• Gota de Leche se creó el 16 de septiembre de 1937, cuya misión inicial fue intentar proteger a los menores y a sus familias de la pobreza y la desnutrición. (Foto: Rodolfo Pizarro)
  • Cerca de 95 estudiantes reciben raciones diarias de almuerzos. (Foto: Rodolfo Pizarro)
  • Gota de Leche es administrada por un directorio, el cual está compuesto por Giglia Lancellotti González, Ana Luisa Pavez y Yasna Tapia. (Foto: Cedida)
La fundación creada el 16 de septiembre de 1937 busca proteger a los niños de la mal nutrición. Entrega cerca de 95 raciones diarias de almuerzo a estudiantes que lo requieran, sin recibir nada a cambio.

Una de las instituciones de beneficencia más antiguas de Ovalle es la Gota de Leche. Popular en la ciudad, la organización hace de la solidaridad un gesto de compromiso y amor con los niños de la zona.

Fue en 1937 que Berta Montt de Muñoz fundó ‘Gota de Leche’, cuya misión fue intentar proteger a los menores y a sus familias de la pobreza y la desnutrición. Era otro Chile, donde era común que a varios niños les faltara qué comer.

A lo largo de los años, muchas mujeres han presidido la organización quienes entregaron un trabajo invaluable, marcado por la entrega de amor a los niños y el comedor, aseguran.

“Nosotros partimos entregando un jarro de cocho y un pan. En esos años había mucha desnutrición. Después esto fue cambiando, debido a las necesidades de los mismos niños, donde hoy en día hay mayor cantidad de obesidad. Por esto, entregamos un almuerzo nutritivo y balanceado, lo más casero posible”, comentó Giglia Lancellotti, presidenta del actual directorio.

Actualmente, el comedor recibe a 95 estudiantes del Liceo Alejandro Álvarez Jofré. Ellos acceden a un almuerzo nutritivo y balanceado. Por lo general, los alumnos que acceden a las raciones diarias son aquellos que quedaron fuera de la entrega de alimentos en su colegio. Además, privilegian a aquellos que provienen de localidades fuera del radio urbano.

“El fin es ayudarlos a  potenciar su rendimiento académico, evitando  así la deserción escolar y que puedan acceder a nuevas oportunidades y opciones de educación, integrándose a la comunidad en igualdad de condiciones”, acotan desde la institución.

Los 35 socios que cuenta la fundación permiten que cada uno aporte con trabajos voluntarios a la hora del almuerzo o bien con ayuda monetaria. “Toda ayuda es bienvenida”, dicen.

La pastoral del colegio Tamelcura los ayuda mensualmente con alimentos, pero en ‘Gota de Leche’ esperan que más personas o instituciones se acerquen hasta sus dependencias ubicadas en calle Socos 450 para seguir colaborando en la alimentación a estudiantes.

“Todos son bienvenidos, y cada aporte cuenta, sobre todo si son frutas y verduras para potenciar el almuerzo de los estudiantes. Funcionamos solo los meses de marzo a diciembre, esto porque la situación económica no nos permite ser un comedor abierto durante todo el año. Por ello trabajamos directamente con y para los estudiantes”, cierra la presidenta

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...
X