Crédito fotografía: 
El Ovallino
Las obras de paisajismo alcanzaron una inversión inicial cercana a los seis millones de pesos, financiados con recursos fiscales. Autoridades advierten del daño patrimonial que afecta a la misma ciudadanía

Valentina Núñez / Ovalle

 

Ciudadanos que frecuentan la Costanera han visto como durante las últimas semanas, las pinturas que adornan los muros de roca de la Avenida Circunvalación han sido intervenidas con rayados que empañan el trabajo realizado hace años por artistas regionales.

“Los murales, más que una simple pintura, hablan de nuestra identidad como ovallinos y que venga alguien a rayarlos y arruinarlos, no es una expresión de arte, es más bien un daño al patrimonio. Situación que también se repite en un mural de la feria, que rayaron y arruinaron. Entiendo que es una forma de expresarse, pero deberían hacerlo en muros autorizados y no rayar la ciudad sin pensar”, criticó María José Araya, usuaria de la zona.

En tanto Mirna Quevedo, quien también es asidua visitante de esos espacios abiertos, agregó que “la Costanera se utiliza mucho para hacer deporte y ha ido ganado espacio entre los ciudadanos, porque antes no transcurría gente por ese sector. Los murales son como postales de nuestra ciudad y son un ícono para quienes hacen uso de esa vía, por lo que da pena que lo estén destruyendo de esa forma, con rayados sin sentido”.

 

Proyecto completo

 

Cabe mencionar que los murales corresponden a una iniciativa de la municipalidad, porque dentro del proyecto de la Costanera del Limarí venía inserta la realización de paisajismo, pintura o revestimiento para estas paredes, y que habrían costado unos seis millones de pesos.

Al respecto, el alcalde de la comuna, Claudio Rentería, se refirió al tema, indicando que “estamos muy preocupados por los daños que se han generado en la Avenida Circunvalación, porque contábamos con lindos murales los cuales han sido rayados y dañados al igual que otras zonas de la ciudad. Debido a esto, nosotros estamos haciendo las averiguaciones para dar con el paradero de estas personas, con el fin de realizar las acciones legales correspondientes, porque queremos evitar este tipo de conductas que no generan ningún aporte y sólo afectan a nuestro entorno”.

 

Historia

 

Para quienes visitan la ciudad de Ovalle o transitan habitualmente por Avenida Circunvalación en dirección sur o norte, es habitual prestar atención a las pinturas en los muros de roca en el costado que da al río Limarí, una iniciativa que se realizó en conjunto entre la Dirección de Obras Municipales, la Corporación de Cultura y la empresa encargada de ejecutar los trabajos de construcción de la avenida, hace poco más de cinco años, con el objetivo de agregar valor a un sector apartado de la ciudad, el cual anteriormente solía estar cubierto con matorrales, escombros y basura.

Los trabajos fueron realizados por tres muralistas regionales: Carlos Álvarez, Isâias Otûout y Ricardo Díaz, quienes tomaron como base las propuestas entregadas por la Corporación Cultural Municipal de Ovalle, con temáticas patrimoniales, arquitectónicas y culturales, como el Valle del Encanto, el Parque Nacional Bosque Fray Jorge, la cerámica diaguita y edificios patrimoniales.

Cabe mencionar, que con el paso del tiempo, las pinturas fueron respetadas por el público que transita por la zona y por quienes residen en los alrededores, pero durante el último tiempo se han visto alteradas por rayados sobrepuestos sobre la idea original.

El director ejecutivo de la Corporación Cultural Municipal de Ovalle, Ifman Huerta, lamenta profundamente lo sucedido y señala que “no solo ha pasado en los murales, sino en gran parte del centro de la ciudad. Es lamentable, porque en el mundo de las artes visuales, especialmente en lo que respecta al muralismo y grafiti, hay códigos y acá claramente no se respetaron. Nosotros hemos estado trabajando junto a Carlos, uno de los artistas visuales que fue parte del proyecto, en la búsqueda de recursos e instancias para poder repararlos y dejarlos como estaban, ya que estos murales se constituyen no solo como un museo al aire libre sino que también, se han transformado en un ícono turístico de la ciudad y la idea es poder resguardarlos y que la ciudadanía y resto de los artistas puedan darle el valor que corresponde y respetar el trabajo de los tres artistas que fueron parte del proyecto”.

Los murales de la Costanera además de aportar al embellecimiento y rescate de identidad de la provincia de Limarí, contemplaron tres semanas intensas de trabajo a la intemperie y una gran inversión de recursos, a través de privados y gestión de proyectos. Esfuerzos que ahora se ha visto opacado por actos de este tipo.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital