Crédito fotografía: 
Archivo
Si bien las fechas de fin de año suelen ser las más festivas, la profesional ovallina recomienda estar pendiente de las conductas de familiares y amigos, ya que puede haber señales de depresión o ansiedad.

Se termina el año y para muchos es momento de alegría y expectativa por lo que el próximo año puede traer. Pero también afloran sentimientos de tristeza y depresión que hay que saber afrontar con profesionales.

La psicóloga del Hospital de Ovalle, Natalia Barría, explica a El Ovallino cómo detectar y cómo actuar si se ven conductas que puedan presumir un problema emocional.

-¿Qué se debe hacer si se detecta un familiar cercano que atraviesa un momento difícil?

-“Primero hay que identificar algunas señales, como el estado de ánimo bajo, que la persona ya no sonría, o que no participe en las bromas. Es muy común que la gente comience a dormir mal, entonces se ve más cansada, más fatigada. O que quiere dormir mucho y se quiere como alejar del grupo. A veces participa de las cosas familiares pero está lejano, distante. Son síntomas depresivos”.

Mencionó también que hay personas ansiosas, que hablan mucho de sus preocupaciones o que  están “acelerados”.

-“Una vez que ya identificamos  como ciertas conductas extrañas en esa persona conocida, hay que acercarse a hablar. Naturalicemos estos síntomas que nos pasan a todos. Hablar de los problemas es la primera forma de ayudar a alguien con depresión. Sobre todo dejar que la otra persona hable, en el fondo lo más importante es escuchar, y no juzgar, sino dar palabras de ánimo. Debemos acompañar a esta persona a un consultorio o alguien profesional. Buscar formas para que la persona se sienta mejor, pero no para enjuiciarlo, sino acompañándolo para que pueda mejorar”.

 ¿Cómo lidiar con patologías de salud mental como depresión, ansiedad, duelo, en estas fechas de fin de año?

-“Socioculturalmente concebimos el año nuevo como fechas perfectas, con la familia ideal, todo armonía y amor, como en los comerciales, y luego nos encontramos con la realidad en la que hay gente que vive duelo por pandemia, o no tiene buenas relaciones familiares pero eso es lo que le tocó y ahí va a tener que estar, o con problemas económicos o laborales, entonces esa idealización perfecta choca con nuestra propia realidad. Estas fiestas exacerban esos sentimientos de depresión de tristeza, no necesariamente tiene que ser todo bonito”.

Señaló que efectivamente se recomienda pedir ayuda o buscar formas de sentirse mejor si la realidad con lo que se está lidiando no es lo que le acomoda a la persona.

“Hay herramientas como ayuda especializada si es necesario. Pero también conversar con cercanos, amigos, siempre es bueno. Hay que aprender a establecer límites, a comunicarse adecuadamente, aunque puede que con la familia sea más difícil. Es cuidarnos, priorizar nuestro estado de ánimo y nuestra salud mental”, puntualizó la profesional.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital