Crédito fotografía: 
Cedida
Una desagradable situación se vivió el viernes pasado en la parte posterior del hospital de Ovalle cuando el camión encargado de retirar los residuos médicos dejó escapar sangre en la vía pública. Funcionarios del centro médico activaron protocolos de emergencia

El pasado viernes el camión encargado del retiro de desechos médicos del Hospital de Ovalle realizaba su labor habitual en calle Coquimbo cuando transeúntes se percataron que desde su interior emanaba sangre, la cual escurrió hasta la berma y alcanzó a desplazarse alrededor de cinco a diez metros nos señala.

Lo peligroso es que los desechos médicos o Residuos de Establecimientos de Atención de Salud (Reas) son productos ya utilizados en los establecimientos de atención hospitalaria y deben manejarse dentro de un protocolo reglamentado emanado por la sub secretaria de Salud Pública  del Ministerio de Salud.

Testigos señalaron que la sangre “caía como una pequeña cascada, por la parte trasera derecha del camión y corría hasta la berma”.

Consultado al respecto el director (s) del Hospital de Ovalle, Dr. Juan Pablo Figueroa, indicó a El Ovallino que el camión que se presentó el viernes 22 para hacer el retiro de los residuos clínicos del hospital, llegó derramando residuos biológicos (sangre) en la vía pública, por lo que se activó la alarma y el plan de contingencia para la notificación de los hechos.

“En todos los Hospitales del país la eliminación de residuos biológicos que se desechan se hacen por medio de empresas externas y ante cualquier derrame de este tipo de elementos en la vía pública, corresponde a ellas mismas aplicar sus protocolos de emergencia para la rápida limpieza de éstos”.

Explicó que una vez que los auxiliares de la sala de residuos identificaron la irregular situación, se solicitó al chofer del camión aplicar rápidamente los protocolos de emergencia exigidos por la normativa ante este tipo de casos. “Sin embargo el funcionario de la empresa Stericycle no contaba con los implementos básicos que la norma explicita para realizar la limpieza. Ante este error de la empresa externa, decidimos apoyar la limpieza del lugar, por lo que los funcionarios de la Sala de Residuos del Hospital de Ovalle aplicaron su propio plan de contingencia para ayudar a la mitigación de los residuos que se estaban derramando en la vía pública”.

Presencia policial

Como medida de apoyo se solicitó la presencia de Carabineros para detener el tránsito en calle Coquimbo, entre Socos y Pescadores, para comenzar con la limpieza del lugar, la cual finalizó a las 13:15 hrs. del mismo día.

Tras efectuarse la limpieza se llamó vía telefónica a la empresa para pedir explicaciones por la situación y también se comunicó por este mismo canal a las autoridades referentes ante este caso de emergencias del SEREMI de salud. 

“Según la fiscalización de nuestra unidad Gestión Ambiental al camión de la empresa, este no contaba con un pretil de contención para el traslado de los residuos que el vehículo  traía desde otros centros de salud que contratan sus servicios de eliminación, lo cual sería preliminarmente la causa del derrame de los elementos”, aseveró Figueroa.

El mismo día viernes 2 de marzo se presentó a la empresa un informe en el cual se solicitaron medidas de mejora a la brevedad, para no incurrir nuevamente en una falta como lo que sucedió.

“Este tipo de situaciones se traducen en sanciones a la empresa las cuales al momento de volver a licitar este tipo de servicios, son tomadas en cuenta para evaluar su contratación”, puntualizó el galeno.

Respuesta empresarial

Precisados por el Hospital, la empresa Stericycle indicó que han decidido abrir un proceso de investigación para detectar y corregir las faltas que significaron un derrame de restos biológicos en la vía pública en las inmediaciones del Hospital de Ovalle.

Advirtieron que sus protocolos “cuentan con los más elevados estándares de calidad y la capacitación de nuestro personal, no sólo es rigurosa, sino además contempla permanentes evaluaciones, por lo que informaron que someterán al personal encargado a revisar el procedimiento adoptado, para “detectar si el protocolo de la compañía fue alterado en alguno de sus pasos o si existieron otros factores que incidieron en el desafortunado hecho”.

“Queremos transmitir a la comunidad de Ovalle, que es nuestro deseo y además, obligación, el resguardar todos los protocolos tendientes a evitar riesgos sanitarios, de tal manera que ninguna persona se vea expuesta a ningún daño”.




Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...









X