• Bajar el valor del peaje a precios “que sean justos”, es el objetivo de la marcha que se llevará a cabo este viernes.
Crédito fotografía: 
ROBERTO RIVAS
La intendencia regional será la meta de la marcha de este viernes, - organizada por agrupaciones sociales de la provincia – y que tendrá su salida a las 10 de la mañana. El objetivo es entregar una carta a la intendenta Lucía Pinto donde le expresan la molestia de los habitantes del Limarí por el alto costo del peaje, solicitando estudiar una pronta solución a dicho problema.

Desde el frontis del Estadio Diaguita, pero también desde la Alameda de Ovalle como punto de partida, se iniciará este viernes la gran caravana de autos y buses los que circularán por la ruta D-43 hasta la ciudad de La Serena, para dar a conocer la fuerte molestia que existe entre la comunidad limarina y los usuarios de la doble vía ante las autoridades regionales, por el alto valor del peaje de esta carretera.

En ese sentido, desde las agrupaciones ciudadanas hicieron un fuerte llamado a la comunidad a unirse y participar en esta movilización, pues el objetivo es buscar de manera rápida y oportuna una solución a una situación que se está traduciendo en un fuerte castigo a los bolsillos de los usuarios de la carretera que une Ovalle con la capital regional.

Al respecto, la movilización convocada para este viernes se iniciará a las 10 de la mañana, esperándose llegar a La Serena, a eso del mediodía, tras lo cual, se pretende caminar hasta la intendencia regional para hacer entrega de una carta a la intendenta Lucía Pinto.

“El problema por el alto valor del peaje ya es un problema de Estado. Queremos que se pongan los pantalones y se pueda entregar un subsidio y ver la solución a esto” sostiene al respecto, Fernando Elorza, dirigente del movimiento Dignidad por Limarí.

En ese sentido, Elorza sostiene que los habitantes de la comuna de Ovalle “no tienen los recursos para pagar un costo tan grande por un peaje. La idea es marchar a la intendencia, entregar un manifiesto a la intendenta que ojalá nos reciba, y expresarle esto, para que sea una política de estado, que no sea solo un problema local, y que se dé una solución, no una ‘posible’ solución, y que sea a la brevedad” sostuvo, agregando que la comuna “tiene que despertar. ¿Hasta cuándo nos pasan por encima?”.

PETITORIO

La movilización que pretende hacerse tiene como fin expresar – como ya lo han dicho los organizadores – y hacer visible, pero de una manera mucho más masiva, la rabia y la impotencia que sienten muchos habitantes de la provincia del Limarí, así como de La Serena y Coquimbo, por el alto costo del peaje, sumado a que la carretera aún no está terminada y presenta deficientes medidas de seguridad en diferentes sectores de la ruta.

En ese sentido, en la misiva que las agrupaciones pretenden entregar a la intendenta se plantean tres problemas a resolver: bajar el peaje a un precio razonable que es el objetivo principal, mejorar el enlace a Río Hurtado, y estudiar el cambio del peaje de la ruta 5 Norte hasta ante de Quebrada Seca.

“Este sería para nosotros un acto de igualdad, sería una señal positiva de parte del gobierno” sostiene por su parte, Rodrigo Gálvez, dirigente de la agrupación Cambiemos el Peaje.

Al respecto, Gálvez insistió que participar en esta marcha es importante y por eso, se es necesario a su juicio, “que la gente no siga dando más excusas. Esta movilización es para la gente que de verdad, le duele el bolsillo. Uno no sabe si el día de mañana padeceremos una de las 15 patologías de salud que hoy día no están en Ovalle y sí están en La Serena, y por lo mismo, quizás tengas que viajar tres veces a la semana con el gasto que eso implica por el peaje, sólo porque no fuiste a marchar” asegura.

ALCALDE LLAMA A LA UNIDAD

Además de las organizaciones ciudadanas que son quienes se han unido en torno a esta sentida demanda, autoridades locales y regionales no han querido estar ausentes de esta actividad pues señalan, comparten la indignación de los ciudadanos.

Al respecto, el alcalde de Ovalle, Claudio Rentería reiteró su rechazo al alto valor del peaje, señalando que “se logró una rebaja después de reunirnos con el ministro de Hacienda, pero no es suficiente. Creo que el gobierno debe buscar las fórmulas, para abaratar estos costos y más aún evitar que se siga cancelando por una ruta que no se encuentra terminada en un 100%”.

Rentería agregó por eso que “seguiré apoyando el movimiento ciudadano para que tengamos el peaje a un precio justo porque siempre mi prioridad como autoridad ha sido el bien común” indicó, aunque aclaró que “sólo pido unidad y que no aparezcan personas que se aprovechan de estos movimientos para después postular a cargos públicos, eso me parece de mal gusto” afirmó, insistiendo en que “acá no se trata de buscar culpables, hay que buscar soluciones”.

PROBLEMA REGIONAL, NO LOCAL

Por su parte, el diputado Pedro Velásquez, quien presentó un recurso de protección en contra de la empresa concesionaria, calificó esta obra como un “mal proyecto, mal confeccionado, con una serie de obras importantes que faltan para que sea una doble vía de calidad”.

Velásquez sostiene que la misión del gobierno debe ser buscar todas las alternativas posibles para bajar el peaje, y que a su juicio, la única alternativa posible para el ejecutivo es “que asuma el financiamiento tal como lo ha hecho con el Transantiago, o con las millonarias inversiones que han hecho en La Serena y Coquimbo con los últimos pasos sobre nivel, que superan incluso, la cantidad de recursos que hoy día le invirtieron a la ruta D-43”, ante lo cual manifestó “soy ‘1000%’ partidario de las movilizaciones”.  

Por otro lado, y compartiendo la línea expuesta por los organizadores de la movilización, otros parlamentarios aseguran que el alto costo de la ruta Ovalle-La Serena no puede seguir siendo abordado como una problemática exclusivamente de la provincia del Limarí, pues la carretera cumple una importante función de conectividad para toda la zona interior de la región.

El senador Jorge Pizarro comparte precisamente esta visión, ya que la idea siempre se pensó como una vía alternativa a la ruta 5 Norte, por lo cual, el costo de la obra debería ser compartido.

“La carretera es regional y siempre fue planteada así. No puede ser que la gente del Limarí asuma sólo ella el costo. Aquí hay que evidentemente, entender que es un problema regional que tiene que ser encarado con esa visión” argumentó.

De paso, explicó que el estándar de la actual ruta es sensiblemente inferior al de otras autopistas concesionadas del país, pero que en proporción, el valor por kilómetro recorrido en esas carreteras es inferior a lo que se está cobrando acá. Por lo tanto, para el senador, estas características permitirían “dar argumentos como para poder revisar el contrato de concesión y por supuesto, bajar los peajes. La forma de hacerlo es con una negociación directa con la concesionaria y eso lo tiene que hacer el Estado. El compromiso que ha adoptado la intendenta regional es que eso se revise a la brevedad” indicó.

Por su parte, el diputado Francisco Eguiguren también manifestó su apoyo a las demandas, aunque se mostró cauto al momento de proponer alguna cifra probable para el peaje, especialmente, por las obras adicionales que se hicieron - y se están haciendo- en estos momentos para terminar la doble vía.

“Hay compromisos que asumir que se deben pagar. Pero si creo que hay caminos distintos, creativos, hay que usar la inteligencia, la creatividad. Hay que estudiar formas de cómo podemos bajar el valor del peaje. Estudiar por ejemplo, caminos alternativos o alguna manera de poder llegar a soluciones que sean buenas para nuestros vecinos y que les sea conveniente en vista de todo lo que está ocurriendo” afirmó.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X