• Autoridades y vecinos participaron en la visita inspectiva realizada durante la mañana del martes para ver en detalle las obras que aún faltan por construir en la ruta D-43.
Crédito fotografía: 
CEDIDA
Junto a los vecinos que viven aledaños a la ruta, los principales personeros del ejecutivo y la empresa Sacyr realizaron una visita inspectiva a la carretera D-43 para reunir los últimos antecedentes sobre las obras que aún se deben construir y así poder definir un presupuesto para su financiamiento, el cual será asumido por el Ministerio de Obras Públicas.

Desde que se procedió a la apertura de la ruta D-43 para su uso –en medio de la polémica por el alto cobro del peaje – arreciaron las críticas de parte de diversos sectores, en especial de las comunidades aledañas a la carretera, en relación a la falta de obras de seguridad vial que presentaba la ruta o a la construcción deficiente de algunas de sus terminaciones.

Estas demandas levantadas por los vecinos, fueron incluso parte de los antecedentes que justificaron la presentación de un recurso de protección por parte del diputado Pedro Velásquez en contra de la empresa concesionaria, para intentar detener la puesta en marcha de la vía.

Es así como durante la mañana de este martes, el gobernador del Limarí, Darío Molina y el seremi de Obras Públicas, Pablo Herman, efectuaron un recorrido por la ruta D-43, donde se reunieron con representantes de diversas localidades aledañas a esta doble vía, los cuales reiteraron la solicitud de ejecución de obras adicionales de seguridad vial, principalmente, pasarelas y paraderos, las cuales no fueron consideradas en el contrato original de la concesión, ni en la obras complementarias que se ejecutan actualmente.

Acompañados por el gerente general de la empresa Sacyr, Luis Felipe García, ambas autoridades oficiales realizaron este recorrido con el objetivo final de reunir los últimos antecedentes sobre las obras que aún se deben construir y así poder definir un presupuesto para su financiamiento, el cual será asumido íntegramente por el Ministerio de Obras Públicas, sin cargo al actual valor del peaje.

Al respecto, el gobernador del Limarí, Darío Molina, quien solicitó realizar esta visita inspectiva, señaló que “hemos estado junto a los vecinos desde hace casi 6 meses trabajando para ver todas las obras que faltaban para dar tranquilidad y seguridad a los vecinos aledaños a la carretera”.

En uno de los puntos más críticos de la ruta -el cruce hacia el sector de Puerta del Sol, casi al llegar a Ovalle - el gobernador reiteró que el gobierno se ha comprometido con todos los vecinos de la carretera para dar pronta solución a los numerosos problemas viales que aún deben enfrentar las personas en du diario vivir.

Por su parte, el seremi de Obras Públicas, Pablo Herman ratificó que el costo por las nuevas obras por hacerse no será traspasado al ya alto valor del peaje, agregando que esperan contar prontamente con el presupuesto final para dar comienzo a las obras que aún restan por construir.

“Este recorrido lo hicimos en conjunto con el gobernador y con la concesionaria, para definir en detalle todas las obras a realizar, y con eso nosotros solicitarle a la concesionaria que empiece a realizar el diseño de ingeniera en detalle y así poder definir un presupuesto oficial que nos permita recurrir con esos recursos para realizar las obras” afirmó Herman.

Entre las obras a construir se cuentan nuevos cruces y mejoras para asegurar la accesibilidad y distancia entre pasarelas y paraderos.

En ese sentido, el gerente general de Sacyr Chile, Luis Felipe García, señaló que durante el recorrido, se analizaron las nuevas obras que se están proponiendo, viendo su factibilidad, así como las posibilidades de mejoras o modificaciones que se deben realizar.

“Vamos a dar lo mejor de nosotros para que los proyectos que tienen que salir a partir de este punto, solucionen los problemas de la gente” aseguró.

ACCESOS A PARADEROS

Precisamente, uno de los mayores defectos que presenta la ruta – al menos en su tramo que recorre la provincia del Limarí, entre Ovalle y Las Cardas – tiene que ver, como se decía anteriormente, con el tema de accesos hacia ella y las largas distancias que vecinos deben recorrer para acceder a un paradero.

Ese es el caso de la comunidad de Higueritas Unidas, cuyo presidente, Oriel Rojas, acompañó a las autoridades en el recorrido.

Al respecto, el dirigente vecinal explicó que dicha comunidad se extiende por un total de 7 kilómetros –entre el kilómetro 19 y 26- y en donde existen siete atraviesos: dos pasarelas y cinco atraviesos subterráneos, siendo estos últimos los que a juicio, de Rojas, presentan mayores problemas en su construcción.

“Los atraviesos subterráneos que están en la zona de Higueritas Unidas dejan mucho que desear. Por ejemplo, necesitamos un ensanchamiento del acceso mismo hacia los túneles, pues está muy angosto, apenas cabe una silla de rueda, y las curvas son muy cerradas. Además, los muros que quedan al ingresar en esta rampa están con la tierra suelta, no están sujetos con materiales como concreto” indicó Rojas.

De todas formas, para este dirigente vecinal la visita de las autoridades al lugar y el compromiso que éstas adquirieron con los vecinos de ejecutar de una vez por todas las obras faltantes, lo deja un poco más tranquilo.

“La autoridad se ha comprometido a buscar una solución de acuerdo a lo que se necesita  en este siglo XXI y de acuerdo a los tiempos que vivimos” señaló.




Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...




Lo más visto hoy






X