Crédito fotografía: 
Romina Navea
En el condominio Ovalle III y IV, Rossy Díaz de 67 años manifiesta que estas medidas de copropiedad sobrepasan el sentido común tras crear dificultad en el acceso de la asistencia médica que ella necesita tras encontrarse en situación de discapacidad. Las razones se basan que al no pagar los gastos comunes, no puede adquirir las llaves o controles remotos de los portones principales del condominio. Sin embargo, desde la administración indican que las reglas son legales y coinciden con los acuerdos tomados desde el inicio con todos los vecinos del sector.

Rossy y Enrique son una pareja de adultos mayores que viven en los condominios Ovalle III y IV, debido a la situación de discapacidad de Rossy, requiere de asistencia médica por varios días a la semana, pero el trabajo de los funcionarios de la salud se dificulta cuando la ambulancia no puede acceder a su casa, ya que las llaves de los portones principales del lote habitacional no están disponibles para quienes deben los gastos comunes.

Rossy Díaz, tiene 67 años y padece una enfermedad progresiva en la columna que la aqueja desde hace ocho años, la cual no le permite moverse con normalidad. Es por ello, que Díaz vive en la única casa social del condominio habilitada completamente para personas con discapacidad o movilidad reducida.

Desde el año pasado que la pareja de adultos mayores comenzó el sueño de la casa propia esperando un mejor bienestar para ambos, pero según ellos, todo cambió cuando comenzaron a deber los gastos comunes.

“Tanto que luchamos por nuestras casitas propias, pensamos que íbamos a estar tranquilos, íbamos a estar felices, dejar de pagar arriendos, tener lo nuestros y ahora mire todos los problemas que hay. Lamentablemente ellos quieren imponer su criterio a la fuerza, hasta clausurarnos uno de los portones. Ahora nosotros estamos como presos, si viene la ambulancia, tiene que tocar la baliza harto rato, para que alguien de buena voluntad le abra”, manifiesta Rossy.

Comenta que todos los problemas se comenzaron a producir ante una reunión de la junta de vecinos del condominio realizada el viernes 23 de agosto del presente año, “todo fue un caos, muchas peleas y alegatos entre los presentes. A mí me ofendieron y humillaron por tener atrasado el pago de los gastos comunes, hasta de sinverguenza me trataban”.

Ante su defensa, la adulto mayor señaló que la jubilación de ella y su marido no les alcanza para solventar todos los gastos que se requieren no solo para vivir, sino que también para costear su enfermedad, “solo somos los dos con mis marido y mis medicamentos o cuidados son muy caros, de alguna u otra forma tenemos que vivir y tuvimos que poner este pequeño almacén para tener otra entrada”, indica Díaz.

Sentido común

Por otro lado, la presidenta del comité de mejoramiento para la vivienda “La Florida”, Marianela Acuña, quien es propietaria de una de las casas sociales, señaló que los conflictos entre algunos vecinos y las directivas del condominio, -en este caso junta de vecinos y comité administrativo-, parten desde  comenzaron los cobros por los gastos comunes.

 “Nosotros pensamos que al ser casa íbamos a tener todo independiente, entonces a partir de noviembre comenzaron a cobrar los famosos gastos comunes. Acá la gran mayoría de las personas que viven en casa, son adultos mayores, donde algunos muchas veces no tienen ni para sus remedios (…) A la gente lo único que le interesa que tú pagues los gastos comunes, pero no les importa lo que pase alrededor. Entonces ahí comenzó el roce.

Frente a las medidas de sanción, Acuña señala que  muchas veces no prima el sentido común ante estas situaciones, “qué pasa si hay una catástrofe, un incendio o ella le pasa algo, cómo podría acceder una ambulancia de emergencia si son muy pocas las personas que tienen este control, ni siquiera tenemos un grifo cerca”, enfatiza la copropietaria.

Reglamento

En tanto, el presidente del comité de administración del condominio Ovalle III y IV, Juan Cortés, señaló que las reglas del condominio se rigen bajo el estatuto que todos aceptaron, “nos regimos por un reglamento que nosotros firmamos en una asamblea antes de que nos entregaran los condominios. Eso fue un acuerdo de todos. En la reunión con la empresa 3L  se dijo que todos íbamos a aportar 5 mil pesos mensual para los gastos comunes”, explica el representante.

Ante la pregunta de cuáles son las sanciones  que se exponen los copropietarios al no pago de esos gastos, indica que, “tendríamos que hacer el corte del suministro de la luz por no pago, es un reglamento interno que nosotros tenemos, que cada uno de las personas que viven en el condominio lo tienen, llegó una copia a cada uno de ellos”.

Mediante el control remoto y el acceso a los portones principales del condominio el cual, no ha podido disponer Rossy, Cortés  enfatizó que esta inversión fue informada con dos meses de anticipación, “todos hacemos el esfuerzo para comprar el control, yo se lo dije a ella; yo creo que ellos si tienen los recursos porque los hijos tienen hasta autos y ella tiene un almacén, de dará poco, pero yo creo que le dará para comprar el control”, finaliza el dirigente.

Ley de copropiedad

Frente a las diversas controversias que pueden generar este estilo de convivencia, existe la Ley 19.537 de Copropiedad Inmobiliaria.  Desde la página web del Serviu, señalan que para constituir una adecuada administración se debe, “ceñirse a esta Ley, la que establece la composición del sistema de administración y sus facultades, además del respectivo reglamento de copropiedad. Los tres órganos de administración que establece la Ley son: la Asamblea de Copropietarios, el Comité de Administración y el Administrador”.

Para acudir a soluciones a los conflictos que se puedan generar, el informativo indica que, “cuando los conflictos no pueden ser resueltos al interior del condominio, el comité de administración, el administrador o los propios vecinos, podrán recurrir ante el Juez de Policía local y a la Municipalidad correspondiente. En los casos de no pago de gastos comunes, se debe recurrir al Juzgado de Letras respectivo”.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X