Crédito fotografía: 
Roberto Rivas Suárez
Desde la Costanera hasta el río Limarí, en cualquiera de sus accesos entre Los Peñones y La Chimba, los microbasurales son una constante que desafían las ordenanzas y la fiscalización gubernamental. A pesar de las altas multas siguen apareciendo desechos en la zona.

Lo que debería ser un pulmón natural y rincón vegetal utilizado como área de esparcimiento, aprovechando cada centímetro de naturaleza verde para escapar del urbanismo, está lejos de cumplir su objetivo al ser víctima de quienes aprovechan el espacio entre La Costanera y el Rio Limarí para botar sus desechos.

Juan Ignacio reside en la zona cuidando uno de los terrenos del sector. Explica a El Ovallino que es muy recurrente ver cómo camionetas y camiones entran casi hasta la orilla del río para descargar basura.

“Uno ve pasar camionetas cargadas, pero luego salen vacías. Hay muchos lugares que usan para botar basura, y eso es a cada rato”, indicó el vecino.

Un recorrido por el sector deja en evidencia las denuncias de vecinos y grupos ambientalistas de la zona, quienes acusan el mal uso de los espacios por parte de quienes prefieren lanzar escombros y basura en la zona, que buscar una solución en el vertedero.

Colchones, televisores, neumáticos y escombros de construcción, se cuentan entre los desechos más grandes y visibles, mientras que botellas y latas de licores, y todo tipo de basura doméstica se puede apreciar en la zona.

Las canchas deportivas repartidas por las cercanías de la costanera son un refugio donde la basura no llega, pero la orilla del río se ha convertido en receptor de cualquier desecho de la ciudad.

Limpieza y fiscalización

Al respecto, el encargado del departamento de Aseo y Ornato del municipio de Ovalle, Marcelo Tabilo indicó que los problemas de basurales en la ribera del río son recurrentes.

“Hemos gestionado cierres de los sectores aledaños, limpiamos frecuentemente, pero de forma casi inmediata vuelve a llenarse de desechos, residuos orgánicos, escombros y lo más inaceptable, es que nos encontramos con basura domiciliaria, a pesar que contamos con un servicio permanente de retiro en la comuna”, indicó Tabilo.

Señaló que el llamado que hace su departamento es a no botar basura en sectores eriazos, porque el cuidado del entorno y de las áreas de uso público dependen de todos.

“Y en el caso que sorprendan a alguien, les pedimos que nos entreguen los antecedentes y fotografías al correo dao@imovalle.cl y nosotros como municipio elaboraremos una denuncia para presentarla en el Ministerio Público, en el marco de la ley 20.879, que sanciona este tipo de acciones con multas que pueden llegar a 100 UTM” puntualizó Tabilo.  

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X