• Con pancartas, banderas y globos negros, vecinos de la localidad de Recoleta nuevamente salieron a la ruta D-43 a manifestar su molestia por los atrasos que han sufrido las obras del alcantarillado de la localidad.Crédito: Álex Keller Díaz
Crédito fotografía: 
Álex Keller Díaz
Con pancartas, banderas y globos negros, un grupo de vecinos de dicha localidad interrumpieron por unas horas el tránsito en la ruta D-43, para expresar su hartazgo con lo que acusan, los reiterativos atrasos producto de la burocracia, que han sufrido los trabajos para finalizar las obras sanitarias en esa localidad.

Ya lo habían hecho en el mes de diciembre de 2018, y este sábado lo volvieron a hacer.

Nuevamente, los vecinos de la localidad de Recoleta, cansados por los reiterativos atrasos que han sufrido las obras del alcantarillado de la localidad, volvieron a tomarse la ruta que une Ovalle con La Serena, para expresar su enojo.

Si la protesta de diciembre se debió a que las obras inconclusas del alcantarillado llevaban paralizadas desde mayo de ese año, ahora esta nueva manifestación se origina por lo que parecía una nueva postergación a raíz de asuntos administrativos.

En concreto, este martes, el presidente de la junta de vecinos de Estación Recoleta, Cristian Ogalde, recibió un oficio desde el Consejo Regional, en donde se informaba de la  postergación de la gestión de visita en terreno, debido a que “las observaciones  aún no ha sido subsanada por el municipio, lo que es indispensable para continuar con el proceso que permitirá terminar esta etapa, permitiéndole al Gobierno Regional enviar los antecedentes a MIDESO (Ministerio de Desarrollo Social y Familia) para hacer la reevaluación del proyecto”.

En dicha oportunidad, el propio dirigente vecinal reconocía que este oficio representaba un verdadero “balde de agua fría, porque se va a seguir retrasando más de lo necesario. Todavía no se han arreglado los detalles que encontraron los consejeros” explicaba. Es así como finalmente, los vecinos decidieron movilizarse nuevamente.

LOS TRAMITES AVANZAN, PERO LENTO

No obstante, desde el municipio de Ovalle, indicaron entender la molestia de la comunidad, pero aclararon que "los procesos para concluir con la obra están avanzando. Asimismo, quiero reiterar que fueron entregados los antecedentes que se solicitaron y ahora debemos esperar la respuesta por parte del Gobierno Regional, pues todos tenemos claro lo importante que es dar una pronta solución a los habitantes de la localidad de Recoleta" sostuvo el alcalde Claudio Rentería.

En efecto, tras finalizar la protesta, el presidente de la Junta de Vecinos de Recoleta, Cristian Ogalde aseguró que “recién hoy día (sábado) en la mañana, las autoridades municipales se comunicaron conmigo para decirme que los tramites están en curso y están en orden, aunque de manera lenta”.

En ese sentido, Ogalde criticó que la que a su juicio, fue una tardía reacción de la autoridad municipal al respecto, pues “si no nos hubiésemos movilizado, no nos hubieran llamado para avisarnos esto. Al final reaccionaron sólo porque nos movilizamos. Es lamentable, más aún cuando el propio alcalde estuvo aquí durante la semana por otros temas, pero no nos dijo nada”.

De todas formas, el dirigente vecinal señaló que este lunes, enviará una carta formal dirigida al alcalde Claudio Rentería para recabar información oficial sobre los avances reales de las obras del alcantarillado, solicitando además, una reunión con los vecinos.

No obstante, Ogalde advirtió que van a estar al tanto del proceso, no descartando que en caso de nuevos retrasos, vuelvan a movilizarse.

“Si esto se sigue dilatando, de tal manera que no tenemos respuesta, la idea es ir a Santiago o al Congreso. Las movilizaciones siguen, quizás no tomándonos la carretera, pero sí de otra forma. Esto sigue” reiteró.

EL ORIGEN DEL PROBLEMA

Cabe recordar que las obras del alcantarillado para Recoleta consistía en una inversión de 1.600 millones de pesos, y en un inicio la iniciativa consideraba la conexión de 164 familias y 4 centros comunitarios de Recoleta al sistema de alcantarillado y pavimentación, los que contemplaban casi 14 kilómetros de calzada de asfalto de calles, veredas y soleras. Es así como los vecinos ya no tendrían que depender del camión limpiafosas y contarían por fin, con un servicio básico como un alcantarillado.

No obstante, la empresa a cargo de la obra (SMV) quebró, dejando las obras inconclusas y paralizadas, el alcantarillado aún sin funcionar, y las obras anexas a éste –asfalto, calzadas, veredas y soleras – en gran parte, construidas de forma deficiente o derechamente sin construir.

Tras meses de obras paralizadas, los vecinos optaron por solicitar al Consejo Regional nuevos recursos económicos para de una vez por todas, terminar el proyecto. No obstante, los vecinos siguen sintiendo la amenaza de que este proyecto, muy anhelado por los vecinos, continúe retrasándose.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X