• Diversas gestiones, reuniones y diálogos ha sostenido el comité con autoridades y organizaciones a lo largo de muchos años.
Crédito fotografía: 
Cedida
Pese a que dicen que cuentan con ahorros, acceso a servicios básicos y hasta un terreno, lo cierto es que en casi tres décadas de gestión el comité no ha podido concretar el anhelado sueño de la casa propia. El municipio aclaró que el proyecto se ha visto retrasado debido a que se debe intervenir una quebrada emplazada a un costado del terreno del comité, proceso para el que se necesitan obras de mitigación y recursos adicionales.

Muchos años, muchas administraciones y varios gobiernos han pasado y lo cierto es que los 27 miembros del Comité Procasa Huallillinga continúan a la espera  de poder concretar el sueño de la vivienda propia. Lo inquietante es que dicha espera se ha prolongado por casi tres décadas.

El comité se creó el año 1992 con 74 integrantes. En los inicios no contaban con terreno, pero luego pudieron comprar un sitio, ya que  un fundo quebró y fue adjudicado por dos particulares, quienes le vendieron al comité poco más de una hectárea.  “Nos ofrecieron poder comprar, pero para eso había que hacer un levantamiento de la hipoteca y conversar con el gerente del banco”, recuerda el presidente del Comité Procasa Huallillinga, Hermán Araya.

Dice que en esa época gracias a la Subedere pudieron contar con 5 millones de pesos, con lo que compraron dicho sitio, “hoy ese terreno debe costar entre 50 o 60 millones”.

El dirigente señala que finalmente pudieron levantar la hipoteca y que posteriormente el terreno había quedado a nombre del municipio de Ovalle. “Hace 20 años le entregamos el comité al Departamento de Vivienda para que nos hicieran el trabajo de documentación y pudiéramos postular”.

Sin embargo, transcurrieron años, administraciones, gobiernos y finalmente no han llegado a buen puerto. “Estamos ahí estancados. El Departamento de la Vivienda nunca nos ha postulado (…) La traba es grande, dicen que falta una cosa y luego otra”.

Además de los ahorros y el terreno para construir, cuentan con un importante servicio básico para las futuras viviendas, “a través de un proyecto de mejoramiento de agua en El Guindo se instaló agua para Huallillinga. Todos esos movimientos los hemos hecho como comité”.

La situación se torna insostenible, ya que muchos de los miembros del comité viven en fundos y han esperado por años poder acceder a una vivienda, “dentro de esas casas no podemos hacer mejoramientos (…) No son terrenos nuestros”.

 Otro punto es que han sido varios los socios, quienes al no ver frutos, han abandonado la causa, “con el tiempo han salido comités en Sotaquí, El Guindo, Carachilla, Ovalle y la gente se ha estado yendo”.

Para canalizar su inquietud han recurrido a otras instancias,  “Serviu nos dice que la EGIS (municipal) es quien tiene que hacer el proyecto para terminar de una vez por todas con esto. Nuestra EGIS no ha presentado nunca un proyecto a ellos”.

Araya critica la gestión que se ha hecho, ya que comenta, “tenemos el comité ‘pegado’ a la EGIS municipal, quienes debieran poner el máximo de empeño para que nosotros como comité logremos tener nuestras casa, pero no vemos avance, de hecho avanzamos diez pasos y retrocedemos cinco”.

Lo que exige es que se tome en cuenta el sueño de los socios  y se pueda concretar el proyecto, ya que cuentan con sitio, luz, agua potable y hasta terreno. “Al hacer público este tema lo que queremos es que se haga realidad y que las fechas, las promesas se cumplan. Estos últimos dos o tres periodos de alcaldía, hubo muchas conversaciones, muchas promesas pero no llegamos nunca a un término (…) Hay molestia en la gente”.

SERVIU

En relación a este tema, desde Serviu indicaron, “a la fecha no se ha ingresado a revisión en Serviu región de Coquimbo el proyecto del Comité Pro Casa Huallilinga para que sea evaluado técnicamente por el servicio y pueda continuar con las etapas para postular a los programas habitacionales del ministerio”

Además añadieron que, “el equipo de Serviu en Limarí, se reunió recientemente con el comité, la entidad patrocinante y la gobernación, para apoyar y orientar a las familias con el fin de que el proyecto pueda avanzar en su desarrollo”.

EL DILEMA DE LA QUEBRADA

Desde la casa consistorial mencionaron que la Oficina de la Vivienda ha trabajado en el proyecto habitacional del comité procasa de la localidad de Huallillinga. Se han realizado gestiones, trámites obligatorios y acciones concretas como la aprobación del anteproyecto del loteo de su terreno, la mecánica de suelo y los trabajos de topografía.

“Con estas labores nos hemos tratado de involucrar con alguna empresa constructora para que genere este proyecto con el tipo de vivienda, urbanizaciones y todo lo que conlleva un sector residencial. Pero acá se sumó un problema, puesto a un costado del terreno existe una quebrada y se debe hacer una intervención y los recursos del Serviu no cubren las obras de mitigación en dicha quebrada, por lo mismo no hemos tenido la suerte de encontrar una empresa constructora que acepte este convenio, porque, además, ahora estas obras de mitigación deben revisadas por la Dirección General de Aguas y la Dirección de Obras Hidráulicas”, indicó el encargado de la Oficina de la Vivienda, Danilo Segovia, quien lleva tres años en este cargo.

Con respecto a este comité la única forma viable del proyecto sería mediante el denominado Decreto 49, “porque si se mide, a través de la Ficha de Protección Social varios quedarían fuera de la postulación. En este caso el problema es que el proyecto está desfinanciado, por lo que se requieren recursos adicionales. Nuestra idea ahora es dejar creado el grupo, sin proyecto. Hace un año le dimos la opción de verlo por el subsidio rural, pero sus integrantes no estuvieron de acuerdo” afirmó el profesional.

Segovia agregó que ahora se encuentran en conversaciones con otra empresa, pero es “difícil aún determinar el costo real del proyecto, mientras no contemos con el visto bueno de la DGA, respecto a las obras de mitigación, pero lo más probable es que necesitemos recursos extras”. Este no es un caso común y “que ahora enfrenta nuevas normativas tanto el Serviu, como de otros organismos, porque el estar al lado de una quebrada es un riesgo”.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X