Crédito fotografía: 
Leonel Pizarro
Preocupación existe entre quienes viven cerca de un sitio que fue ocupado por dos personas sin hogar. La inquietud radica en el tema de salud, ya que ellos han generado acumulación de chatarra y al mismo tiempo se estarían arrojando desechos fisiológicos al canal que por ahí se ubica.

Guillermo Alfaro denuncia que el patio de su hogar colinda con la chatarra y desechos que dos personas sin hogar están acumulando en un abandonado terreno privado ubicado en un callejón de calle David Perry. “Tienen basura que van a buscar para revenderla,  la suciedad que hay ahí se nota”, declara. Por eso dice que lo que más abunda son los indeseables ratones.

Lo que al residente también le preocupa es que los sujetos estarían arrojando sus desechos orgánicos al canal, “a ¿dónde se les hace más fácil ir a hacer sus necesidades? Y ese es un canal de regadío, no son para aguas servidas, se supone que con eso riegan hortalizas”.

Alfaro afirma que ambos hombres arribaron hace poco más de tres años a vivir ahí. Él califica que se trata derechamente de una toma, ya que el sitio que no cuenta con cierre perimetral, estaría simplemente abandonados por los dueños hace ya más de cinco años.

Reconoce que en un principio ellos se convirtieron en un “mal necesario” porque en cierto sentido vigilaban ese callejón sin pavimentar. Precisamente por ese motivo una empresa que colinda les había dado acceso a electricidad.

Pese a eso, Alfaro dice que con el tiempo ambos sujetos comenzaron a convertirse en una incomodidad.  “Es un basural porque van a buscar cosas y ahí las venden, hasta colchones, lavadoras viejas, refrigeradores, cosas que la gente bota”.

El residente les ha hecho saber a ambos sujetos las incomodidades que están provocando. Manifiesta que la respuesta que obtuvo de parte de ellos fue que planean abandonar el lugar próximamente, sin embargo, no les cree ya que, “ahí están cómodos, en un lugar central, tienen el canal de regadío y pueden sacar agua”.

 “Varios vecinos había ido a solicitarle a la empresa que les daba luz que les cortaran el asunto porque de repente también ponen la radio a todo volumen”, añade.

Por todo lo anterior, es que exige que se tomen  medidas, “para mí es indispensable que higiene ambiental o los estamentos de salud vayan a ver las condiciones”.

Antecedentes sobre el sitio aludido

El director de Obras Municipales, Glen Flores indicó que en un principio el terreno era de una empresa constructora, la que en el año 98’ adquirió 10 hectáreas. Ahí se construyó un loteo denominado “David Perry”, en donde se habilitó un acceso informal, el cual con el tiempo se conformó como una pasada de tránsito libre hacia el sector de la villa del mismo nombre.

Flores detalló que aproximadamente el año 2004 cuando esa empresa estaba culminando la construcción del loteo, sufrió una quiebra y desapareció, quedando con varios deudores, uno de ellos finalmente se adjudicó la propiedad que está desde el canal hacia David Perry, es decir, el terreno que hoy es eriazo.

En esa época, ahí se emplazaba una casa que fue ocupada por personas sin autorización, “eso se transformó en un foco de delincuencia, tanto así que en un momento se produjo una muerte ahí, lo que disparó las alertas de todo el vecindario. La administración municipal decidió intervenir y propusimos a la empresa la demolición total de la vivienda, la cual se ejecutó y quedó el terreno llano”, dice Flores.

Menciona que con el paso del tiempo se robaron las panderetas y gente hizo uso, indebido “ahora hay una ocupación ilegal de gente que verdaderamente está haciendo problemática la situación del sector”.

Frente al problema, el director de Obras declara, “volveremos ahora a hacer la notificación correspondiente a la empresa con el fin de que se regularice el cierre”, lo que conlleva que se inhabilite el paso por el callejón de tránsito.

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...
X