Crédito fotografía: 
Cedida
De acuerdo al último boletín climático del Ceaza, las precipitaciones estarían por debajo del rango de lo normal debido, principalmente, al fenómeno de La Niña. Registro de nieve en la provincia presenta record negativo.

Según indica el último boletín climático entregado este lunes por el Centro de Estudios Avanzados en Zonas Áridas, Ceaza, la región estaría lejos de superar las adversas condiciones de escasez hídrica registradas en los últimos años.

El reporte indica que para el trimestre mayo/junio/julio del 2022 se pronostican precipitaciones por debajo del rango normal para la época del año en toda la región, así como en gran parte del país.

De acuerdo al modelador estadístico de geociencias de la institución científica, Cristian Muñoz, “el panorama para este trimestre es bastante precario en términos de precipitación ya que se espera que continúe la sequía que actualmente azota la región. Esta sequía se mantiene con un déficit de precipitaciones de alrededor del 70%  y principalmente se debe a que está ocurriendo el Fenómeno de la Niña”.

El especialista advierte que se espera que el Fenómeno de La Niña persista hasta bien avanzado el invierno, “por lo que esta condición seca debería persistir durante el próximo trimestre. Además, a La Niña, se asocian temperaturas por debajo del rango normal a lo largo de la costa de la región las que persistirían, también, bien avanzado el invierno”.

Pronóstico bajo la lupa

Respecto a la metodología empleada para poder obtener un pronóstico estacional de manera confiable, Muñoz explica que para ello se analiza un conjunto de datos que permiten llegar a un consenso.

“Nosotros obtenemos la información de modelos globales, estos modelos son representaciones numéricas de cómo se comportará el sistema atmósfera – océano durante los próximos meses. Dichos modelos son ejecutados por instituciones internacionales y cada una de estas instituciones produce su propio modelo, los que en consenso, muestran que la condición seca persistirá aquí en Chile Central”.

Situación actual

De acuerdo al boletín climático de la institución, hasta el mes de mayo del 2022, el agua embalsada en la Región de Coquimbo corresponde a un 13% de su capacidad total, son diferencias sustanciales entre las distintas provincias. Además,  las precipitaciones acumuladas en costa y valles durante el inicio de la temporada lluviosa han sido escasas, lo que implica valores deficitarios importantes y consistentes con el 80% de déficit promedio en el nivel de caudales.

Déficit en cifras

Por otra parte la hidrológica Aguas del Valle dio a conocer una nueva actualización de su reporte hídrico, el que evidencia la grave situación de sequía que afecta a toda la Región de Coquimbo.

Ante este escenario, el gerente regional de Aguas del Valle, Andrés Nazer comentó de las medidas que se están tomando desde la sanitaria y reiteró el llamado a ser prudente con el uso del agua. “Seguimos monitoreando de forma permanente las cuencas y embalses de nuestra región y trabajando arduamente en la construcción de nuevos pozos y en la generación de acuerdos que nos permitan reforzar el sistema para mantener la continuidad del servicio en toda nuestra área de concesión”, explicó.

Según los últimos registros el déficit de precipitaciones en La Serena alcanza un -97,7% (0,2 mm acumulados); la comuna de Illapel -95,5% (1,4 mm); y Combarbalá -99,7% (0,1 mm).

En relación con la cantidad de agua embalsada, Puclaro (provincia de Elqui) cuenta con un 24,5% de su capacidad total; La Paloma (provincia del Limarí) un 11,5%; mientras que en Choapa, El Bato no supera el 5,1%.

En cuanto a la nieve, la Estación Vega Negra, en la cordillera de la provincia de Limarí, registra una disminución de un 99,7% respecto a su promedio anual histórico, con sólo 1 mm acumulados.

 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X