Crédito fotografía: 
Archivo
El directivo indicó que desde hace dos semanas están reabriendo algunos pozos de aguas someras en la parte baja de sistema, para abastecer a las APR de la zona de Barraza y San Julián. Esperan hacer lo mismo, bajo la supervisión de la DGA con sectores que estén sobre la cota del embalse La Paloma, que serían los más críticos.

Con un desafío muy exigente por delante el Sistema Embalse Paloma debe saber rendir cada gota de agua, tanto para el consumo como riego. Una de las propuestas, siempre latente y ahora con más estudios en la mano es la de apertura de pozos que garanticen el abastecimiento controlado para comités de Agua Potable Rural y juntas de regantes, sin discriminar a ninguno.

Es el planteamiento del presidente del de la Comunidad de Aguas del Sistema Embalse La Paloma (CASEP), José Eugenio González, en entrevista con El Ovallino.

“Nosotros como regantes, porque hay que destacar que el Embalse Paloma es una obra de riego, y como esta sequía se ha prolongado por varios años, hemos tratado de prolongar el tiempo en que el agua esté embalsada utilizando dotaciones menores a las proyectadas originalmente, así que vamos usando anualmente menos agua, si antes usábamos la mitad de lo embalsado, actualmente estamos usando un tercio, pero vamos a llevar a niveles cercanos a los 200 millones de metros cúbicos (m3)embalsados, a final de año. Algunas son reservas de algunas organizaciones en particular, pero para distribuirlas entre todos vamos a tener alrededor de 130 millones de m3. Con esa cantidad yo creo que no vamos a poder operar como lo estábamos haciendo en los últimos años, con un tercio de lo requerido, sino que va a tener que ser la mitad porque de lo contrario se nos va a evaporar gran parte del agua y no la vamos a utilizar”, indicó González.

Advirtió que a pesar del escenario, la situación es todavía manejable aguas abajo de los embalses. “En este caso del Embalse Paloma que es la obra monumental que tenemos para estar estables como estamos todavía, con el agua del embalse y asegurando nosotros –las organizaciones de usuarios del Embalse Paloma- estamos asegurando el agua a todos los Comité de Agua Potable Rural, a la ciudad de Ovalle, dándole garantía de que va a tener prioridad para nosotros siempre el agua para consumo humano, de manera de tratar de garantizar lo mínimo que a nuestro juicio tenemos que garantizarle a la ciudadanía, eso está asegurado, pero si sigue el comportamiento de año seco la situación se nos va a complicar”.

Sequía Extrema

Señaló que en base a ese escenario están trabajando con las autoridades la posibilidad de poder empezar a operar  en caso de una sequía extrema en algunos embalses subterráneos que hay a través de las cuencas aprovechándolos a través de pozos profundos en la emergencia.

“Queremos comenzar a implementar esas medidas desde ya, porque no debemos llegar al momento de la crisis para poder resolver el tema del abastecimiento para consumo humano, y debemos hacerlo con anticipación, no en el último momento. Estamos trabajando en eso, hemos hecho un estudio con una empresa consultora que está terminando su estudio y nos está dando ya algunos datos precisos con respecto a los lugares donde se pueden hacer estos pozos y la cantidad de agua que pueden tener, de acuerdo a los estudios que han hecho”, aseguró.

Consultado acerca de si esa extracción adicional pondría en riesgo el sistema natural, señaló que se trabajaría como pozos colectivos para tener mayor control sobre sus niveles y no como pozos particulares de los cuales no puedan tener injerencia.

“El objetivo es que sean pozos colectivos que sirvan para el consumo humano, para el riego de forma proporcional y que los aprovechen todos, que no sean exclusivos de un particular. Nos parece que en la situación de crisis en la que estamos y con la importancia que tiene el agua, tenemos que manejarlo en esos términos a nuestro juicio y es una cuestión de sentido común que todos van a entender”.

No sería primera vez que se llega a un recurso similar, ya que indicó que son recursos que se implementaron en la gran sequía entre 1968 y 1972.

“Se implementaron una batería de pozos a través de la cuenca del río Limarí, con el mismo fin. Algunos todavía funcionan, otros ya quedaron abandonados porque no se requirieron después, fue para enfrentar ese momento de emergencia y se hizo sin discriminar a nadie, aquí no podemos decir, que se atienden a unos y a otros no”, estimó.

Adelantó que la consultora estaría entregando algunos informes preliminares y estarían presentando además, tras la solicitud de la directiva del Embalse La Paloma, datos más precisos para comenzar a implementar este sistema, que contaría además con la supervisión de la Dirección General de Aguas.

“Hemos conversado con la DGA, y ellos están abiertos a que si se trata de pozos colectivos no habría ningún problema”.

Embalse arriba

Aseguró que deben darle prioridad a la zona que está sobre el Embalse Paloma, porque esa es la zona más crítica, pues al no contar con suficiente nieve el aporte de agua que está haciendo la cordillera es mínima.

 

“De existir estos embalses subterráneos, que pueden ser pequeños, pero uno tiene que manejarlos con criterio, en una emergencia nos permitiría implementar en ese sector primero que nada. Hoy día tenemos implementado dos pozos en la parte baja que los implementamos en la sequía del 2014 pero son pozos someros, superficiales, que están funcionando uno en Barraza y otro en Tabalí. Entregan agua durante el día y en la noche se cortan para que se recuperen, y de esa manera nosotros podemos restringir la extracción desde el Embalse Paloma que es la reserva más importante de este momento. Y la semana pasada los comenzamos a usar de nuevo, abasteciendo a las APR de Barraza, Tabalí, San Julián, y otras localidades. Y si el APR no tiene agua, nosotros le facilitamos agua de riego para que no falle su abastecimiento”, destacó el directivo.

 

Etiquetas: 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X