Crédito fotografía: 
Cedida
Ambos recintos comunitarios se construyeron gracias a recursos municipales, que en conjunto superaron los 130 millones de pesos. Autoridades destacaron las políticas del municipio para darle a los vecinos lugares que cuenten con todas las condiciones para reunirse y realizar actividades.

Un denominador común tenían los residentes de la población ANFA II y la localidad de Barraza Bajo, pues no contaban con una sede social en buenas condiciones. Pero este panorama cambió, puesto que el municipio de Ovalle realizó una inversión que superó los 130 millones de pesos, lo que permitió la construcción de recintos comunitarios con todas las comodidades y espacios necesarios para el desarrollo de los vecinos.

La población ANFA II se conformó en el año 1991 y desde ese momento el contar con una sede social nueva se convirtió en uno de los principales desafíos. Fue así como iniciaron un trabajo con el municipio de Ovalle, el cual dio sus frutos, pues desde ahora cuentan con nuevas dependencias. La obra tuvo una inversión de 89 millones de pesos y permitió la construcción de una sede de dos pisos que cuenta con un salón de eventos, un área de cocina, servicios higiénicos y amplios espacios para el desarrollo de talleres.

El presidente de la junta de vecinos Anfa II, Enrico Angotzi sostuvo que es un “logro maravilloso, porque luchamos mucho y de a poquito fuimos trabajando para obtener nuestra nueva sede. Este terreno era un área verde y con los profesionales del municipio tuvimos que hacer un cambio de uso de suelo, pero hoy estamos maravillados porque nuestra sede parece un departamento de lujo y lo mejor es que está acorde con todas nuestras necesidades”

El corazón de la localidad

Asimismo, la localidad de Barraza Bajo durante años espero una obra de esta envergadura, porque contaban con un recinto de adobe, el cual se encontraba deteriorado. Fue así como el municipio de Ovalle inyectó recursos por más de 40 millones de pesos, los que sirvieron para remodelar su sede social, que desde ahora cuenta con un salón de eventos, área de cocina, bodegas y nuevos servicios higiénicos. “Feliz, porque la sede es el corazón de nuestra localidad, porque si no tenemos un espacio donde reunirnos o para hacer actividades no somos nada y no podemos obtener recursos. Acá nos reuniremos todas las instituciones de Barraza Bajo y está disponible para todos quienes quieran ocuparla” sostuvo Rosa Alvayay, presidenta de la junta de vecinos de Barraza Bajo.      

Una de las políticas que tiene el municipio de Ovalle es “invertir recursos propios para que los vecinos, tanto del sector urbano, como rural, cuenten con sedes sociales nuevas y de acuerdo a sus necesidades, porque se hace un trabajo en conjunto con cada junta de vecinos y este es fruto del trabajo constante y comprometido de nuestros profesionales y los dirigentes sociales”, indicó el alcalde Claudio Rentería en la entrega de las sedes sociales.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X