Crédito fotografía: 
Roberto Rivas Suárez
Nació como una iniciativa para ayudar en la educación de quien más lo necesita y lo merece. Cinco décadas después y con diferentes actividades realizadas, sus socios anuncian que retomarán el camino de la ayuda a estudiantes.

No es fácil que una organización social cumpla cincuenta años de labores. No es fácil que mantenga el ánimo de sus socios y que en el relevo busquen regresar a sus orígenes de ayuda.

Pero si hay una organización llamada a mantener viva esa tradición de apoyo educativo, es el Club Social 21 Amigos, que este lunes celebró sus 50 años de fundación.

Hace cinco décadas se reunieron 21 amigos y apoyaron económicamente a varios estudiantes para que pudieran completar su educación.

Precisamente en la noche de su aniversario, los socios se reunieron en un compartir diferente, aunque manteniendo el buen ánimo que ha caracterizado a la organización y que le da el nombre a la misma.

El presidente del Club, Guillermo Ramírez, indicó a El Ovallino que aunque la reunión de la noche del lunes sirvió para festejar el día exacto de la fundación hace cinco décadas, será este sábado cuando se realice la actividad formal, con la presencia de invitados y autoridades municipales.

Explicó que en algún minuto el club estuvo a punto de desaparecer. Ya que había poca motivación entre sus participantes, no se realizaban actividades y de alguna manera se hacía difícil costear los arriendos de las sedes.

“Hace unos ocho años yo tomé la presidencia del club (cada período dura tres años) y junto a varios de los socios más antiguos lo logramos levantar. Ahora soy nuevamente el presidente y estamos tratando de retomar esas actividades y labores educativas para los jóvenes”, explica Ramírez en la sede que tienen –arrendada- en calle Arauco.

Pasado, presente y futuro

Recordó Ramírez que en algún momento “tuvimos muchos personajes connotados en la membresía del club, muchos destacados ciudadanos de Ovalle han pasado por acá”. Actualmente lo integran poco más de 40 miembros, y han dado cabida a las dos primeras socias de la agrupación.

“Queremos tener un local propio y estamos trabajando para ello, para que no tengamos que pagar arriendo sino que todo lo que generemos sea para las actividades sociales y solidarias del club. Una de las gestiones que vamos a recuperar tiene que ver con el apoyo que le podamos brindar a los estudiantes de bajos recursos que tienen un desempeño académico excelente y que merecen recibir la ayuda. Eso siempre lo hemos hecho en silencio y ha sido muy bueno”.

En la actualidad se ha abierto a otras actividades lúdicas para las parejas y las familias.

 “Lo que sí es primordial para ingresar al club es el correcto comportamiento de los socios. Que sean personas ejemplares, que no vengan con ánimos de dividir o pelear. Que no vengan con vicios que puedan dañar la imagen de la agrupación. Y que vengan con ganas de hacer labor por los más necesitados. Tenemos gente muy buena y sé que vendrán mejores cosas en el futuro. Porque tenemos gente con mucha capacidad para poder lograr lo que queremos”.

 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X