Crédito fotografía: 
Cedida
Esta iniciativa incluye en su primera parte clases de literatura y poesía, en donde los usuarios escribirán poemas y cuentos que serán recopilados en un libro que posteriormente será repartido en las escuelas de la provincia. En los próximos meses los talleres incluirán teatro y música.

Por Luciano Alday Villalobos / Combarbalá

 

Combarbalá se ha caracterizado por sus constantes actividades destinadas a personas en situación de discapacidad, la más reciente de ellas consiste en talleres culturales.

Esto fue posible gracias a la iniciativa conjunta de una agrupación local y la Oficina Comunal de la Discapacidad, quienes postularon y se adjudicaron un Fondo Nacional de Proyectos Inclusivos (FONAPI) 2021.

El taller que inició la semana pasada incluye en su primera etapa clases de literatura y poesía, las cuales están siendo impartidas por el poeta oriundo de la localidad de San Marcos, Ismael Rojas.

El escritor de 59 años de edad manifestó su satisfacción de ser partícipe de esta cruzada, “es bonito compartir lo que uno lleva adentro, y mucho más en este caso en especial, porque yo también tengo mis problemas de salud y tengo mi credencial de discapacidad, por eso es una experiencia grata trabajar con mis pares, por decirlo de alguna manera”, puntualizó.

“Cada vez que yo escribo no lo hago pensando en los aplausos y el reconocimiento, yo me siento pagado cuando soy escuchado y cuando una persona lee lo que he escrito”, agregó.

Las clases se están llevando a cabo cada tarde de miércoles en el Centro Cultural Nemesio Antunez de Combarbalá. En estas dos clases que se han desarrollado hasta el momento, don Ismael ha entregado su conocimiento a cerca de 15 usuarios provenientes de diferentes sectores de la comuna, ya que el proyecto incluye locomoción pagada desde las localidades rurales.

“Yo digo en mis clases que por el hecho de participar en el taller quizás no terminen siendo un escritor o poeta, pero sí tendrán muchos conocimientos que les servirá para toda la vida”, comentó sobre las primeras dos jornadas.

 

Emotivo testimonio

 

Uno de los usuarios del proyecto es don Edward Sanz, quien perdió la vista en un accidente hace 21 años atrás, “el haber quedado sin visión ha sido un gran aprendizaje, asumí totalmente mi discapacidad, a muchas personas les he dicho que para mí es un privilegio no tener la vista en este momento”, relató.

Con respecto a las clases en las que ha participado, este combarbalino manifiesta estar feliz y satisfecho, pese a que este es un camino que recién comienza, “ha sido una bonita experiencia a pesar de que empezamos la semana pasada, hemos visto todo lo que es literatura y poesía y todo eso para mí es nuevo, todo lo que son las estrofas, los versos, todo eso me ha gustado, quien hace el taller sabe bastante y eso para mí es bien impresionante, porque yo lo conocía pero no sabía todo lo que él manejaba en cuanto a letras”, apuntó.

 

Continuación del proyecto

 

Las clases de literatura y poesía continuarán durante aproximadamente dos meses más, las cuales concluirán con un libro de poemas y cuentos escritos por los propios usuarios, el cual será repartido en bibliotecas y colegios de Combarbalá, Monte Patria y Punitaqui.

Pero las actividades no terminarán ahí, ya que posteriormente habrá clases de teatro y expresión oral, para luego culminar con talleres de música.

El encargado de la Oficina Comunal de la Discapacidad, Jaime Gallardo, invitó a que más personas puedan inscribirse en estas actividades, “la idea es que esto llegue a más gente, a lo mejor hay personas que no les llamó la atención la literatura que después podrán inscribirse en las clases de teatro y música”, indicó.

Por otro lado, manifestó que la invitación no solo está abierta para las personas en situación de discapacidad, sino también para sus cuidadores, “entendemos que un cuidador está 24/7 con una persona con discapacidad o postrada, y con este tipo de talleres también buscamos que puedan desestresarse y conocer otra gente, por qué no crear una comunidad que el día de mañana pueda trabajar en conjunto”, explicó.

Edward Sanz es uno de los que desde ya se suma a las nuevas experiencias que están por llegar, “en todo lo que me llamen a participar yo voy a estar disponible, mientras mi tiempo me lo permita lo haré”, declaró.

Por otro lado, durante el mes de febrero se llevará a cabo un taller de mosaicos destinado para niños y niñas con discapacidad. Las obras realizadas por los pequeños serán insertadas en un mural ubicado en el Observatorio Cruz del Sur, para que los turistas que lleguen a la comuna puedan apreciarlas.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X