Crédito fotografía: 
Leonel Pizarro
Aunque todavía no está oficialmente entregado ni inaugurado, la estructura que tardó casi dos años en construirse llegó para facilitar los procesos de descarga de la pesca y la cosecha marina, haciendo menos pesado el trabajo para los pescadores

Aunque en un principio no estaban muy convencidos de su conveniencia, tras un par de meses de uso destacan que no se imaginan ahora su labor sin esa estructura. Es así como los pescadores de Caleta Sierra en el borde costero al sur de la comuna de Ovalle valoran el muelle y las nuevas herramientas con las que trabajan en la zona.

El muelle y centro de acopio para la localidad pesquera fue un proyecto del gobierno nacional que no estuvo exento de polémicas y trabas, ya que se necesitaban primero regular algunas normas y propiedades con los terrenos en los cuales estaría enclavado.

Una vez lograron despejar la duda, y decretar que toda la herradura de la caleta fuese propiedad fiscal, se logró avanzar con la construcción del muelle que tardó aproximadamente dos años, ya que la pandemia obligó a retrasar el proyecto.

Aunque todavía no está oficialmente entregado e inaugurado por las autoridades, ya la Asociación Gremial de Pescadores de Caleta Sierra cuanta con la autorización de uso, lo que les ha cambiado la dinámica y los procesos para cargar, descargar, y hacer mantenimiento a las embarcaciones de los más de 50 miembros de la organización y los 40 pescadores autorizados, pero que no están afiliados a la institución.

“Al principio no queríamos que se interviniera a caleta, pero son cosas que llegaron para acercarnos al futuro y para desarrollar mejor el trabajo que al final nos trae un mejor vivir a todos. Ahora sabemos que era necesario porque los pescadores van envejeciendo y hay que buscarles la comodidad, porque antes todos los esfuerzos se hacían por la playa y costaba mucho, era un gran esfuerzo”, señaló a El Ovallino la secretaria de la organización gremial, Katalina Vega.

Con un muelle al nivel, los pescadores solo deben fondear la lancha a un lado y descargar los productos que traen, sin necesidad de traspasar a botes pequeños o meterse al agua. Recordó además que para sacar uno de los botes de la playa, para hacerles el respectivo mantenimiento requería del esfuerzo de al menos veinte hombres, mientras que ahora con solo uno es suficiente.

“A un lado del borde tenemos una grúa hidráulica que levanta cinco toneladas y un solo operador puede hacer el trabajo de sacar una embarcación. Somos quince operadores autorizados para manejarla, quienes recibimos la capacitación sobre su funcionamiento”, aseguró la dirigente.

En la caleta residen entre 60 y 70 familias y todos de una u otra manera viven de la pesca y los productos del mar, por lo que contar con el muelle y sus herramientas les entrega cierta tranquilidad en la parte laboral.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X