convencidos con la obra, “acá tenemos vecinos que son entendidos en la materia y le empezaron a hacer preguntas técnicas (a delegados de la empresa en terreno) y ellos no supieron qué contestar”.

Ramírez concluye diciendo que, “si hubiera estado este proyecto antes, no hubiéramos comprado estas casas” y que además nada le asegura que no habrá problemas derivados de la cercana construcción, “a mí nadie me certifica realmente que los materiales que están usando son de alta calidad, como ellos dicen”.

Por su lado, Castro cierra comentando de forma tajante, “queremos en definitiva que este proyecto  no se haga acá, que se traslade a otro lado pero que no lo construyan encima de nuestras casas. Les dije a ellos ‘Aguas del Valle tiene tanta plata que, ¿por qué no compraron un terreno donde realmente pueden trabajar y pueden hacer ese estanque?”.

Municipio: “Este proyecto no está autorizado”

Respecto a este tema, el alcalde Claudio Rentería, aclaró que este lunes 13, “nuestro director de Obras notificó a la empresa Aguas del Valle por no tener la reglamentación vigente, por lo tanto, se paralizó la obra en forma inmediata”.

Rentería añadió que la empresa no pidió autorización, “en ninguna posición de hecho”, y añadió, “si quieren hacer obras por lo menos señalen los permisos correspondientes de acuerdo a la normativa, y si no es eso, ellos debían haber informado que estaban haciendo una piscina de 23 mil metros cúbicos. Eso no lo vamos a aceptar”.

Sobre los vecinos, indicó,  “los voy a apoyar siempre porque creo que es una obra que no se consensuó con la comunidad y menos con la autoridad. Estamos respaldando fehacientemente a cada uno de los vecinos del sector”.

De esa forma, dice que como municipio,  “vamos a enviar los inspectores para que ellos (la empresa) no trabajen y no hagan las faenas y así no se produzca la ‘ley de los hechos consumados’, la cual a esta alcaldía no le parece”.

En cuanto al futuro del proyecto, la autoridad mencionó, “tendrán que buscar otras alternativas, pero ahí no”.

Empresa

Alejandro Salazar, subgerente zonal Limarí de Aguas del Valle, sostuvo que, “el proyecto en Ovalle tiene una inversión de más de $1.728 millones, considera la construcción de un estanque de almacenamiento de agua de 23.000 m3, diseñado con altas medidas de seguridad y de acuerdo a la última norma sísmica chilena, que fue actualizada tras el evento de 2010”, expresó sobre las características de la obra.

En cuanto a las repercusiones de la estructura, detalló que, “es una de las más relevantes que estamos ejecutando en la provincia de Limarí y permitirá enfrentar de mejor modo episodios como los de turbiedad, pues nos dará una autonomía de 20 horas en horario de máximo consumo para más de 26 mil hogares de Ovalle. Se trata de una de las obras que estamos realizando para enfrentar de mejor modo los fenómenos que trae aparejado el cambio climático y de esta forma entregar un mejor servicio a nuestros clientes”.

Además contó que tienen dos tranques de las mismas características en Combarbalá, Punitaqui y Canela, y se está finalizando uno en Monte Patria. A ello se sumará uno en La Serena.

En cuando a la inquietud de la Villa Los Peñones, manifestó que, “entendemos que los vecinos puedan estar preocupados por el desarrollo de las obras, por eso nos hemos reunido con ellos para presentarles el proyecto, encuentros que siguen en marcha de modo de abordar una a una las inquietudes que puedan tener en una mesa de trabajo. Lo mismo hemos hecho con el municipio y la gobernación.  Queremos garantizar que el diseño del proyecto, el proceso de construcción y su operación resguardan adecuadamente la seguridad del entorno, además de respetar todas las normativas asociadas a ello”.

Finalmente concluyó mencionando que, “el diálogo sigue abierto y esperamos trabajar en conjunto con estos vecinos para que ellos tengan las certezas que necesitan y esta obra, tan importante para todo Ovalle, pueda avanzar”.

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...
X