Crédito fotografía: 
Cedida
El emprender, conservar autonomía económica y mantener las labores domésticas ya es un tarea difícil en tiempos de normalidad, pero el panorama frente a la emergencia sanitaria, cada día se transforma en una pendiente cuesta arriba para muchas mujeres que son el sustento de la familia. Ante esto, el Servicio Nacional de la Mujer y Equidad de Género, mantiene el trabajo colaborativo a través de sus programas para entregar las herramientas necesarias y fortalecer sus fuentes laborales.

No es misterio para nadie que el emprender en época de pandemia es complejo, más aún cuando además de la preocupación económica hay que lidiar con las tareas domésticas y crianza. Son varias las mujeres que son el sustento de su familia y tras la emergencia sanitaria tuvieron que reinventarse para poder mantener autonomía económica en tiempos difíciles.

Marlene Pizarro Araya, es de Ovalle y antes de la pandemia se dedicaba a la Terapia Alternativa y Cuencos Tibetanos. Su rubro es la salud y bienestar y durante estos meses ha tenido que modificar su fuente laboral  tras la emergencia sanitaria. “Tuve que cerrar mi consulta y me quedé sin ese ingreso, pero como buen emprendedor, de las dificultades debemos tratar de encontrar oportunidades y comencé a fortalecer la línea de emprendimiento de artesanía. Comencé a potenciarla a través de las redes sociales”, explica.

Esta tarea no sido fácil debido a la compatibilidad entre el emprendimiento y el cuidado de sus tres hijos; “el pequeño tiene tres años, la del medio está por cumplir cinco y el mayor tiene 12 años”, agrega Marlene, quien se ha dedicado a la artesanía en el rubro de la terapia. “En invierno realicé guateros con semillas y tuve buena aceptación. La terapias no las puedo realizar de manera presencial, por lo tanto hago preparados según las necesidades de cada persona: hay clientes que por Whatsapp me dicen que se sienten angustiadas o no pueden dormir,  hago las fórmulas que más le convenga y luego las entregamos por delivery”, explica.

Ésta la modalidad que utiliza la joven madre para potenciar su negocio y no dejar de trabajar. “Así no dejo de generar ingresos y complementar las labores de la casa de mama y emprendedora”, expresa Pizarro.

Para las más de mil mujeres jefas de hogar de la región, existen apoyos de fortalecimiento y empoderamiento a través del Servicio Nacional de la Mujer y Equidad de Género por el programa “Mujeres Jefas de Hogar”.

El programa de SernamEG mantiene un constante trabajo con las mujeres de la región desde hace ya varios años el cual contribuye al fortalecimiento de la autonomía económica de más de mil mujeres en todo el territorio, entregándoles un conjunto de herramientas que les permiten fortalecer las condiciones para su empoderamiento, su empleabilidad (en actividades económicas dependientes o independientes) y mejorando sus competencias laborales y calidad de vida.

 A su vez, la iniciativa es ejecutada en trece comunas de la región, a través de los municipios y encargadas comunales, quienes fueron parte de una enriquecedora instancia de conversación y análisis de avances y desafíos. La jornada denominada “De lo presencial a lo virtual”, es el nombre que representa cómo han adaptado su trabajo en tiempos de pandemia, digitalizando los talleres y acompañando a las participantes en este arduo proceso.

Daisy García, es otra emprendedora que participa del programa Mujeres Jefas de Hogar”, quien se dedica a la repostería y preparación de alimentos venezolanos desde hace un tiempo. Lleva tres años en Chile y viven junto a sus hijos, yerno y nietos. Este impulso lo logró que Daisy iniciara una actividad económica, situación que era impensada hace un tiempo atrás debido a que se encontraba al cuidado de sus nietos y laboras domésticas, además de la falta de ahorros.

“Poner un negocio aquí en Chile lo veía difícil, porque necesitaba mucho dinero, pero cuando ves la realidad de los sueldos de mis hijos y así no podíamos ahorrar. Con el programa vi la luz en el sentido que me motivaron y ya estoy empezando, entrego productos a un negocio y así voy potenciando mi emprendimiento”,  precisó García, quien agradeció la instancia de contenido y fortalecimiento.

Por otro lado, Ylvia Escalona también comenzó la emprender en la repostería, la iniciativa la tuvo con el fin de enviar dinero a su hijos que se encuentran estudiando, sostiene que este ingreso le ha ayudado para complementar junto a su marido. “Este emprendimiento nos ha ayudado como familia sobretodo en estos tiempos difíciles”, explicó la usuaria del programa, la cual asistió al último encuentro de “De lo presencial a lo virtual”.

Las comunas de La Serena, Coquimbo, Paihuano, La Higuera, Andacollo, Ovalle, Monte Patria, Punitaqui, Combarbalá, Canela, Illapel, Los Vilos y Salamanca, fueron parte de esta iniciativa, con la que -a pesar de la contingencia-, continúan avanzando en el desafío de una región con mayor autonomía femenina.

La oportunidad, fue encabezada por la Directora Regional del SernamEG, María Soledad Rojas Pinto, quien destacó “se agradece el trabajo y compromiso de las profesionales que han tenido la capacidad de reinventarse, de estar a la altura de la contingencia y de los tiempos difíciles que estamos viviendo”.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital