• Dilema Adaros ha pasado por varios procesos y estados de ánimos, hoy mantiene una postura mucho más optismista.
  • Beatriz González vive en la casa de reposo de la Fundación Antonio Farre Azorin de La Serena. Tuvo Covid_19, pero estado no fue de gran complejidad ya que fue una paciente asintomática.
  • Omar Honores es de Ovalle es diabético y además afronta esta pandemia con la recuperación de una grave lesión en su cadera.
  • Rita Honores y Juan Galvez Viven en La Serena y comentan su experiencia en estos seis meses de pandemia en donde Galvez puedo superar el contagio del Covid_19
Crédito fotografía: 
Cedida
Seis meses en los que la contención y el apoyo familiar han sido factores claves para superar no tan solo los miedos por el contagio del Covid_19, sino que también para abatir la soledad y la constante incertidumbre.

La vida durante la pandemia no ha sido fácil para los más de dos millones de adultos mayores que se encuentran en el país, según los datos recogidos en el último Censo. Como si fuera poco, el peligro que corren ante este devastador virus de Covid_19, los mantiene como uno de los grupos de riesgo y las medidas preventivas deben ser aún más rigurosas.

Sobrellevar esta crisis sanitaria no es tarea fácil para nadie, ni menos para quienes además de lidiar con el virus, deben adaptarse a la nueva realidad sin muchas alternativas. Las dificultades cotidianas y la falta de independencia son parte del día a día y a pesar de ello, muchos han tomado una visión un poco más optimista.

El coordinador regional del Servicio Nacional del Adulto Mayor, Pablo Elgueta, indicó que las acciones en la institución pública se han potenciado de gran manera durante la crisis sanitaria. “Hemos incrementado las medidas y tenemos el programa ‘Vínculo’ que está especializado para adultos mayores que viven solos o acompañados tengan atención de un equipo psicosocial de manera remota”.

Además existe el ‘Fono Mayor’ que anteriormente funcionaba como una línea telefónica de información. “Hoy se transformó en un fono de contención ya que un grupo de psicólogos dan respuestas a algunos problemas que esté afectando a los adultos mayores”, explica el funcionario.

A la vez,  Elgueta señaló que actualmente el servicio se encuentra en la creación de un manual para cuidadores de mayores en situación de dependencia, el cual será difundido dentro de los programas que hoy se trabajan.

 

 

Rita Honores y Juan Gálvez

Viven en La Serena y comentan su experiencia en estos seis meses de pandemia. Ambos han vivido episodios complicados, ya que él contrajo el virus Covid-19 hace un tiempo.

El apoyo de su familia ha sido incondicional, la contención y la ayuda ha logrado que ambos se sientan seguros y acompañados. “Mi hija que vive aquí con mis dos nietos nos ha ayudado muchísimo, con ella jugamos carta y aquí nos hemos entretenido. Nos hemos sentido muy resguardados, cuando uno está con ellos ya es otra cosa”, asegura Rita.

En su casa tres miembros de la familia tuvieron coronavirus, el único adulto mayor fue Juan. Cuando supieron el resultado del examen, en familia emplearon todos los protocolos sanitarios para prevenir contagios en la casa y sus cuidados fueron de con mucha precaución.

Uno de los motivos que los mantuvo tranquilos fue la atención domiciliaria donde Rita asegura que fue un alivio ante tanta incertidumbre, “desde el Hospital de La Serena nos trataron maravillosamente bien y estamos agradecidos porque esto no fue tan difícil por la atención que tuvimos y también de Cesfam”.

A pesar de la cercanía y los cuidados que brinda Rita a su esposo, no ha contraído el virus. “Estando tan cerca de él, no me he contagiado. Yo creo que es el cuidado que tuvimos y las medidas la tomamos de manera muy estricta, menos mal que ya mi esposo ya está bastante bien”.

La experiencia de haber tenido Covid_19 fue difícil para Juan debido a la fiebre que se le presentó por varios días. “Parece un milagro, pero estoy perfectamente bien gracias a las atenciones y todo a tiempo.  Se tomaron todos los protocolos, pensábamos que era un síntoma de gripe y después cuando vinieron a atenderme y sacarme la muestra. Ya no tengo fiebre, ni dolores de cuerpo y mi ánimo se fortaleció, ya puedo hasta caminar, ando con más estabilidad”, precisó el adulto mayor.

 

Dilema Adaros

Los primeros días de la emergencia sanitaria fueron de mucho miedo y preocupación para Dilema. Ella vive en Ovalle y antes de la pandemia desarrollaba diversas actividades. Una persona muy activa y social, que durante estos días ha logrado concentrar sus energías en las manualidades o evitar agobios en la televisión.

“Pase por varios procesos, al principio era miedo, luego entre mayo y junio me daba por llorar por todo, pero se me pasó. Tengo harta actividad aquí y me preocupo de mi jardín, hago costuras, limpio mi casa y así me entretengo. He optado por evitar la televisión, principalmente las noticias y los matinales, busco puros programas agradables, no es evadir la realidad, es para esta bien, para sentirme mejor”, detalla la profesora que vive junto a su compañero de vida.

La mayor parte de la semana está sola en la casa, ya que su pareja debe salir a ayudar a su hermana de 86 años que mantiene un almacén en Barraza. Dilema comenta que las cosas que más extraña de antes de la pandemia son sus reuniones sociales, “participo de varias agrupaciones, echo de menos viajar, ir a ver a mi hermana, ver a las niñas del centro de madres. No sé cuándo nos volveremos a ver”, manifiesta.

 

Beatriz González

Es residente de la Fundación Antonio Farre Azorin en La Serena, tiene 82 años y gran parte de su vida se desempeñó como profesora de Lenguaje de enseñanza básica. Hace algunas semanas contrajo el virus de Covid_19, la enfermedad no fue de mayor complejidad para ella ya que no sintió síntomas en todo el proceso.  Beatriz comenta al diario El Día, cómo ha sobrellevado esta experiencia.  “He vivido esta pandemia con mucha fortaleza y fe en que Dios nos salve de esta situación, pero también a veces con muchos deseos de estar cerca de mis hijos, mis nietos, mi familia. Estoy contenta porque en esta fundación en el último examen todas salimos con resultado negativo”, indica.

Las mayores complicaciones que ha tenido durante estos seis meses es el aislamiento, comenta que la única manera de aliviar con estos días son las videollamadas con sus hijos y nietos, “ahí sabía que estaban bien y eso me ayudó mucho cuando estuve enferma”, asegura la profesora.

 

 

Omar Honores

Tiene 69 años, tiene diabetes y sus controles han sido algo complejo durante estos meses, esto principalmente porque sufrió una fuerte caída donde se lesionó la cadera a tal punto que tuvo que ser intervenido quirúrgicamente. “Durante ese tiempo, desde el consultorio venían a verme a mi casa. Vivo solo y estos meses he estado encerrado en la casa, mis hijos me vienen a ver y a veces voy a juntarme con mi amigo que nos conocemos desde la escuela y con él muchas veces pasamos la tarde.

En temas domésticos recibe ayuda de sus vecinos, cuando necesita realizar compras realiza los encargos y así no se expone en el supermercado. “No queda de otra, hay que estar encerrados, a mí no me complica tanto porque yo soy casero, pero sí espero que esto pase pronto”, señala.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital