• Frente al Hospital Antonio Tirado Lanas, Karina junto con sus amigos entregan una cena en Navidad.
  • Ya es tradición que cada 24 de diciembre compartan con personas en situación de calle.
  • Los amigos reúnen diferentes alimentos para compartir con las personas.
Un grupo de amigos se reúnen para compartir con personas en situación calle para el 24 de diciembre y durante las frías jornadas invernales.

Comenzó hace cinco años junto a su familia y ahora cada vez se suma más personas a su iniciativa. Es Karina Pérez y junto con muchos otros comparten con personas en situación de calle, les entregan alimentos, una cena o un café caliente en las duras noches de invierno.

En las primeras versiones decidieron entregar una merienda en las noches de invierno. Su marido y sus hijos tomaron su auto y salieron a recorrer la ciudad. Luego fue la noche de Navidad, donde varias personas en la ciudad de Ovalle viven en situación de calle. Quisieron entregar un alimento y compartir con ellos en una fecha simbólica para todo el país.

Fue así como varias de sus amigas la vieron recorriendo la ciudad y se motivaron en ayudarla.

“En un comienzo era yo y mi familia, pero después se fueron aumentando las raciones a repartir, por lo que muchas personas se fueron sumando. Así se fueron sumando varias amigas que están participando”, dice Karina.

Desde hace dos años para cada 24 de diciembre se organizaron de mejor manera para entregar algo más. Fue así como se consiguieron mesas y sillas y entregaron una cena, donde varios aportaron con pollos, ensaladas, bebidas y todo lo necesario para que las personas pudiesen también disfrutar de la Navidad.

“La Navidad no se trata de regalos y las cosas materiales, sino entregar un granito de arena de otra forma, ya que ellos están solos. La idea es compartir”, señala.

“Quería ayudar. De repente vemos gente que no tiene dónde vivir, ellos tienen  historias de vida fuertes. Algunos de ellos es su opción vivir en la calle, pero otros no. Así como algunos tienen problemas psicológicos u otros que tienen problemas con el alcohol y las drogas. Son varias situaciones, todos tienen diferentes problemas y múltiples razones por las cuales ellos viven en la calle”.

Y todos lo pasan bien. Algunos cantan, animan la jornada y comparten un rato agradable. “Son muy alegres a pesar de todas sus dificultades. Se convierte en un rato muy significativo”.

Karina organiza, pero dice que son muchas las personas que sin esperar nada a cambio buscan entregar un momento de felicidad.

El invierno se acerca a pasos agigantados y las noches son más frías, por lo que pronto comenzarán a organizarse para salir a repartir café y un sándwich a quienes lo necesiten. Con esto, Karina, su familia y amigos pueden llevar el rótulo de ‘Héroes de mi ciudad”.

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...
X