Crédito fotografía: 
Roberto Rivas Suárez
La tarde de este viernes cerca de cien alumnos del instituto de formación para jóvenes y adultos de la provincia, culminaron su proceso de clases presenciales y lo celebraron con coctel especial, a la espera de su licenciatura.

Como una meta alcanzada con mucho esfuerzo, los alumnos de Centro de Educación Integral de Adultos de Limarí, celebraron la tarde de este viernes, y por vez primera en la institución, el cierre de clases presenciales con un compartir en el que los protagonistas fueron los estudiantes del segundo nivel medio.

La celebración, colorida y musical como muchas de las últimas que ha visto la institución, se desarrolló en la sede principal ubicada en calle Libertad (cuatro secciones con 80 alumnos), y contó con alumnos de las sedes nocturnas de Oscar Araya Molina (una sección de 13 alumnos), Población Limarí (una sección con 14 alumnos), y Sotaquí (una sección con 9 estudiantes).

La directora del instituto, Karín Flores, destacó a El Ovallino que con esta actividad los alumnos culminaron su proceso académico, y que como establecimiento organizaron esta ceremonia para despedirlos, adelantando que el acto de licenciatura se realizará en el TMO en una convocatoria pautada para el 7 de diciembre.

“En nuestro establecimiento la modalidad implica estudiar dos niveles medios. Quienes egresan están cursando actualmente el Segundo Nivel Medio, que incluye lo que en la educación tradicional sería el Tercero y Cuarto Medio al mismo tiempo”, explicó la docente, destacando que el “primer nivel medio”, incluye el primer y segundo año medio simultáneamente.

“Así es la normativa y funcionamiento de nuestro establecimiento, porque nuestra dinámica es diferente. Se entiende que son estudiantes ya sea por reprobación, o por situaciones de enfermedad, o porque simplemente en su vida de jóvenes no pudieron estudiar porque tuvieron que trabajar, por diferentes motivos y contextos que están aquí, por eso acá se les permite poder optimizar y recuperar el tiempo. Por ejemplo algún estudiante de 55 años que está terminando su enseñanza media con el sistema tradicional se demoraría cuatro años, mientras que aquí lo haría en dos, porque ya cuentan con otras habilidades y responsabilidades que la vida misma va enseñando”, apuntó Flores.

Destacó que durante los últimos cuatro años se ha desplegado un programa llamado Sistema de Acompañamiento y Alerta Temprana, que apunta a conducir al estudiante hasta el final del camino académico.

“El hecho de que los estudiantes finalicen su proceso, significa el éxito de este proyecto, que pone el énfasis en este recorrido que ahora están culminando en un proyecto distinto al tradicional”, puntualizó.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...