Crédito fotografía: 
Cedida
Esperando el cambio de luz en el semáforo de Vicuña Mackenna y Victoria, un árbol plantado en la acera se desplomó sobre el vehículo de un emprendedor, dejándolo inutilizado. Si bien desde un principio hubo gestos de la municipalidad para responder de manera rápida, ahora la solución se mudaría a un tribunal civil

Adolfo Olivares es un emprendedor que hace repartos y delívery de su negocio familiar en su vehículo. Actualmente su auto está imposibilitado para circular por una serie de daños  recibidos de la manera más inverosímil.

La tarde del viernes 12 de agosto pasadas las 16.00 horas, mientras esperaba el cambio del semáforo para atravesar la intersección de Vicuña Mackenna y calle Victoria, un árbol que estaba plantado en la acera cayó derechamente sobre el techo y el parabrisas del vehículo de Olivares, partiendo el vidrio y dejando considerables daños en la carrocería.

“Estaba esperando el cambio del semáforo, estaba detenido diagonal a la Municipalidad, cuando de repente escuchamos un crujido, y cuando miramos se nos vino encima un árbol justo sobre el techo. Fue un susto que pudo ser peor. Rompió el parabrisas, dañó el techo, la puerta y parte de la carrocería. Para no entorpecer el tránsito, nos movimos unos metros más adelante y luego pedimos que Carabineros constatara los daños, ellos derivaron el caso a Fiscalía, pero luego allí nos dijeron que este era un tema netamente civil, y que teníamos que hacer una demanda civil”, señaló Olivares.

Señaló que apenas ocurrió el incidente, personal de la dirección de Aseo y Ornato de la Municipalidad se puso en contacto con él para buscar algún tipo de solución, reconociendo de inmediato la responsabilidad de la oficina consistorial en el daño al vehículo, pero advirtiendo que los montos de la reparación (un millón 300 mil pesos aproximadamente) superaban con creces los 200 mil que podrían destinar directamente para una situación similar.

Apuntó que su auto es su herramienta de trabajo y que al tenerlo estacionado mientras busca la manera de que el responsable se lo repare, le genera inconvenientes y pérdidas en su emprendimiento.

“Yo no busco una ganancia económica, ni demandar por daños morales o psicológicos, yo lo que quiero es que me reparen el vehículo ya que yo trabajo con él. Aunque una de las opciones era repararlo con los talleres donde la Municipalidad repara sus autos, luego me dijeron que eso no iba a poder ser, y que interpusiera una demanda civil”.

Destacó que el momento del daño quedó registrado por las cámaras de televigilancia, y que ese registro estaría disponible para presentarlo en cualquier proceso de justicia.

Vía legal

En tanto, desde la municipalidad de Ovalle, el director del Departamento de Aseo y Ornato, Marcelo Tabilo, explicó que “el mismo día que ocurrió el accidente tomé personalmente contacto con los afectados. Primero, para chequear su estado de salud, y también para evaluar los daños sufridos por el vehículo y apoyarlos en lo que fuera necesario”.

Agrega que “siempre ha existido el interés de poder resolver la situación y responder por los daños sufridos. Sin embargo, para ello tenemos que hacerlo a través de una demanda. El municipio no tiene otra forma de resolver casos como estos, y no por falta de voluntad, sino por la naturaleza de nuestros procesos administrativos”.

Finalmente indicó que “si el hecho hubiese ocurrido en alguna de las áreas verdes de la comuna, podría haberse resuelto a través de los seguros que contrata la empresa a cargo de la mantención de plazas y parques, sin embargo este no fue el caso y no hay seguros comprometidos que atiendan casos como este, el que ocurrió en otro sector”.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X